Astillero, barco, travesía: Patrias

April 19, 2016

Y terminó llamándose Patrias, luego de haberse llamado, antes de haber nacido, cuando todavía era apenas el deseo y la voluntad de una forma de cumplimiento (“Formas de cumplimiento”, así se titulaba el mensaje, de 22 de diciembre de 2015, en que primero se insinuaron ese deseo, esa voluntad, esa necesidad), luego de haberse llamado, cuando todavía era una idea general puntuada aquí y allá por destellos que o se apagaban o se convertían en chispa, brasa, cuando todavía no era más que idea en el aire, barco de papel (barco de papel todavía lo es, siempre lo será, aunque en esta edad digital nuestra la metáfora sea lo de papel, no lo de barco; barco seguirá siendo, “navegar” le dicen a andar por estas aguas), cuando todavía no era más que un proyecto (todavía lo es, siempre lo será, como lo son las ciudades, los países, las revoluciones, la vida de cada uno, el destino de todos: proyectos), cuando todavía no se llamaba Patrias se llamó, antes de nacer con ese nombre, Imías, Nostos, Playitas… nombres todos, finalmente, uno: Patrias, porque a lo patrio, es decir, a las patrias de la Patria, se puede solo regresar (como en los nostoi griegos), porque a Cuba lo mejor de su espíritu le regresó más de una vez por alguna playa, porque en Imías pasó José Martí la primera noche de su último y definitivo regreso a Cuba, a sus dos patrias, Cuba y la noche, de su penúltimo nacimiento, después hubo otro, y entonces José Martí llegó todavía más lejos en su regreso a Cuba; siempre habrá otros. Y porque Patrias, sitio web todavía en construcción, siempre lo estará, quiso salir a caminar con su casa a cuestas, en construcción, a navegar, en fecha que fuese homenaje a quien mejor ha encarnado el espíritu que la anima, a quien mejor ha sido ese espíritu, a quien ha sido, todo él, sin más, ese espíritu.

 

Entonces, Patrias, por ahora o para siempre sitio web en construcción, proyecto de conversación y reflexión, recuento e indagación, refundación y sueño. Sobre Cuba y su mundo, sus mundos, el mundo que la atraviesa y sale de Cuba otro mundo, y regresa, y vuelve a salir, como lo hace Cuba, trasiego que es, para los cubanos, se lo quiera o no, la única manera dada o natural de estar en el mundo y participar de él. Deseo y esperanza de contribución a que esos diálogos e insinuaciones, intuiciones y avistamientos… desemboquen en verdades compartidas, accionables, generosas, útiles. Proyecto de participación nacido del deseo (deseo no, necesidad) de encauzar (tomar cauce, tener causa) sensibilidades y preocupaciones concurrentes en torno a una imagen de lo cubano arraigada en lo histórico concreto y sin embargo irreducible a sus orígenes, aconteceres, tradiciones e identidades comunicantes, agentes de profecía, acción y cambio, referentes universales o propios, proyectos fallidos pero persistentes, proyectos fructíferos pero agotados... que nos definen y nos arrojan a un conjunto finito de destinos posibles o, mejor, necesarios; porque Cuba no es ni debería ser mero material maleable al servicio de las ansiedades y los ofuscamientos de cada época. Una Cuba no solo posible, sino además y sobre todo necesaria. Libre entonces. Solo entonces. En la conciencia y la asunción de esa necesidad. Y de la diferencia que es el rasgo más común e insistente de su historia. Que el deseo y la necesidad de un futuro mejor no nos hagan desdecir, desleales y miopes, del pasado, todo el pasado, todo lo nuestro, sin el cual ese futuro, cualquier futuro, solo podría ser otro presente espurio, anacrónico, hueco.

 

Como una casa entonces, como una ciudad, como un país. Como un barco de papel. Como un horizonte. Como lo que se espera y nos espera. O más bien como un astillero que mañana es barco, de papel o aire o luz, y luego travesía. Pero en un patio, a la sombra de presencias como árboles, presencias que son follaje y descampado y sol. Como Patrias. Que nació en un patio, del reencuentro en la comunión de lo que no quiere, tal vez no pueda (mejor si no puede) seguirse incumpliendo: una fe. En la palabra. En la verdad.

 

Astillero, barco, travesía: Patrias.

Please reload

Featured Posts

Y terminó llamándose Patrias, luego de haberse llamado, antes de haber nacido, cuando todavía era apenas el deseo y la voluntad de una forma de cumpli...

Astillero, barco, travesía: Patrias

April 19, 2016

1/1
Please reload

Recent Posts

December 23, 2018

October 25, 2018

December 1, 2017

October 10, 2017

Please reload

Archive