El Diario Perdido (25 de julio de 1873 - 27 de febrero de 1874)* Carlos Manuel de Céspedes

 

 

 

Libro Primero

(viernes 25 de julio de 1873 a sábado 6 de diciembre de 1873)

 

Dirección p[ara]  Anita = G. Glanton Esq = 407 = W = 23[d] = St =
New York = US = C. Glanton Esq = Box 4131. P.O = New
York “Revolución en Sant[iago] de Cuba 28 de oct[ubre] 1868”

 

Memoranda.
Repudiar los bonos = ‘q. vengan los militares
‘Destituir á Macias y otros comisionados
Diplomaticos = ‘averiguar la firma de
los bonos y las conferencias de Ag. Con los
enemigos y el hijo en España[1]  = El regalo de la esped[ición] Pacheco
‘Nombrar ajente en París = ‘Ganar á los sol-
dados españoles = ‘La ajencia de M. Acosta
‘Ensenada de – y pto d – Pedir su á S
Cisneros de la comisión de fondos = ‘Sellos =
‘Copias = ‘Hijos de Rod[s]. asesinados = ‘Agua-
do y Queralta = Soldados españoles =
Subordinación reforma de[2] de Prefectos y Subp = Asis-
tentes en el Gato = Premios á los militares =
Pasaporte a Castellanos = Partidas de las Vi-
llas. Nombram[iento] de J. Acosta – ‘Reglam[ento] de
prision[es] de gra- ‘Cesantia de D. Tamayo = ‘Cam-
bio de nombres á batallones – ‘Mensaje y pro-
puestas de Scrios = ‘Reorganizar un Comité re-volucionario en
la Hab[ana]  = ‘Art[es] de la organiza-
civil aplicable á la militar – P.Odio = Ref
ley electoral = Bienes embargados á enem[igos]
A […][3]  á la Hab  = Estados de Prefectos y Ajentes
estranjeros =


1    Insertado y el hijo de España, sobre la línea enemigos= El regalo de esped[ición] Pacheco.
2    Insertado reforma de, sobre la línea Subordinación de Prefectos y Subp = Asis-.
3    En lo adelante el lector entenderá el símbolo […], como frase o palabra ilegible en el manuscrito original.

*La reproducción digital de las páginas que siguen se basa en Carlos Manuel de Céspedes. El Diario Perdido, Ediciones Boloña, 1998  (quinta edición). Esta edición, a cargo de Eusebio Leal Spengler, corregida y aumentada con documentos inéditos y nuevos textos de referencia, contiene la transcripción del diario escrito por Carlos Manuel de Céspedes entre el viernes 25 de julio de 1873 y el viernes 27 de febrero de 1874. Se han respetado el contenido, la ortografía, el lenguaje y las aclaraciones del autor tal como aparecen en la edición de referencia y, en lo posible, la tipografía utilizada por los editores del diario.

Viernes 25 de julio de 1873.

Ayer hizo el arroyo una preciosa avenida, de modo q. el baño debe quedar ahora mas limpio y agradable. Se dice       que el sargento Simon, de la fuerza q. me custodia, atacó con 5. números un convoy enemigo y le quitó 4. mulos. Ya     empieza á sentirse la escasez de mantenim[ientos] y estoy con algún cuidado p[or]  la falta de noticias. Viva Cuba!

 

Sábado 26. Se dió 1 mulo á Barreto, 1. Á Panchito y 1. se mató p[ara] comer: también me mandaron 2. botellas de       vino, un poco de aceite y vinagre. El G. Barreto es un hombre alto, delgado, carilargo, con los ojos pequeños y vivos: parece de buen carácter. No creo q. haya recibido una educacion esmerada; p[ero] ha aprendido bastante en su roce con hombres mas instruidos. Manifiesta mucho entusiasmo p[or] la causa de Cuba. Se ha oído como un cañonazo lejano.

 

Domingo 27. Se despachó correo p[ara] el extranjero p[or] Raquin. Escribí á Pedro, Borjita, Caridacita, Eulalia y Cambula. El Ayud[ante] Perea me obligó a cambiar mi hamaca p[or] la suya q. es muy decente. Ayer llegó C. García á Cambute. Mácsimo Gomez se entrevistó con V. Garcia el 24 de junio. Este alega p[ara] no concurrir á la reconcentracion sobre Bayamo la acción q. sostuvo el 6. con el enemigo en el Quemado. Llovió.​

 

Lunes 28. Calvar renuncia el mando de la 1ª Div[isión] del 2º. Cuerpo. ¿Qué le habrá ocurrido? Es preciso tener mas paciencia q. un santo. El Secret[ario] de la Gra y el Gral Barreto, q. ayer salieron á hacer visitas, volvieron hoy p[or] la mañana.

 

Martes 29. Llovió. El Scrio Bravo está con calentura. Me baño casi todos los días.​​

Miércoles 30. Ayer vino á verme M. Rios q. dice tener en via de realización un proyecto útil á la causa, con cuyo motivo le dí una carta p[ara] el seudónimo Caimito. Llovió mucho con detonaciones eléctricas. Llegó correo de Cuba con cartas y periódicos. He tenido el gusto de saber q. mis hijitos (Charlie y Glorieta) están ya buenos: lo mismo la demas familia. Sigue empeorando la situación de España y esta Ysla. La £ á 70.% P. El oro á id. Salmeron es Presid. del Ministerio y Suñer Capdevila Ministro de Ultramar. Los carlistas avanzan. La anarquía se jeneraliza. Se dice q. un vapor español apresó á un filibustero en las aguas de Jamaica. Los españoles confiesan 75. bajas en el Zarzal. Venezuela ofrece $500 000. p[ara] Cuba.

Jueves 31. Ya Gomez está operando en Camagüey. Llovió mucho. 

to

Viernes 1º de Agosto. Hace dos noches q. estoy desvelado y no es causa mas q. las majaderías de Anita. Llovió mucho. Vino á verme Morales.
 

Sábado 2. Escribí á Javier. Llegaron Pérez, Crombet y otros con armas y parque. Luego llegaron C. García, Calvar y otros. El 1º = no ha mandado jente á sacar la expedición y se lo he tenido á mal. El 2º = renuncia p[or] q. desea mas atribuciones. Vaya con Dios! Los cubanos atacaron á Nuevitas. Lloviznó. 

Domingo 3. Amaneció el día entoldado y tronando. Parece q. Agüero y Bembeta se dieron de bofetadas. Se dice q. Aldama, Jordan y Dana están estableciendo asociaciones relativas á Cuba. Ojalá sean p[ara] bien. Se asegura q. los españoles mataron á Majin Diaz y otros p[or] Guaimaro en un rancho. Casi todos los ministros estranjeros han salido de Espana, donde ha entrado D. Cárlos. Isabel de Borbon visitó al Papa. En Camaguey ha habido varios combates y en todas partes siguen los enemigos persiguiendo á las familias y matando á los indefensos. He arreglado con C. Garcia varios asuntos militares q. luego irán dando sus resultados. Desde ayer está Bravo con calentura.

Lunes 4. Hace dias q. con frecuencia padezco algo de la cabeza y lo atribuyo á la ansiedad continua. Se marcharon Garcia, Calvar, Masó y su acompañam[iento] llevandose armas y municiones. Llovió.

Martes 5. Se marchó Perez. Lucas sigue malo, según me dijo C. Garcia; Bravo igual[mente] tanto q. ha salido á curarse. No hay quien desempeñe las carteras p[or] las intrigas de la Cámara: de ellos no puedo tomar uno sin q. se atribuya á intención de disolverla. No puedo seguir en este estado y p[ara] salir de él, nombré á Bravo Secre[tario] de Estado y al Gral Barreto de la Guerra. Aunque acaba de llegar, ha gustado g[ene]ralm[ente] está bastante instruido de nuestros asuntos, se interesa muchísimo p[or] el triunfo de Cuba y tiene los conocim[ientos] necesarios p[ara] su puesto. En el baño me cayó un aguacero, y siguió lloviendo á intérvalos p[or] el dia y parte de la noche. Se volvió á nombrar á Carlitos Secret[ario] del Consejo.

Miércoles 6. Ya las fuerzas de Bay[amo] cargaron todo el resto del parque. Em Noguera murmura contra Javier: son cosas de Aurelio Tornés sin duda p[or] la supresion del comercio con los enemigos. El 20 del ppdo hubo un encuentro con los españoles en el camino de Manz[anillo] á Bay[amo] en que salimos bien. Amaneció lloviendo; p[ero] luego mejoró el día. Estamos con el trabajo de estender aqui lo q. Bravo debe hacer y mandárselo a firmar á la casa donde se halla enfermo. Casi no hay papel y no lo tiene ninguno de los jefes á quien lo he pedido. Y asi quiere reunirse la Cámara! Se estan haciendo vivas diligencias p[ara] conseguirlo.

Jueves 7. Hace dias q. todo mi alimento se reduce á un plato de bacan, de maiz solo, p[or] la mañana y otro p[or] la tarde. Peor seria q. no hubiera mas q. p[ara] un plato. Ayer escribí á Javier y el 6. á Castillo y P =

Viernes 8. Instruí a Carlitos de una prueba interesante q. poseo p[ara] anular el testam[ento] cerrado de su abuelo materno. F. Figueredo me ha dicho que F. Fornaris escribía una carta en mi contra, muy perjudicial á la República, á O'Kelly; (á un estranjero!) p[ero] q. él lo impidió. Cambié mis pantalones de casimir, q. me acompañaban desde antes de la revolucion, p[or] otros nuevos de igual jénero, aunque ordinario. Ya de esas memorias no me queda mas q. una toalla de holandesa bordada. Asi todo va abandonandonos en este mundo hasta q. nosotros mismos lo abandonamos todo.

Sábado 9. Ayer maté mi vaca y la repartí entre todos. Escribí á B. A. y C. Aunque p[or] aqui hay pocas familias, no dejan de hacerme sus regalitos. Pobrecillas! llegó el Corl. Cintra. Se dice q. hay numerosas tropas españolas en Guaninao, Maestra y Sevilla.

Domingo 10. Perseguido Juan L. Pacheco p[or] el enemigo, mandó su goleta p[ara] Haití y desembarcó p[or] Peladero, donde se le rompió el bote. Dejó 4. rifles con parque y 1. revólver p[ara] mi; ya deben haber reparado el bote y salido p[ara] Jamaica. Consecuencias de los disparates! Se marchó Cintra. Llegaron Perez, Odio y otros. Mi révolver tiene un tornillo flojo. Entregué el viejo á José Ignacio p[ara] que me lo guardara; p[ues] como salí con él á la revolucion, quiero conservarlo p[ara] memoria. Volvió á marcharse Pérez con sus compañeros y llevó mi revolver para componerlo.

Lunes 11. Ya se siente calor. Se despachó correo p[ara] el estranjero. Llovió mucho con viento y truenos.

Martes 12. He escrito varias cartas p[ara] tranquilizar los ánimos y evitar los trastornos á q. según se dice, propenden p[or] miras particulares algunos miembros de la Cámara. Vinieron á verme unas pobres mujeres y me trajeron sus regalitos: les dí agujas, hilos y botones. Llovió.

Miércoles 13. He hecho una proclama p[ara] introducir la desunion y la defeccion entre los soldados españoles. Se van presentando rodadores. Volví á mojarme al venir del baño. Llegó correo de Bayamo con buenas noticias. En España hay una nueva insurreccion en q. ha tomado parte la marina. Se confirmó la accion del Infenito. Y Mora, celoso de la entrada de Barreto en la Secret[aría] lo trata de aventurero. Miseria humana! Colombia votó los $500.000. p[ara] Cuba.

Jueves 14. Se retiraron las columnas españolas de Guaninao y la Maestra. Parece q. algunos de la Cámara están incitando al ejercito á la insubordinacion, como ha resultado con el Corl. Ramirez, p[ara] q. yo tenga q. corregirlos, y se me haga enemigo. Lloviznó.

Viernes 15. Anoche tuve una fuerte jaqueca. Escribí á Javier. Volvió Bravo bueno.

Sábado 16. Sigo en mi tarea de desimpresionar los ánimos, á fin de eludir los malvados proyectos de los trastornadores ambiciosos. Maceo y su hermano Pedro hace tiempo q. estan de majases en el campam[ento] de Jesus Perez. Luego alegarán sus no interrumpidos servicios á la Patria!

Domingo 17. Vuelve Carlitos á tener fiebre. Hizo calor y chubasqueó.

Lunes 18. Anoche hubo mucho calor, unido al ruido de los ratones me tuvo bastante desvelado. Se dice q. en la Habana se ha descubierto una conspiración alfonsista y se han aprendido personas y armam[entos]; y q. en Villaclara se amotino con sus voluntarios en Cor. [1] Cervera, quemando los periodicos republicanos y amenazando hacer lo mismo con sus lectores; p[or] ult[imo]q. el Ten[iente] Gobor de Santo Spiritu está preso como infidente (?) Llovió. Los camarones se han acercado á Guisa en busca de "mas abundancia"!

Martes 19. Ya dilatan los q. fueron á hacer víveres. Se ha oido fuego p[or] los cafetales. Hay escasez en el campam[ento]. Llegaron los asistentes sin novedad, aunq. encontraron al enemigo emboscado y les hizo fuego. Perez, Torres y otros q. vinieron esta mañana, se marcharon después de haber asistido á una te[...] mas[...] en q. se dió la l[...] á mi Ayud[ante] Perea. Barreto me trajo mi revólver sin haberlo podido componer. Es un jovencito q. se presentó a los españoles en 1870. y se marchó luego á los E. U. donde se acojió á mi indulto.

[1] Léase: tenida masónica en que se dio la luz.

Miércoles 20. Se dice q. Cromwell (Crombet) ha quitado á los españoles un convoy de 80. mulos matandoles mucha jente y quitandoles las armas y pertrechos. Se concedió un premio á Felicitas Mora y sus hijas. Horruitiner y Medina me regalaron mangos. Llegó correo de Raquin. O la conspiración en La Hab[ana] es carlista, ó son dos. Se devuelven los bienes embargados en Cuba p[or] delitos políticos. Palanca es Ministro de Ultramar. Murió el padre de Grant. Se decretan 6. meses de fiestas p[ara] celebrar el centenario de los E.U. Los negreson han dirijido á la constituyente una esposicion antireformista. Se marchó p[ara] España Cancio Villamil; en su lugar viene Ocon. En Sto Domingo recrudece la guerra contra Baez. Se piensa en otra candidatura Hohenzollern. Se reitera la negativa de reformas p[ara] Cuba mientra haya insurrectos. Captura de Losada. La constituyente vota contra la pena capital.

Jueves 21. Volvieron Perez, Torres y otros. Se arregló con aquel cierto negocio de asistentes del Gobno, evitandole q. se comprometiera. Parece q. ya Quesada llegó a N. York.

Viernes 22. Amanecí con dolor de cabeza. A fines de Julio habian bajado algo en la Hab[ana] el oro y los cambios. Cervera no es sino Com[c]. y republicano. Llovió. Hay muchos robos y asesinatos en La Hab[ana]. La insurreccion no decae en las Villas y se pasa p[or] la Trocha. Se dice q. el Banco Español ha comprado en el estranjero $8. 000. 000 en oro. Será p[ara] asegurarlos allá.

Sábado 23. Ayer se marcharon Perez y sus compañeros. Anoche me mortificaron bastantes las pulgas q. vienen de los otros ranchos; p[ero] el momentoq. dormí tuve el agradable sueño de q. mi Anita me habia enviado las estatuitas de mis niñitos en terra cotta. Llovió. No tenemos mas q. viandas p[ara] el alimento.

Domingo 24. Soñe otra vez con Anita y los niñitos; p[ero] no recuerdo el sueño. Parece q. con la alimentacion lijera son mas frecuentes los ensueños. Los españoles permiten el regreso á Cuba de todos los deportados. Y los prejuicios..? Me lavan las ropas unas morenas vecinas, madre é hija, llamadas Eduvijis y Carolina; en agradecim[iento]. les doy de todo lo q. tengo. Bravo, q. fue ayer á casa de Guardia, donde me dicen q. tiene su "adorado tormento", volvió hoy con fiebre. Sin embargo celebramos consejo y se trató de aprovechar la situación de España, p[ara]. desmoralizarle mas el ejército q. tiene en Cuba. Ayer y hoy llovió varias veces.

Lunes 25. En el Consejo de hoy nos estendimos á la desorganización del partido español en Cuba, halagandole con el interés material. Propusimos también á Quesada un vasto plan de campaña. Llovió fuerte. Llegó M. García y dice q. 300 españoles atacaron el campam[ento] de C. García, donde no habia mas q. 40 hombres, los cuales los rechazaron, dejando algunos muertos. Escribí a F.T. de C.

Martes 26. Dicen q. Trujillo está desafiado á muerte con S. Rosado y q. quiere pasaporte p[ara] el estranjero p[or] enfermo. Tambien se dice q. p[or] culpa de F. Varona los españoles le sorprendieron y dispersaron la jente en la Yaya. Escribí á Javier.

Miércoles 27. Sigue dando buen resultado la comunicacion con M... Lamela herido en el combate del 20: total de muertos 50. Yg. Mora me mandó carne de vaca. En Bay[amo] se hicieron fuego dos guerrillas españolas, huyendo una de otra y dejando abandonados caballos, armas y otros efectos q. recojieron al día siguiente. Es notable q. en Manzanillo con motivo de una alarma se presentaron en la plaza los Guias sin armas p[or] lo q. fueron arrestados. Llovió dos veces. Se amplió en sentido mas favorable á la humanidad la circular del 1º de Enero de 1872.

Jueves 28. Sigue en aumento la escasez del papel y la tinta. Qué situacion la nuestra! Nos falta todo! Y asi tenemos q. hacer prodijios!! Los españoles dicen q. el 16. de junio ocuparon el campam[ento] q. teníamos en la Mariposa y les abandonamos, rehusando el combate. Grande hazaña ocupar un campam[ento] abandonado! Pero lo mas célebre q. todo eso es mentira, empezando p[or] q. no ecsistía tal campam[ento] en la Mariposa. Los habia temporalm[ente] en la Bermeja, Ceiba y Fragata, cinco ó seis leguas mas abajo de la Mariposa. Los dos primeros hacia tiempo q. estaban desocupados y del ult[imo] habiamos salido el dia antes en prosecucion de ntras operaciones, como todo consta en mi diario. Y q. diremos de las "grandes calles y buenas viviendas con las mayores comodidades posibles"?[1]. Pues no se habian acabado los mambises? Es estraño q. teniendo los españoles tantas fuerzas no conservasen esa posicion estratéjica "de suma importancia" desde donde podian tener en jaque á los q. se habian internado "en las mas altas y montuosas cumbres de la Sierra". E íbamos á asaltar á Bayamo!! Ja, Ja, Ja! Qué chuscos son los Quijotes! Nuestro arroyo tiene ambas marijenes literalm[ente] franjeadas de lirios lindisimos y muy olorosos. Al bañarnos los cojemos y formamos graciosas puchas q. colocadas en vasos, adornan nuestras mesas y nos embriagan con sus perfumes, trayendonos á la memoria recuerdos de las familias q. hemos abandonado p[ara]. combatir p[or] la libertad de la patria. Amour sacré de la Patrie!! Llovió.

Viernes 29. Se despachó correo p[ara] el Esterior. Escribí á Anita. Pocos son los que el campam[ento] no padecen á cada momento de fiebres, p[or] lo q. he dejado de tomarnota de ese acontecim[iento] tan frecuente. El Br. Perez, q. estuvo aqui algunas horas nos trajo la noticia de q. algunos presentados de Holguin se habian vuelto con el enemigo, matando á un Cap[itán] Arias, y q. los carlistas y alfonsistas han hecho fusion, casando Alfonso con Blanca, hija de Carlos. Bola de q. los E.U. nos han reconocido como belijerantes. Llovió poco.

Sábado 30. Me han referido una anécdota curiosa. Sanchez, el amo de esta estancia tenia recojidos en su familia varios niños huérfanos. Cuando los españoles hicieron prisionera á su mujer, rompieron la boca de los niños p[ara] q. dijeran si habian hombres en la casa y al fin dos declararon q. sí los habia y cuantos eran. La mujer persistía en negar y a pesar de los golpes y tormentos que le dieron los enemigos, nunca confesó donde estaban; de modo que se la llevaron atada, dejando a los niños abandonados. Entonces estos determinaron ahorcar á los dos q. habian declarado y como eran de distintas familias, cada uno se encargó de ejecutar al q. no era su hermano. Cortaron bejucos p[ara] atarlos p[or] el cuello á un poste y estrangularlos; p[ero] afortunadam[ente] llegaron dos hermanos mayores y estorbaron el terrible castigo q. aquellos "pequeños patriotas" iban á imponer á los dos "chismosos", como decian ellos.

Domingo 31. La Hacienda no recibe el papel del Banco!! La situacion agrícola de las Villas es aflictiva. Y la pacificacion? Y la reconstruccion? Se escaparon p[or] el "portillo!" Hizo calor y llovió recio.

Lunes 1º de Setiembre. Se dice q. el ultimo de Agosto cesaria la circulacion del papel del Banco! Qué quiere decir esto? Lo recogen? lo cambian? Ó lo rechazan? Ayer hubo ten[...] mas[...] y se dio la l[...] al Corl. Duran q. vino con Perez; marcharonse ambos en seguida. Tambien vino á visitarme el viejo Miguel Guardia, cuya familia es de las q. durante la guerra, todavia no ha sido asaltada p[or] los españoles. Qué dicha! Llegaron el Marqués y Machado y pasaron á saludarme: el primero me pareció algo recortado: el segundo está muy grueso. Ya se ve: la vida canónica q. se llevan esos benditos varones! Vienen solicitando el pronto despacho de las elecciones y asi se lo he ofrecido.

Martes 2. Pasé á pagar su visita al Marques y Machado. Han venido muy mansitos. Qué habrá? Se dice q. en Yucatán fue muerto el célebre traidor Emiliano Agüero. Llegó correo del Estranjero p[or] conducto de Davis y atrasado. Me trajo noticias desagradables p[ara] mi en varios conceptos. Paciencia; paciencia es lo q. pido al Ser Supremo! Recibí carta de C... fha 15 de julio. Está enferma. Desgraciada! C. y M. estuvieron indispuestos; p[ero] ya están buenos. Pobrecitos! Parece que C ha recibido una carta ofensiva de P. Trato de averiguarlo y si es cierto, no se lo toleraré. Con q. dro. se mezcla en mis asuntos privados? Se dice q. el 13. de julio enarboló el Consul americano en Kingston la bandera cubana en el Consulado y la mandó izar en los buques de su nacion, incluso el "Virginius". Lo dudo. Llovió mucho.

Miércoles 3. Las familias cubanas lo pasan tan mal en Jamaica q. algunas tratan de volver á someterse á los españoles. Qué mengua p[ara] el liberalismo y la filantropia de los[1] ingleses. Escribi á Javier. Llegaron B. Masó, Aguirre y otros con fuerzas. Llovió con rayos y truenos. He obsequiado al Marqués, Masó y Machado con frutas. Dí a Caimary anisado para curarse una punzada. Este me corta ahora el pelo.

[1] Insertado de los, sobre las palabras filantropia e ingleses.

Jueves 4. Dicen q. ayer se oyó un fuego lejano. Llegaron fuerzas nuestras q. atacaron las trincheras de la Guadalupe; p[ero] fueron rechazadas con pérdidas de dos muertos, entre ellos un Subten[iente] y dos heridos, entre estos otro Subten[iente]. Se dice q. murió Mayorga. Llovió poco. Parece q. Crombet atacó un convoy.

Viernes 5. Amanecí con dolor de cabeza y cereo q. es de las majaderias de los R.R. q. quieren obligarme á hacer una cosa injusta. Me arreció la jaqueca; p[ero] tuve la suerte de disiparla con dos dosis de bicarbonato de soda. Vino Perez y le advertí q. no confiara á Maceo los parajes de desembarco p[or] q. podia comunicarlos á Aguilera, de quien se recela algun mal paso. Llovió bastante.

Sábado 6. Me levanté bueno. Se marchó Masó con su jente. Los RR. quieren q. yo practique un escrutinio antes del dia fijado y no alegan sino sofismas. Yo respeto mas la ley y disposiciones vijentes. Se comunica oficialm[ente] la muerte del T. Corl. español Pedro Provedo y un Comand[ante] en un encuentro con Crombet y se nos han remitido las insignias y correspondencia quitadas. Parece q. abandonan la Florida y el Pinar. Este Provedo ya fué muerto (?) en otra accion. Creo q. el muerto de ahora no es sino el Ten[iente] Coronel Gefe de la zona. Llovió muy fuerte con viento.

 

Domingo 7. He abierto una comunicacion en la Hab[ana] con J.M.Y. y R.L.M. de q. me propongo sacar provecho p[ara] la patria. Lloviznó.

 

Lunes 8. Dicen q. C. Garcia está en la costa N. de Holguin, tomando baños de mar! Ahora parace q. pretenden el Marqués y Machado aprobar ellos dos solos las actas de los RR. electos y darles posesion de sus cargos. Qué escándalo!

Martes 9. Se marcharon el Marqués y Machado. Dicese q. aqui estuvieron induciendo á Barreto p[ara] q. no siguiera en la Scria de la Guerra y á mis amigos p[ara] q. me aconsejasen q. renunciara á la Presidencia; p[or] q. nadie me queria en Cuba. Ay, pobre de mi! y yo q. á todos los quiero!

Miércoles 10. Las calenturas no dejan á Bravo. Parece q. Machado dijo q. trataban de elejir un Presidente en el estranjero y enviar una comisión á buscarlo. Quien será? Y vendría? Será el autonomista q. se necesita p[ara] volver á someterse á España? Ahora diré: Pobre Cuba! Dicen los españoles han vuelto á operar p[or] el Gato y aprehendido familias. Se han oido dos tiroteos en estos ultimos dias.

Jueves 11. Llegó correo de Raquin: trae buenas noticias; p[ero] no deja duda de q. el Marqués tiene formada una conspiración con Villegas p[ara] deponerme y entrar él en mi puesto, motivo p[or] q. apresura la reunion de la Cámara, bajo pretesto del bien público. Lozada fué fusilado. El G. Pieltain lleva fuerzas p[ara] la Hab[ana] y guarniciona las fortalezas. Gomez opera activam[ente] en Camagüey: en una accion confiesan los españoles 31. muertos. Parece q. se domina la insurreccion intransijente en España. Se ha organizado militarm[ente] la parte oriental de la Ysla. 

Viernes 12. Los españoles, aunque bajo el aspecto autonómico dan pasos p[ara] arreglarse con nosotros q. no podemos aceptar sino la independencia. Sin ambargo á efecto de llegar a ése término y al mismo tiempo con miras de impedir q. los mal intencionados de la Cámara hagan algo q. pueda perjudicar a la Republica y atraerlos, si se puede, al sendero de la razon y el patriotismo, he determinado q. nos traslademos lo mas pronto posible al Arroyon q. es donde se encuentran ellos. Allí celebraremos algunas conferencias conciliatorias, si no se niegan á ello. Lloviznó.

Sábado 13. Hoy casi no hemos tenido q. comer. Tentativa de asesinato contra Salmeron. Garantías constitucionales a Pto. Rico. Se ofrecen reformas á Cuba. Carlistas sobre Burgos y derrotados en Berga. Parece q. se reconcilian Borbones y Orleanes. Prisioneros intransijentes á Cuba; nueva fuente de disturbios. Me mandó Medina un poco de gallina y me hizo daño! La falta de costumbre... 

Domingo 14. Toda la noche me atormentó la jaqueca y amanecí con ella. Salimos á las 5 1/2 de la mañana; pasamos p[or] el cordon de Naranjo, la vega de Limones y Matias; cruzamos algunos arroyos y el Mogote. El camino p[or] partes es bastante quebrado y nos estropeamos mucho. La yegua de Barreto cayó en una subida resbalosa. Llegamos á las Guineas de Arroyon á las 4. de la tarde y nos alojamos en nuestros antiguos ranchos q. encontramos bastante deteriorados.

Lunes 15. Los RR. han mandada á Spotorno á Holguin en busca de Betancourt y Trujillo; todas sus medidas son violentas y alarmantes. Vinieron el Prefecto Mayol, Masó y Felix Fugueredo. Es indudables q. los RR. están tramando; p[ero] se ignora los que se han comprometido en la trama. Dicen ellos q. Aguilera viene con una "gran espedicion" y q. Quesada está en el mar con otra de "menos importancia". Segun el "Herald" estan en tratos Quesada, Aldama y Villegas: trae otras noticias menos creibles. Portillo es relevado del mando de las Villas. Javier quitó a los españoles un convoy de 200. acemilas: se hizo prisionero al comerciante español Vicente Mas. El R. Rodriguez se manifiesta deseoso de la conciliacion. Veremos. Anoche y hoy p[or] el dia ha llovido mucho con viento.

Martes 16.  Llovió mucho anoche. Se están haciendo ranchos p[ara] nosotros en el lugar donde están los RR. Fueron allá algunos ayudantes. Castelar es Presidente de las Cortes. Montera Gabuti está en Camagüey.

Miércoles 17. Salimos á las 6. de la mañana rumbo al S. y despues de pasar dos veces un arroyo y subir una loma regular, llegamos al caserio q. nos habian formado al E. de una roza sembrada. El pais es sumam[ente] quebrado y montañoso; p[ero] hay varias estancitas. El Prefecto y los RR. viven cerca, y vinieron á verme aquel, Masó, el Márques, T. Estrada, Y. Mora, F. Figueredo y otros á quienes recibí con mucho cariño. Diz q. Fornaris dice q. no viene á verme; p[or] q. está peleado conmigo. La vergüenza! La conciencia!! Luego vinieron M. Garcia y J. Rodriguez: estubimos hablando de los proyectos de la Cámara y se manifestaron ignorantes de ellos en cuanto á ideas de deposicion. Les hablé con bastante franqueza, diciendoles q. no de[1][seaba sino q. la Cámara me manifestase q. debia dejar la Presid[encia] p[ara] hacerlo en el acto.][2]

[1] Línea interrumpida

[2] Las líneas entre corchetes aparecen al pie de página, en el manuscrito original.

Jueves 18. Dicen q. hay en... una fuerza española q. trata de pasarse á nosotros si sigue la guerra. He aconsejado mucha cautela á ntros negociadores. Fui á tomar un café en el campam[ento] de los R.R. á invitación de Masó y Mora. Les dirijí palabras muy tanquilizadoras y cordiales. Unos contestaron en el mismo sentido; p[ero] otros no, como el Marqués q. no dijo mas q. un disparate muy agrio sobre tiranias? Si será la suya? nos separamos amistosam[ente]. Fornaris no asistió. Se celebró después en mi rancho una junta á q. concurrieron todos los Diputados, menos Fornaris, p[ara] tratar de lo q. debia hacerse á fin de sacar algun partido á favor de ntra independencia de la visita q. hizo en 8. de Junio el Ministro español en los E.U. á mi Anita en nombre del Cap[itán] Gral Préitain en demanda de q. pasase á la Habana y se hiciese cargo de trasmitir á sus allegados importantes acuerdos. En esta junta estuvieron varios jefes y opinaron q. si se podia, se continuara la negociación p[or] el mismo conducto p[ara] conseguir garantias á efecto de q. se traladaran á la Habana dos personas nombradas p[or] el Ejecutivo, mejor dicho, p[or] la Ajencia Confidencial, de los patriotas q. se hallan en el esterior á oir proposiciones del Gobno español respecto á la independencia de Cuba. Reinó buena armonia y el Marques hizo la declaratoria de q. dichos Ajentes Confidenciales merecian toda la confianza de la reunion; cosa q. fue recojida p[or] todos y á mi me gustó mucho. Entregué á Fernando Figueredo $85. de los q. hay de tomar. Jesus Rodriguez $75. p[ara] cubrirse la diferencia de su letra de $102. q. no pagó el Ajente de Jamaica, según consta de su recibo de esta fha. En la reunion de hoy estuvo ridiculisimo el Marqués, asegurando q. el Ministro español se referia á asuntos de familia.

Viernes 19. Anoche llovió. A Bravo le ha ocurrido q. la ecsijencia de la ida de Anita á La Habana es p[ara] asegurar el ecsito de las reformas en Cuba y los distintos intereses comprometidos, concluyendo la guerra civil y colocandome á la cabeza del Gobno del Canton Federal Cubano. Estamos muy mal de alimentos. El Marqués sufrió un fuerte colico y mandé informarme de su salud. Me ha comunicado Barreto q. le ha dicho M. Garcia q. la Cámara está resuelta á deponerme; p[or] q. asi lo pide el ejercito. Conferencié con J. Rodriguez y me aseguró q. á nadie de la Cámara le ha oído tal proposito de deposicion: q. algunos de ellos me hacen cargos; p[ero] q. en el Distrito de Holguin no hay contra mí ninguna queja, siendo falso q. C. Garcia dijera q. apoyaria á la Cámara en mi contra, sino q. él siempre obedeceria al poder legalm[ente] constituido. Qué traerá M. Garcia?

Sábado 20. Anoche hizo frio; esta mañanita lloviznó. Fui á visitar al Marqués y á Machado p[or] enfermos. De paso vi a los demás residentes de aquel campam[ento] y tuve una entrevista con Fornaris en el rancho de Rodriguez,, en la cual nos acaloramos algo; mas al fin quedamos en armonia social y nos despedimos en paz. Le hice mis cargos y rechacé como calumniosos sus informes al estranjero. Se disculpó p[or] no haber venido á saludarme. Yo lo perdoné en todo y veré el partido q. de él saco p[ara] la patria.

Domingo 21. Anoche lloviznó recio y el dia ha amanecido malo. Hay muchos mosquitos. He visto aqui personas vestidas con tela de guaracoa. Me parece que algunos RR. evitan conferenciar conmigo. Esos deben estar de mala fé; p[ero] no quieren oir mis esplicaciones. Fui á visitar al Prefecto y me obsequió con café y tortas de maiz. El Marqués y Mora me regalaron dulce de guayaba. Llegó correo de Raquin. Se quemó la Plaza de Vapor en la Habana con grandes pérdidas. Se corre q. en Portillo desembarcó una espedicion. Es inesacto lo de los $500.000 de Venezuela. La Liga Cubana nombró Presíd[ente] á Wilson, Vice-Presid[ente] de los E.U. Casterlar es Presid[ente] del Ejecutivo en España. ¿Cuántos van ya? Serrano y Martos entraron en España. Ya empiezan á colarse. Volvió á subir el oro en la Habana. Llovió varias veces.

Lunes 22. Va mi conducta haciendo renacer la confianza de q. los mal intencionados se recojerán á sus tiendas. Dios lo quiera! Los enemigos quitaronel campam[ento] de la Florida. Acerté. El muerto p[or] Crombet fuee Peres, Ten[iente] Coronel de Cuba. Vino á verme una pobre mujer á quien los españoles le mataron el marido y 4. hijos, llevandosela á Jiguaní., donde se les escapó: me regaló una vela de cera. Hoy tenia q. comer; p[or] el Subprefecto Curbelo me mandó dos platos de comida q. repartí con Carlitos, José Ignacio y los ordenanzas. Luego llegaron los asistentes cargados de viandas y ademas trajeron un buey.

Martes 23. LLagó Trujillo y lo mandé saludar. Ya C. Garcia salió p[ara] la linea occidental. Dicen de Guisa q. se va a predicar la república americana. Legaron luego Luis V. Betancourt y su herm[ano] Federico. A. si estos como Trujillo estuvieron á visitarme y los traté con mucho afecto. Si dice que V. Garcia pasó á reunirse con Calisto q. ya habia salido p[ara] la linea occidental de Holguin. Corre la bola q. á la Hab[ana] llegó un Cap[itán] Gral á quien los voluntarios hicieron reembarcas á las 24. horas! Hoy vino á verme una mujer con 5. hijos pequeños q. tiene á su marido en las filas: dice q. los españoles le llevaron dos niñitas.

Miercoles 24. Fui á pagar sus visitas á los RR. y por lo q. entreví, á pesar de la cordialidad aparente, algo indudablem[ente] se trama. Trato de hacer mi renuncia; p[or] q. no quiero q. se me veje innecesariam[ente] p[ero] p[ara] no atropellar los acontecim[entos] no la tendré mas q. preparada y solo la presentaré, cuando vea q. estan resueltos á deponerme y pueda efectuar mi resolucion sin q. sea yo el q. comprometa mi honor y mi responsabilidad, ocasionando perjuicios á la patria. Como se suceden frecuantem[ente] las visitas, es ya escusado hablar de ellas.

Jueves 25. Pasé mala noche, p[ues] parace q. me hizo daño la comida. Se dice q. se ha reunido la Cámara y su primer acto ha sido reclamar una escolta al Cor[onel] Masó. O temen algo, ó son malos patriuotas q. quitan soldados sin necesidad de otros servicios mas útiles a la patria. Regalé a Federico Betancourt una levita y un pañuelo. Se dice q. tomamos a Sagua de Tánamo. Escribí á .B.C. y P. Ya sabia yo q. se trataba de elegir a un nuevo Presid[ente] de la Cámara; p[ero] el Marqués lo olio é hizo su renuncia q. quedó aplazada. El objeto de RR. no me está bien claro: tal vez sea malo; p[ero] es visto q. el descubrimeinto de la ambición personal del Marqués y su poco prestijio lo han deriibado. Justos juicios de Dios! Gâre aux autres!

Viernes 26. Al participarme la Cámara su reunion, añadio q. cesaban las facultades lejislativas. Creo que esta formula no se ha usado otras veces: en tal caso parece una agresion. Me pide especialm[ente] la ley sobre sucesion al Presid[ente] de la Rep[ública]. En estas circunstacias esto es significativo. Poco ha adelantado nuestra educación republicana. No se oyen mas q. chismes: no se ven mas q. corrillos. Ninguno ejercita en forma el dro de reunion, de la palabra etc.Confunden el orden con el despotismo y la libertad con la licencia. En nada se toma el justo medio. O vocean, ó callan; ó intrigan, ó no se mueven. Esto es doloroso! Vino á verme Fornaris, p[ero] acompañado! Lo traté muy bien. Estoy haciendo esfuerzos lejitimos aqui y en el estranjero, p[or] destruir los planes de los malvados. Dicen q. la Cámara trata de anular los grados q. yo he dado, entre ellos, los de Garcia, Perez, Maestre, Gonzalez Flores y otros q. se reputan amigos mios. Podrá hacerlo habiendose reunido en el Presid[ente] de la Rep[ública] las facultades lejislativas á las ejecutivas? Será p[or] medio de alguna resolución dictatorial. Lloviznó. El Marqués me regalo tres pliegos de papel.

Sábado 27. Anoche estuyve con dolor de cabeza. Dicen q. en la Cámara se censura atrozm[ente] la conducta de Zambrana y Peña y q. Trujillo pidió un voto de censura en mi contra. La Cámara trata de darse una escolta q. obedezca solam[ente] sus ordenes. Qué significa esto? Facil es responder. Preparan algun golpe de estado q. pueda enjendrar la guerra civil. Qué horror! Llovió poco, p[ero] varias veces.

Domingo 28. Me he convencido de que el Marqués desa la Republica Española bajo pretesto de alcanzar luego mas facilm[ente] la independencia. Ola! Parece q. tenian razon los q. denunciabanuna trama en ese sentido. Han traido de Guisa varios prisioneros y 9. bueyes; de estos cedieron 3. al Ejecutivo. He recibido comunicaciones de Manzanillo y demuestran lo perjudicial q. nos seria hoy cualquiera disidencia. El dia amenaza temporal. Está lloviendo. He re redactado un mensaje á la Cámara sobre la situación.

Lunes 29.  Sigue el temporal. La Cámara está atacando á M. Acosta. Hasta ahora no se ha ocupado mas q. de satisfacer los sentim[entos] personales de sus miembros. Los españoles quitaron el campam[ento] de cauto. Jesus y Crombet les interceptó un convoy pequeño. Llueve mucho. Vino a una Comision de la Cámara á allanar dificultades p[ara] el viaje á Cambute, á fin de q. puedan las fuerzas q. nos custodian, asistir al ataque de C... Han conocido la posición en q. los he colocado con mi mensage. Acordamos q. yo saldria pasado mañana y les daria aviso del dia fijo en q. debian estar allí. Arreció el temporal.

Martes 30. Sigue el temporal horroroso. A ninguna hora cesa de llover. Todos los ranchos estan inundados. En el mio reventó un manatial q. lo ha convertido en un pantano. No pueden salir correos; p[or] q. todos los arroyos estan hondos y suponemos lo mismo de los rios. Pobres navegantes! Casi todo el dia he tenido q. estar metido en  la hamaca p[ara] librarme de la lluvia q. con el viento entraba p[or] todos los lados de la salita de mi rancho. Los caballos sufren mucho p[or] el agua y p[or] la falta de comida (ramon unicam[ente]) q. se dificulta buscarles á causa del mal tiempo y las creciantes.

Miercoles 1º de Octubre. A media noche se calmó un poco el temporal y amaneció mas claro el cielo; p[ero] ha vuelto á encapotarse y no cesa de llover. Sin embargo, he resuelto despachar correo p[ara] Cambute con hombres muy fuertes y prácticos. Este año se parece al de "68. en q.  llovió a mares. Si acabará la lucha como empezó? Dios quiera q. sea pronto y á ntro favor p[ara] retirarme al seno de mi familia "ni envidioso ni envidiado!" Me devolvió Rodriguez $17. y le dí $4.25.P: queda retandome .25.P. Vencido el plazo p[ara] hacer el escrutinio de las actas de elecciones, se remitieron hay á la Cam[ara]. Y todavia no ha resollado el Sr. Spotorno...!

Jueves 2. Sigue el temporal, no obstante q. los aguaceros no son tan fuertes y frecuentes. A menos q. una feliz casualidad no nos favorezca, creo fracasada p[or] ahorala operacion sobre C...si, como es probable, el temporal se ha jeneralizado. Ha parado la lluvia p[ero] sigue el viento frío y la atmósfera enteram[ente] cubuerta. Parece q. la Cámara está tomando pocisiones para tirarme algun golpe. La veo venir con la tranquilidad de mi conciencia.

Viernes 3. Anoche llovió mucho p[ero] ha amanecido mas despejado el tiempo y con algunas guiñadas de sol. Para no pisar en el lodo, he empedrado mi rancho con guijarros. Sopla un viento tan recio q. está derribando la rama de los árboles. Ha empezado á tronar y vuelve la lluvia. Cuentan q. Fornaris varias veces se ha equivado en las sesiones de la Cámara diciendo: "no opino como el C. Zambrana"; lo q. ha provocado la hilaridad gral. Esto parece providencial p[ara] recordarle su prevaricación; pues en un caso puede ser efecto de la costumbre q. tenia de emitir esas palabras, cuando combatia la faccion (á q. hoy pertence) capitaneada entonces p[or] Zambrana; y en el otro puede significar q. efectivam[ente] no opina como Zambrana lo hace hoy si ciertam[ente] este ha variado de parecer, como todo induce á creerlo.

Sábado 4. Paró el viento á medianoche y salió la luna. Hoy está todo mas claro: el sol alumbra de vez en cuando: el viento no sopla sino á ratos y debilm[ente] y aunque luego llovizna, es muy tenue e insignificante. Se marchó Masó sin fuerzas; p[or] q. no ha habido mado de arrancarle á la Cámara la escolta. Se ha presentado en el Horno, llevandonos dos armas, un individuo q. hacia poco se habia pasado á nosotros: parece q. ha hecho revelaciones y hay algunos presos. Y la guerra esta concluida, segun los camarones..! Estoy pensando en traer á la Cámara á una esplicacion neta de su actitud con respecto á mi; p[ero] aun no me he decidido sobre el modo, aunque tal vez sea el mejor de echar p[or] tierras las intrigas. LlegóYsmael Mena y presentó una queja contra V. Garcia. Dice q. Maestre se maneja bien y q. las operaciones del enemigo son flojas en las Tunas: q. trona del E. se halla cerca de Guaimaro y q. C. Garcia ha sido atacado varias veces en la Ensenada. Llovió al oscurecer.

Domingo 5. Amaneció muy claro y nos pusimos en camino á las 6 ½  de la mañana. Pasamos p[or] la Guinea, matias y Mogote, paramos en Arroyo de Agua á las 3 ¼ de la tarde. El camino estaba muy resbaloso p[or] las pasadas lluvias y los caballos se fatigaban mucho. Por eso traté de subir á pié la Yaguita; p[ero] no pude llegar mas q. á la mitad. El año pasado subia las lomas á pié, una tras otras, en dias consecutivos, y este año no puedo! ¿Cuanto he perdido? Y tantas inconsecuencias! Es preciso poner á esto un término. Yo pensé morir p[or] Cuba sin abandonarla. Pero si ella me abandona? No tengo entonces dro á mirar p[or] mi y mi familia sacrificada? En el camino encontramos á Spotorno y se llegó á saludarme. A todos les repugno; p[ero] se rieron bastante de él p[or] la figura q. hacía y el fiasco de su misión. Supusieron q. estaba confuso y abochornado. Dios lo perdone! Estoy completam[ente] molido. Spotorno dice q. los combates de Garcia han sido en la Faja.

Lunes 6. Ayer me acosté con dolorcillo de cabeza; p[ero] dormí bien y se me quitó. Salimos á las 6 ¼ de la mañana y como á las 9 ¼ llegamos al campam[ento] de la Somanta, donde encontramos á Beola y las Cancino, q. nos obsequiaron con agua de jengibre endulzada. Por una vereda enmaniguada salimos al Francés y cruzamos el Contramaestre p[or] Vega Larga: allí nos cayó un nortecito. En el Campam[ento] Encontramos unos prisioneros cubanos hechos p[or] C. Garcia á los españoles en Holguin, los q. se remitieron á Perez. Se confirma q. aquel tuvo un combate en q. murió un oficial y otros salieron heridos. Calvar está en el gato y se le faculta hoy p[ara] q. disponga de la escolta q. traigo p[ara] la operación proyectada. Se mató la última res y de ella le dí á Beola y su fuerza y á los prisioneros. Llegó Calvar y le di de almorzar. Dice q. p[or] los rios hondos todo se ha demorado. Garcia ha tenido fuegos en Güirato, Pesquero y Calabazar con buen resultado. Javier se le ha reunido con 200. hombres.  Dicen q. V. Garcia ha ido p[ara] Camagüey! Regalé á las Cancino agujas, hilo, botones y jabon: me correspondieron con sal y dulce. También me han mandado café varias veces.

Martes 7. Anoche cumplieron 5. años q. en la junta revolucionaria del Injenio el “Rosario” fui elejido p[or] unanimidad Jefe Militar Unico y Encargado del Gobno. Provisional. Ha hecho un viento tan fuerte q. todos nos quejamos de no haber podido dormir anoche. He tenido varias conferencias con Calvar y otros militares. y me aseguran q. en lo q. á ellos se les alcanza, ni el Pueblo, ni el Ejército desean mi separación del Gobno. p[or] q. calculan q. causaría grandes males á la Rep[ública] á todos he manifestado q. me importa poco mi deposición p[or] la Cámara, p[or] q. descansaba en mi conciencia; p[ero] q. presentaría en el acto mi dimisión, si era rechazado p[or] el Pueblo y el Ejército. Beola me regaló carne de venado. Dice Calvar q. no vendrá correo de Cuba p[or] la línea de Calisto; p[or] q. está interrumpida. Que contratiempo! Pieltain ha mandado vender los bienes embargados á los cubanos. Esto debe ser alguna operación de ajio.

 

Miercoles 8. G[ene]ralm[ente] se tacha de pastelera la conducta de Fernando Figueredo en estas cuestiones de la Cámara. En efecto parece q. ha dicho q. le han ofrecido ventajas. A mi siempre me ha parecido algo falso é interesado. Tal vez me equivoque. El campam[ento] está situado en la misma cúspide de la loma. Lo han limpiado de árboles y con los ranchos á uno y otro lado, forma una calle. Ademas de las Cancino hay otras familias q. he visitado. Llegaron el B. Perez, P. Maceo, M. Torres y otros. El primero me ratificó lo q. antes me había manifestado, esto es, q. considera muy perjudicial mi separación del Gobno y q. en su Brigada no ha oído á nadie decir q. la desea. Sin embargo, p[or] una conversación q. tuve con Calvar creí entrever q. ha habido algún acuerdo sobre mi entre algunos jefes y Diputados. Llegaron Masó,, Vega y otros.

 

Jueves 9. Anoche dormí mal he amanecido con la cabeza pesada y el cuerpo descompuesto. El dia está lluvioso: tal vez se renueve el temporal. Mi rancho es muy húmedo. Hay rodadores. Se avisó á la Cámara p[ara] q. viniera del 10. al 15. de este. Regalé botones y agujas á unas mujeres, y un corte de vestido á una niña enferma y huérfana. Todo el dia he tenido jaqueca; p[ero] p[or] la noche se me alivio á fuerza de dosis de bicarbonato de soda y pude comer de unas biajacas q. me regalaron. Calmó la lluvia y el campam[ento] se iluminó espontaneam[ente] con hachones de cuaba. Se formó la tropa frente á mi morada y dio vivas a la Yndependencia y al Presid[ente] de la Rep[ública]. Yo los arengué luego, encomiando sus virtudes y ofreciéndoles el laurel de la victoria, y conclui vitoreando á la libertad é Yndependencia y al Ejército Libertador. Acabó la función con bailes y cantos populares hasta bien tarde.

 

Viernes 10. Amaneció lloviendo y el dia mas feo q. ayer. Las Corporaciones me han felicitado y arengado, contestándole yo en los términos de estilos y recordando con sentim[iento] la ausencia del Cuerpo Lejislativo. Di vivas á este, á la Rep[ública] y a los Grales del Ejército Cubano. Recomendé á todos la union, la sensatez y la vigilancia contra las maquinaciones del enemigo. Les manifesté mi deseo de ver pronto confirmadas mis esperanzas de q. las circuenstancias me permitan abandonar este puesto q. me han confiado p[or] su benevolencia y en q. no quiero permanecer sino mientras sea útil ó la voluntad del Pueblo asi lo disponga. El discurso de Barreto, aunque pronunciado con mucha emoción, estuvo muy bueno y fué aplaudido. Si estas manifestaciones no fueran tan de cajón y los hechos no las cambian tan facilm[ente] algo podría esperarse en gracia de la libertad y felicidad de la Patria; p[ero] me temo q. la ambicion se ha despertado en el corazón de los cubanos y q. de ella proviene el jérmen de la discordia q. ha de hundirnos en la ruina y el descrédito. Quizá hoy mismo la Cámara está tomando acuerdos en mi contra. Separada del centro donde están reuniéndose los cubanos en este dia, llena de malas pasiones, representa el papel de aquellos niños traviesos q. se enojan en las fiestas de sus padres y mientras estos quieren halagarlos, y les brindan dulces y juguetes p[ara] contentarlos, ellos huyen y se esconden desdeñosos, p[ara] parecer luego con algun mueble precioso roto, con algun cuadro de merito desfigurado, ó con el pelo enredado, la cara sucia, ó el vestido manchado p[or] alguna travesura. Los oficiales del campam[ento] han tenido una broma, figurando q. se arrestaba al Prefecto Lacrete p[or] desatenciones en la recepcion oficial del Ejército, y luego un desafio entre aquel y el Ten[iente] Aguileraq. Lo prendió, la q. concluyeron, comiéndole la miel á un ranchero q. encontraron por el camino. Les tuve á mal la primera parte, p[or] temor de q. alguno de la Cámara me calumnie, propalando q. abuse del poder con mandar á poner preso á un Prefecto; p[or] q. no me saludó ó algo por el estilo, segun ha sucedido tras veces. Se colocaron dos banderas cubanas en sus correspondientes hastas á cada uno de los estremos del campam[ento]. Como serenó el tiempo, se repitió la iluminación, y[1] se erijió una tribuna adornada con los colores nacionales y en ella usaron la palabra aquellos q. llamaba la concurrencia, entre los cuales, figuraron Bravo, Barreto, Masó y Perez. Todos se esplicaron en términos loables y algunos encomiaron mis servicios. Entonces me obligó el Pueblo á ocupar la tribuna, á la q. me acompañó un gran número de los personajes mas distinguidos, vitoreándome todos al presentarme. Les hablé de las emociones q. nos ajitaban en las visperas de 10 de Oct[ubre] de 1868 y de la resolucion final q. tomamos en ese gran dia, cuando consideramos q. a pesar de todo[2] de ella iba á brotar la libertad de mas de[3] un millon de esclavos blancos y negros, concluyendo con los gritos q. nos guiaban, al lanzarnos á la revolucion: “Viva Cuba! Muera España! Estos fueron contestados en medio de estruendosos aplausos y bajé de la tribuna á las voces de: “Viva el Presid[ente] de la Rep[ública! Viva Cárlos Man[uel] de Céspedes!” Me dominaba un sentim[iento] de gratitud completo. Acabados los discursos, sacaron en triunfo la bandera Cubana, q. portaba el G. Barreto y la llevaron á varias casas, entonando himnos de guerra cubanos. Frente á la mia, dieron vivas á la Ygualdad, á mi y á otros jefes, á lo q. respondí, dandoles las gracias y vitoreando á la Bandera Cubana, al G. Barreto y á la Juventud de Cuba. Perez estuvo conmigo hablando largo rato. Me manifestó q. se habia lanzado á la revolucion p[ara] libertar honradam[ente] á Cuba y q. considerando p[ara] estas miras necesario mi gobierno en la actualidad, me estimulaba á q. no me dejase derribar p[or] algunos ambiciosos q. iban á destruir á la patria, sino q. la salvara apoyado en los buenos, p[ara] lo cual me ofrecia sinceram[ente] su concurso. Le repliqué q. encerrado en el circulo de la legalidad, no haria mas q. lo q. dispusiera el Pueblo Soberano. Ah! bastante tiempo habia logradotener encadenadas las pasiones! Ya se desencadenaron p[or] las intrigas de algunos malvados. Quien volverá á remacharlas? Será preciso, Dios mio! q. se haga con mas sangre cubana q. la q. se ha derramado p[or] los bárbaros españoles? Ay! Qué no sea yo ese! Transea á me calix istud!

[1] Insertado se repitió la iluminación, y, sobre la línea se erijió una tribuna...

[2] Insertado á pesar de todo, sobre línea de ella ina á...

[3] Insertado mas de, sobre la línea de un millon de esclavos.

 

Sabado 11. No he amanecido bien de la cabeza. llegaron el Cap. F. Arias, el Com[andante] R. Morales y otros con pliegos de Calisto y Javier en q. el 26. del ppdo en Sta M[aria] o S. Ant[onio][1] coparon la columna de 500. hombres del Corl. Gomez Diéguez, q. quedó herido y prisionero, etc. También Crombet ha hecho una excursión p[or] los alrededores y causado daños al enemigo. Esto no me parece bien p[ara] la operacion proyectada. En la acción del 26, se distinguieron, entre otros Ismael y Enrique Céspedes. Este ya lo ha hecho en tres acciones. Y lo tenian de soldado, á pesar de su grado, solo p[or] q. es mi cuñado! Invité á la celebracion de un meeting á obsequio de los vencedores de S. Ant[onio] y se efectuó, acordandoles un voto de gracias. Tambien finalizó el día con bailes y cantos del pueblo.

[1] Insertado en Sta M[arta] o en S. Ant[onio], sobre la líneacoparon la columna.

 

Domingo 12. Entregué anoche al Comand[ante] P. Beola $8.50 P. p[ara] q. me haga comprar papel y tinta en S. de Cuba. Encontrando equivocados los días de la semana en este Diario, me fue preciso enmendarlos desde el lunes 29. del mes pasado. Llegó de Camagüey el Cap[itán]  L. Ferrer, q. se mandó venir p[ara] organizar la caballeria en Bayamo. Dice q. allá marcha todo bien y desmiente de un modo favorable p[ara] nosotros la version q. los españoles han dado de las acciones ocurridas en aquel Distrito. Llegó Felix Figueredo y dice q. la Cámara se ha retirado al Mameicito; q. se trata de eliminar á Barreto p[or] ser hechura lo mismo q. Bravo,[1] de Quesada (!) y no atreviendose á deponerme, me hará tal oposicion  q. me vea obligado á renunciar con otras vaciedades p[or] el estilo. Es decir q. toda la gran política de esos venerados Padres de la Patria se reduce, segun  se descubre por su manejo á hacerle la guerra al Gral Quesada. Qué vergüenza!

[1] Insertado lo mismo que Bravo, sobre hechura.
 

Lunes 13. Ya hicieron caer á José Ign[acio] en el error de tomar hoy una querida. El mal ejemplo..! La corrupcion de costumbres en ambos secsos se ha jeneralizado tanto q. va á ser necesario tomar alguna medida p[ara] contenerla. Ayer dirijí á la Cámara un mensaje, manifestandole sin rebozo las dificultades q. asedian al Ejecutivo p[ara] acompañarla en sus trabajos lejislativos. Felix me dio 2. pliegos de papel. Este con Calvar, Perez, Masó, Medina y otrosse marcharon á una escursion. Hay calor, mosquitos y rodadores.

 

Martes 14. Ayer llegó el Padre Odio. Dice q. F. Maceo se ha marchado á donde está la Cámara. Parece q. lo ha hecho á escondida de Perez. Si será tan belitre q. se una á esosconspiradores q. en otro tiempo lo acusaban de borracho y violador de mujeres? No recordará q. ellos le echaron encima al G. Gomez y otros jefes militares? Ellos mismos me incitaron á dejarlo salir de mi Gabinete, achacándole q. estaba tan acobardado q. era la burla hasta de J. Milanés. De hombres como él (y todos saben como es él) hay q. esperar de todos. Aguardaremos. Lloviznó varias veces.
 

Miercoles 15. Fui á visitar a B. Garcia q. está muy malo. Conforme había vaticinado á Calvac, C. Garcia no acudirá al lugar citado p[ara] la operación hasta el 20. Ó 25. Del cor[riente] Achaca la demora á enfermos y heridos y á la falta de V. Garcia. Me trajeron una proclama del jefe español Burriel, llena de mentiras y estupideces, como de costumbre, y mandé volver á ponerla en el mismo lugar en q. la encontraron, con una respuesta picante alusiva á la acción de S. Ant[onio] llegaron unos Mensajes, ó Acuerdos de la Cámara en que descubre ser cierta la clase de guerra q. se propone hacerme; p[ero] como procede ilegalm[ente] yo, armado de prudencia, la batiré en ese terreno. Respecto al nombram[iento] de Barreto, q. no acepta, lo hace de una manera decorosa y estando en sus facultades, nada puedo objecionar, aunque penetro su mal espíritu. En nada consentiré q. se perjudique á la Patria solo p[or] vanas etiquetas. A las 3. De la tarde murió el joven P. Garcia a Pavon. Un patriota menos, p[ero] p[ara] quien Cuba ya es independiente. Prodigué consuelos y servicios á su hermano Miguel. Llovió.
 

Jueves 16. Anoche estuve muy desvelado, haciendo consideraciones sobre este triste suceso y nuestra propia situación. Esta mañana asistí al entierro y he quedado sumam[ente] afectado. Se cuentan varias fugas de prisioneros hechos en S. Ant[onio]. Parece q. los jefes militares, p[or] falta de experiencia en esta materia, cometen muchas imprudencias. Han caido varios chubasquitos. Se suspendió el Consejo p[ara] q. habia citado hoy p[or] indisposicion de Bravo. Dicen q. C. Garcia llego á Bijagual con otros jefes y fuerzas. Aunque tengo q. hablar con él, como no deseo influir, ni ejercer presion en nadie; esperaré á q. voluntariam[ente] venga, ó me mande á buscar. Se corre q. los españoles han tenido muchos ahogados en el Cauto y perdido un convoy.
 

Viernes 17. Se dice q. es falsa la llegada de C. Garcia á Bijagual: quien ha llegado es S. Prado con tropas de Guantánamo. Anoche se aseguraba q. F. Maceo había sido visto en camino p[ara] aquel punto. He determinado enviar á la Cámara una protesta de nulidad de sus sesiones en q. sin asistencia de mis Scrios se tomen acuerdos q. se rocen con el Ejecutivo. Ya acostado llegó correo atrasado p[or] la línea de Davis: lo recorrí someram[ente] p[ero] fue bastante p[ara] desvelarme.

Sábado 18. De la lectura de la correspondencia se deduce q. los autonomistas siguen en sus tramas de acuerdo con los españoles y algunos de la manigua, tanto q. hasta el mismo Davis se ha alarmado. Tienen el atrevim[ento] de mezclar mi nombre; p[ero] yo los dementiré. Parece q. algunos camagüeyanos opinan q. en cada Depart[amento] debe haber una organización especial..! Siempre provincialistas! A los cuidados p[or] la patria se mezclan mis disgustos de familia. Nunca falta uno enfermo. Ed. Machado escribe al extranjero y firma con seudónimo! Que significa esto? Querrá algun dia hacerse el inocente del pecado de revolucionario! Parece q. F[rancisco] Maceo tambien entra en intrigas del exterior. Todo esto perjudica muchisimo á la causa de Cuba. Llegaron Calvar y M. Torres. Dice q. la Cámara ha ido á Bijagual y manifiesta q. va á desaprobar mis actos; p[ero] sin meterse conmigo. Parece q. mis actos son independientes de mi mismo.

Domingo 19. Se marcharon Calvar y Torres. Murió de sus heridas el Corl. Gomez Dieguez. Llegó el Com[andante] Almirall y dice q. p[or] lo q. ha oido decir á los oficiales prisioneros españoles, cree q. dará muy buen resultado el abandono de las represalias. Bravo ha concebido la idea de presentar en un  meeting ciertas resoluciones; p[ero] yo no he aprobado sino lo q. tendiera á establecer la concordia y confianza entre el Pueblo y los Poderes de la Rep[ública] afirmando nuestro proposito de aspirar solam[ente] á la Libertad é Yndependencia de Cuba. Se habla del relevo de Pieltain p[or] Concha.

Lunes 20. Los oficiales españoles aseguran q. en la accion de S. Ant[onio] los desmoralizó mucho el efecto de las balas esplosivas. Se marchó Almirall y con él fueron Barreto y Perea. Se publican muchas intrigas en contra mia y de Quesada á q[uien] calumnian en mi concepto, y se mezcla en ellas á C. Garcia. Veremos. Yo voy p[or] el camino recto apoyado en mi conciencia. Aunque la ambicion ciega, es preciso q. Calisto esté loco p[ara] echar p[or] tan mal sendero, cuando con honor podia distinguirse tanto q. todo lo alcanzara p[or] medios lejitimos y gloriosos. Llovió recio.

Martes 21. Quinto aniversario de la capitulacion de la guarnicion española de Bayamo. Los oficiales prisioneros refieren q. muchos se suicidaron en S. Ant[onio] antes q. rendirse, p[or] no sufrir la muerte entre martirios y vejámenes. El decreto q. he dado, quitandoles ese temor, facilitará otro hecho como el de Bayamo. Y sin embargo, es objeto de crítica p[ara] los camarones, q. sin tener en cuenta los gloriosos recuerdos de aquella época, movidos de envidia, solo tratan de darme muestras de ingratitud. Corre la bola de q. Garcia ha derrotado una columna de 1000. españoles q. dejó 600 muertos! Parece q. los oficiales españoles se están enterando perfectam[ente] de todos nuestros asuntos y predicando la autonomia. Notable imprudencia la del q. tenga esos enemigos en medio de nuestras fuerzas compuestas de hombres ignorantes y comunicativos! Por qué esos prisioneros no han tomado ya su destino? En otro tiempo hubiera yo tomado una medida; p[ero] hoy, disgustado, sin apoyo, en la indecision, á nada me atrevo, ni quiero ocuparme de nada. Cuando llegue el dia de resolver, sabré á que atenerme y obraré en consecuencia. Llegó correo de Javier y Gomez. Aquel se queja de la conducta de C. Garcia y del estado en q. ha puesto sus fuerzas. En Camagüey parece q. ha hecho buen efecto el nombram[iento] de la Ajencia Confidencial.

Miercoles 22. Recibí la contestacion de la Cámara al Mensaje al q. hago objeciones á su acuerdo sobre el Presidente interino y viene redactada como imfirman tures. Como no tiene razones q. oponer á mis argumentos, resuelve ex cathedra. No presentó todavía mi renuncia; p[or] q. como ella aparenta encerrarse en un terreno constitucional y estamos de acuerdo en cuanto al Designado, temo q. me atribuya la responsabilidad, diciendo q. p[or] fórmulas y p[or] invadir atribuciones constitucionales, comprendí la salud de la Patria. Protesté, ratifiqué mis resoluciones y apele al Pueblo p[ara] en su día. Llovizna débilm[ente].

Jueves 23. El dia está nublado. Hay muchos rodadores. Hago leer al Pueblo los mensajes q. se pasan entre el Legislativo y el Ejecutivo, y habiendo conseguido algun papel, q. me mandó mi herm[ano] Javier, voy á circularlos p[or] la Rep[ública] Cayó un aguacero muy fuerte con truenos y muchos vientos.

Viernes 24. Hago un manifiesto al Pueblo y el Ejército p[ara] q. manifiesten si es su voto q. deje la Presidencia. No temo ser tachado de precipitacion; p[or] q. ademas de q. son publicas las voces á q. he aludido, y tengo firme conviccion de q. algunos jefes militares han entrado en coalicion con la Cámara, lo q. varios miembros de esta han escrito al estranjero, los Mensajes descorteses y resoluciones maliciosas ó arbitrarias q. me han pasado, á pesar de mis terminantes manifestaciones, no me dejan de q. ha emprendido conmigo una lucha á muerte en q. cuenta con intrigas misteriosas de mal jenero en q. yo no puedo, ni debo, ni quiero seguirla. Es, pues, forzoso instruir al Pueblo y al Ejército de lo q. se trama, p[ara] q. forme su juicio, tomen sus medidas y no les coja de nuevo un golpe inesperado. No aspirando yo á nada mas q. á la salud de la Patria, no quiero comprometerla con un silencio intempestivo. Ni aun puede argüirse q. debi antes celebrar alguna entrevista con los RR, p[or] q. si bien directam[ente] no los he provocado á ella, es evidente q. evitan mi contacto, patentizando q. están resueltos á llevar á cabo sus planes, y q. no quieren oir razones, ni proposiciones. 

Sábado 25. Aniversario de la accion de Baire.Amanecio el dia lloviznoso; p[ero] luego aclaró. Hace q. presumo, p[or] las noticias q. recibo, q. los consules estranjeros y una parte del comercio español tienen formada una combinación en favor del triunfo de nuestra causa y algun rabito mas; p[ero] con las cuestiones de la Cámara nada puedo emprender p[ara] esplotar esa veta. Volvió a descomponerse el dia y llovió. Noticia Masó q. se proclamó la Rep[ública] Federal en la Hab[ana] donde hubo un levantam[iento] y se quemaron 3. calles. Veremos.

Domingo 26. Anoche lloviznó varias ocasiones. Relevado Servanda p[or] Landron[1], marchó para Bijagual. Con el fué Fer[nando] Figueredo y le encargué recuerdos p[ara] todos, menos p[ara] los RR: p[ara] estos le manifesté q. sabiendo q. toman mis demostraciones afectuosas p[or] miedo y adulacion, mi decoro me aconsejaba, aunque lo sintiera, abstenerme con ellos de atenciones. Tambien le hice presente q. estaba esperando tranquilam[ente] mi depocision; q. mis servicios me habian dado una importancia q. echaria la responsabilidad sobre ellos; p[ero] q. yo obediente á la Cosntitucion y las leyes, no seria causa de q. se derramara sangre cubana.

[1] Canevas. (Nota escrita a lápiz, a pie de página. El número de atención a esta nota también aparece escrito a lápiz, encerrado entre paréntesis, y ubicado sobre Landron.)

Lunes 27. [2] Me escribió Fern[ando] Figueredo, diciendome q. habia llegado C. garcia con 200. hombres de Holguin y unos pocos de Bayamo: tambien M. Diaz y E. Noguera con 80. hombres de allí. Javier de acuerdo con Garcia, se marchó á Bay[amo] y dejó su jente con J. Ramirez. Desgraciadam[ente] hubo un encuentro á las orillas de Baire, entre las fuerzas de Garcia y Calvar, q. se desconocieron, haciendose 3. muertos y 6. heridos. En cambio se dice q. el Campam[ento] de la Zanja se nos entregó con 70 voluntarios, 70. prisioneros de linea, q. se pusieron en libertad, y 100.000. capsulas. Veremos. De las Tunas vinieron 200. hombres. Se me avisa q. la Cámara, en sesiones secretas, está tratando de mi deposicion y q. se llevará á cabo. Me piden la renuncia; p[ero] no debo hacerla, p[or] q. me echaria la responsabilidad. Daré las gracias á la Cámara p[or] su resolucion q. me quita de encima el peso del Gbno y ella responderá de las resultas q. deseo sean felices p[ara] la Patria. Antes habia remitido á la Cámara, con mi Ayud[ante] R. Caimary mi Manifiesto al Pueblo y al Ejército p[ara] su conocim[iento]. Estoy tranquilo. 

[2] Cruz dibujada en el manuscrito original.

  

[1] Martes 28. Anoche llovió mucho. Dormí perfectam[ente]. Al levantarme se me presentó José Cabrera con un acuerdo de la Cámara fhado ayer en q. me deponía de la Presidencia, y otro de la misma fha en q. designaba al "Marques" p[ara] reemplazarme. Ambos en mi concepto adolecen de nulidad; p[ero] me ceñiré a contestar en los terminos arriba expuestos. Volvieron Caimary y Figueredo. Este me refirio la escena de la deposicion. Despues de preparada en secreto, la hicieron pública, teniendo preparada la soldadesca. La pidio Trujillo apoyado p[or] Estrada. Se despacharon á su gusto con calumnias y falsedades. Me refirió otras varias miserias q. omito. Todos los jefes y ciudadanos notables me mandaron ofrecer sus respetos con Caimary. Ya sin responsabilidad estoy libre de esta carga. La Historia proferirá su fallo. A todos he recomendado la prudencia y q. sigan sirviendo á Cuba, como yo lo haré mientras pueda. Los prisioneros enemigos presenciaron la escena de la deposicion con mal encubierto recocijo. Carlitos renunció su destino, antes q. se lo quiten; p[ues] se anuncia q. van á hacerlo con todos los de mi familia. Nada de esto necesita comentarios. Pobre Cuba! En cuanto á mi, solo diré q. estreché la mano del q. me trajo la deposicion, diciendole: "Gracias, amigo mio! Me ha traido V. mi libertad!" Vino luego el G. Barreto á visitarme. Le recomendé q. siguiera sirviendo á Cuba. Llegó luego correspondencia del estranjero p[or] Raquin. Noticia sensible de la enfermedad de Eulalia. Nada he dicho á mi pobre hijo p[or] no aumentar sus penas. Ojalá q. ya esté restablecida! Los Quesadas sirven á Cuba con mucho empeño y me alegro. Se anuncia espediciones. Parece q. los españoles temen algo sobre S. de Cuba. Soler y Plá, Ministro de Ultramar.

[1] Cruz dibujada en el original. Al inicio de la página aparece la siguiente anotación:  Deposicion de la presidencia.

Miercoles 29. Mandé á Bravo al Cuartel Gral p[ara] q. advirtiera al nuevo Presidente de la llegada de las expediciones y demás noticias, haciendolo estensivo á C. Garcia. Cambiaron y reformaron la guardia q. habia en este campam[ento] y mandaron. El, Barreto, Fern[ando] Figueredo y Perea salieron juntos. A los dos ultimos aconsejé q. no dejaran de asistir á la operacion, supuesto q. de antemano habian obtenido mi permiso. A todos hago ver y es asi, q. no trato de oponerme, sino de apoyar al nuevo Gobierno en la idea de independizar á la Rep[ública] de Cuba. Ayer despedí a los Ayudantes con una alocucion escrita cortés y afectuosa. Se me presentaron en cuerpo y me manifestaron q. no se separarían de mi lado hasta q. yo no tomase destino. Les contesté, aceptando agradecido. Anoche ellos, Carlitos y otros hicieron guardia espontánea[ente]. Sabes y muchos asistentes salieron p[ara] la operacion. Llegó el Marqués con la Cámara y sus Scrios Maceo y Felix Figueredo. De todo esto me ocupare luego. Salí á recibirá nuevo Presidente, acompañado de Carlitos, Bravo, etc. y le presenté mis respetos. Se desmontó en mi rancho y durante la visita, la manifesté q. no le haría oposicion; p[or] q. yo no servia mas q. á Cuba. Luego q. se retiró, vinieron á visitarme los Diputados, menos M. Garcia. Trujillo se escusó con una caida q. habia dado en el camino. Fornaris estuvo ambiguo. Vinieron al campam[ento] B. Ramirez, Feo. Varona, etc.

Jueves 30. Pagué todas las visitas. Tengo órdenes de Calvar en q. parece q. estoy detenido, aunque Felix lo niega. Dicen q. la Cámara está averiguando. Parece q. se trata de interceptar mi correspondencia. Dicen q. C. Garcia va á atacar á Bayamo. Creo q. el Ejecutivo trata de coartar mi libertad, no solo negandome mi pasaporte, sino obligandome á estar en el lugar de su residencia. Tuve sobre esto serias explicaciones con Felix y le dije q. no sufriría esa opresion despues de haberlo sacrificado todo p[ara] destruir a los españoles.

Viernes 31. Los Diputados están haciendo hoy los "discursos" q. pronunciaron el dia de mi deposicion p[ara] mandarlos imprimir en el estranjero. Entregué el archivo etc y di un Manifiesto al Pueblo y al Ejército. Está visto q. no puedo escribir con libertad al estranjero; pues Mayeta, el correo, ha recibido orden de entregar al Gobno toda correspondencia q. no reciba del mismo. Me he convencido de q. si mando documentos al estranjero, no llegaran á su destino. Omito comentarios. Veo en todo un sistema inquisitorial. Qué bien se portan los demócratas!

Sábado 1º de Noviembre. He entregado abiertas las cartas q. escribo á mis esposa! Caimary las dio á Felix este las guardó sin cerrarlas!! Ni aun asi creo q. sean remitidas. Admitieron á Carlitos su renuncia "sin darle el título de Coronel". Todo el mundo está aterrorizado y temblando p[or] su cabeza. Luego esplicare esto. Hay un silencio sepulcral en el campamento. Ayer se marcharon Mercedes y Micaela Cancino. Al salir me abrazaron llorando. Tengo escondidos los pliegos q. debia mandar al estranjero. Nadie se atreve á tomarlos, ni yo me atrevo á entregarselo á nadie. Sin embargo no son mas q. copias de docum[entos] y cartas simples. No obstante temo q. crean  (y no es asi) q. trato de organizar la reacción y "me asesinen", ó hagan caer en poder de los españoles. Y con todo, la reacción vendró! La tiranía no produce mas q. estupor. Ya la jente empieza a decir q. no sabe no lo q. ha pasado. Lo malo seria q. no la despertara y se lo enseñara sino "un sable". Despues q. mis cartas anduvieron de mano en mano, me las devolvio Felix con el sarcasmo de que las cerrara, pues no se hacia cargo de ellas abiertas. Ja, ja, ja. Por q. no lo hizo en el acto de la entrega? Dicen q. Maceo lo reprendió! Se ordena q. marche yo con el Gobno; pero reclamo mi natural libertad, ó q. se me someta á juicio. Hablé con el Marqués sobre esa resolucion despótica: no sé q. se resolverá. Yo no cederé sino á la fuerza.

Domingo 2. Creo q. anoche tuve una fiebre lijera y debe haber sido de la indignacion q. me ha causado ser tratado á la española. Ayer me han quitado contra su gusto á Panchito, Caimary y Bravo bajo pretesto de utilizarlos. El ultimo está muy disgustado. Remito á Javier correspondencia y documentos q. he temido me intercepten á pesar de su caracter inofensivo. Parece q. se me negaran practicos p[ara] donde pienso dirigirme. Dicen q. se han oido cornetas. Me hizo saber el Marqués p[or] medio de Federicop Betancourt, q. hariamos una jornada á Naranjo y allí se me resolverian mis asuntos. Salimos a las ​10 ½ de la mañana. Las cornetas eran de fuerza q. llego del Gato. En ella venia un negro, llamado ahora "Alberto, antes "José" q. siendo esclavo mio, se fugó de la Demajagua. Lo traté con mucho cariño. Se dijo q. nos habiamos perdido y fuimos á acampar en el Mogote á las 4 ¾  de la tarde. El Maruqe viene en un caballo mal perjeñado y montado como un azotado. Anda en mangas de camisa con un apañuelo al cuelloy un sombrero muy sucio; no trae medias ni espuelas. Aunque empieza á darse importancia, nadie le hace caso: todos se meten en los negocios y no se oyen mas q. indecencias, ni se ven mas q. ordinarieces á su alrededor. Hace dos noches q. sudo algo y luego siento frio. Si volveran las fiebres?

Lunes 3. Con motivo de la orden del jefe del camapam[ento], p[ara] salir al toque de "Diana", pasé a ver al Marqués y me nego q. hubiera dicho á Betancourt mas q. lo relativo á la resolucion, en consejo, de mis asuntos. Me aseguró q. hoy acampariamos en Arroyon y veria si podia allí despacharme. Mucho temo q. todo esto no son mas q. indignos manejos y al fin tenga q. protestar, aunque me duele achacar al Gobno de mi patria la infamia de conducirse rastreram[ente] con un hombre q. la ha servido con tanta abnegación. Salimos muy temprano y p[or] un camino bastante fangoso y en q. pasamos varias veces un arroyuelo, paramos en la finca de Arroyon y se nos dijo q. pasariamos la noche. No hay de q. hacer los ranchos y asi mejor habriamos estado en la Guinea, donde los hay hecho. Me han dado 3. ordenanzas para ausiliarme. Yo deseo retirarme con el Cor[onel[ Cintra, donde estaré á gusto y seguro, mientras me embarco, si me lo permiten. En una instancia q. presenté ayer, solicitando pasaporte p[ara] el estranjero, daba mis razones. Maceo se nos separó en el camino rumbo á Naranjo. Si no vuelve hoy, es indicio de alguna trama. Dicen que C. Garcia durmió mas allá del Corojo. Se cree q. tiene parte en mi detencion y q. hasta q. no vuelva, nada se resolverá. Lo hubiera creido mas mi amigo, si no me debiese toda su carrera. Hay muchos rodadores y mosquitos. El año pasado se me queria dar de puñaladas, si renunciaba a la Presidencia, y en este se me depone y obliga a servir de arrenquin al Marqués, como si esa fuera mi aptitud constitucional. "Grato es llevar á los vencidos detrás de su carro vencedor". Tuve el disgusto de saber q. los españoles mataron a mi amigo Pancho Agüero. Diaz dejó un buey p[ara] el Gobno: se le dió muerte y me mandaron un pedazo. Viendo q. no habian contado con Bravo, le envié parte del mio y Miguelito Garcia tambien lo hizo del suyo. Jose Ign[acio] habló con el Marqués y le manisfestó el compromiso en q. me ponia alejandome, de volver solo, p[or] lugares espuestos, sin jente q. cargara mis efectos, á lo q. yo estaba resuelto; y aquel le manisfestó q. mañana pararíamos y se arreglaria todo de acuerdo con la Cámara: siempre nuevos pretestos. Los Diputados finjen q. desaprueban el manejo q. se observa conmigo y con Bravo; p[ero] todo es embeleco: es comun el plan de atropellarme y mortificarme p[ara] "bajarme el orgullo" y aterrorizar á los otros.

Martes 4. Hoy es mi santo. Solam[ente] un amigo fiel, me felicitó. Salimos muy temprano; siempre p[or] orden del jefe del campam[ento]: estuvimos parados dos horas p[ara] almorzar á la orilla del Cautillo. Seguimos viaje p[or] Buenavista; p[ero] antes de llegar a Guanino, cojimos al S.O. p[or] un camino muy estrecho y lleno de múcaras, con farallones á los lados: pasamos p[or] terreno de la Carrera y acampamos en el raudal á las 2½ de la tarde. En la Aplastada comimos guayabas muy grandes y sabrosas. Mañana seguiremos á otro lugar, y asi se ve q. no se trata mas q. de lleverme contra mi voluntad á la residencia q. escogerá el Gobno, sabe Dios con q. ideas. Sigo recelando p[or] mi seguridad personal. Veo en el Gobno á un imbécil mal intecionado, dirigido p[or] dos bandidos... en fin, no puedo ahora escribir con claridad. mañana presentaré mi protesta y me someteré á mi destino. Todo confirma q. hay algo, relativo á mi, combinado con C. garcia y q. se le espera. No es problable q. me larguen (si me largan) hasta q. él venga. Es una vergüenza el escondite en q. hemos acampado, á mas de 5. leguas de Guisa, y trayendo 200. hombres. Cobardes! Y creen q. les temo y q. no les presenté batalla; p[or] q. no pude! Este "Diario" es el mejor mentis. Por mi no se derramará sangre en Cuba.

Miercoles 5.  Con la misma orden de costumbre, nos pusimos en march á las 6½ de la mañana y a las 12½ del dia acampamos en los Horneros junto á un arroyuelo. Pasamos p[or] la Toronja. Este nombre me recordó los dias de mi juventud, cuando venia con mis amigos á las ferias de Guisa; p[ero] levantandose á su lado el fantasma de la dominación española, me hizo odioso el recuerdo. El camino es bastante quebrado, sumam[ente] estrecho y predregoso: las lomas son muy empinadas. A lo ultimo caminamos á rumbo. Qué ignominia á los 5. años de guerra! Cuando se ve uno sustituido en su puesto p[or] una persona tan indigna, pierde la satisfacción de haberlo ocupado. llegó el correo de davis. Me citaron á consejo, p[ara] abrir los pliegos, al cabo de muchas horas de su llegada. No puedo persuadirme de q. hayan dejado de ser vilados. Les entregué la poca correpondencia oficial q. vino. Mi Anita me escribe q. no me deje deponer; p[or] q. Cuba se hunde. Dios no lo quiera; p[ero] yo no podia obrar de otro modo sin romper la Constitucion y halagar las ambiciones de los jefes militares. No podia transijir con la Cámara sin empañar mi prestijio. Mis adversarios tampoco podian ceder sin mantener p[or] lo menos el statu quo, y ellos lo q. querian era medrar. Todo paso hubiera sido inutil, ridículo y tal vez, al fin, la guerra civil. Yo deia de inmolarme y me imsol . Cristo resucutó despues de la cruz. Las medidas p[ara] acampar estan tan mal tomadas q. no hay material p[ara] ranchos, y asi nos mojamos con un aguacerito q. cayó p[or] la tarde.

Jueves 6. Al ir á estender mi protesta, Bravo me aconseja q. aguarde, atendiendo á la clase jente con quien tratamos, y lo q. me conviene es verme libre de ella, protestando luego q. esté en seguridad. Qué haré? El es un buen amigo y efectivam[ente] temo q. mancillen á Cuba con algun acto inicuo. Maceo llegó ayer. Felix me pidió plumas y papel lo q. le facilité. Dice q. hoy llegará Cintras á quien han mandado buscar, sin duda p[ara] tratarse de mi. B. Ramirez me ofreció sus servicios: parece q. ya no estoy tan apestado. Regalé á Caimary un mapita de Cuba y las ordenes grales de Agramonte, y á Panchito el Manual del Cabo: además a cada uno una pluma con su mango fino. Bello me mandó 12. pliegos de papel y los cedí p[ara] los trabajos del Gobno. Dicen q. Zambrana, Villegas, Arteaga y Pancho Arredondo han escrito contra mi y Quesada; y q. Javier va á Camagüey á las órdenes de Gomez. Se marcharon Cimary y Panchito con los del Gato. Es muy estrañon que ni Man[uel] ni Castillo me hayan escrito. Aqui no faltan rodadores y mosquitos. Ya vino Ramirez á murmurar de Felix; p[ero] le corté la conversacion. Estoy temiendo los compromisos q. haya podido contrater Man[uel] p[ara] proporcionar con su firma recursos á Cuba. Me bañe en el arroyo. Estoy p[ara] renunciar a las ordenanzas q. me dan; p[or] q. de poco sirven. Salieron todos á viveres.

Viernes 7. He pensado varias veces q. no pudiendo asegurar quien (de la Cámara ó yo) era el equivocado, no debía acudir al derramam[iento] de sangre (á q. instintivam[ente] tengo horror) sin esponerme á hacerlo injustam[ente]. Cuando el provenir haya despejado la incógnita los q. tomen las riendas del gobierno sabrán positivam[ente] á q. atenerse. Gomez debe mirar mal á Javier. Hoy tocaron aquí la corneta y habiendo con poca escolta, tanta confianza ahora no juega bien con el escondite. Yo hubiera abierto ya p[or] este lado una comunicacion con la costa q. está cerca. Volvieron los asistentes con viandas. Se dice q. nuestras tropas estaban cerca de Manzan[illo]. Estoy escribiendo varias cartas p[ara] circular mi Manifiesto del 31. de Oct[ubre]; p[ero] me temo q. las intercepten. Regalé á Y. Mora un pañuelo q. me pidió), y á M. Pacheco una muda de ropa. Me he convencido de q. el nuevo Gobno está abriendo las cartas; por q. he visto una de Ricardo (q. está en Manz[anillo]) á Carlitos con un sobre acabado de poner y de escribir. Sigue de tal modo el sistema de opresión y misterios, y los cubanos tienen tan fresca la memoria de las serviles costumbres españolas, q. no se atreven á hablar en reserva unos con otros p[or] temor de q. se achaqué á conspiracion. Yo no visito á nadie.; p[or] q. no quiero comprometerlo, ó q. no le guste mi visita. Es preciso q. antes él me la haya hecho y yo se la corresponda, como á Ramirez esta mañana. Y eso q. yo conspiraba, según ellos, á quitarle al pueblo sus libertades! Jamás infundí á nadie recelos del Santo Oficio. Todo el mundo hablaba lo q. le ocurria y se juntaba con quien era de su agrado. No siendo á los militares, p[ara] con sus jefes, (no p[ara] conmigo) á ninguno le ecsijian la mas pequeña demostracion de respeto.

Sábado 8. Parece q. ha llegado correspondencia p[ara] mi y se han apoderado de ella. El manejo q. se observa conmigo, lleno de pequeñas miserias, no me causa hoy indignación, mortificacion, ira ó rencor, sino asco, asco, asco. Pobre Cuba! El "Diario de la Marina" de 27 de julio de este año trae en su art[ículo] de fondo, titulado "la cuestion de las cuestiones", párrafo ​​​3º  la mejor apolojia de mi gobierno desde el 10 de Oct[ubre] de 1868 hasta su fha sintetizando mis esfuerzos p[ara] sistener la bandera de Yara en tan desfavorables circumstancias. Vino F[ederico] Varona á despedirse p[ara] las Tunas. Cada rato viene á vernos. Y. Mora y sospecho q. es p[ara] sacarnos algo. Pagué su visita á varona y le dí pliegos abiertos p[ara] V. Garcia y Gomez con mi manifiesto del 31 de Oct[ubre] y otros docum[entos] de igual clase, no sé si los entragará. Es tiempo de decir algo sobre algunos móviles de mi deposición. S. Cisneros queria ser Presid[ente] de la Rep[ública] Este se opuso en la junta de San Miguel en 1868. al levantam[iento] inmediato. T. Estrada queria sr Presid[ente] de la Cámara. Este fue reformista y quiso desbaratar el pronunciam[iento] del 10 de Oct[ubre]. R. Trujillo tiene un miedo cerval á Quesada y quiere irse p[ara] Jamaica, donde está su novia. F. Fornaris es enemigo de Quesada y está disgustado p[or] la cesantía del suegro q. no podrá socorrer á la mujer.(1) E. Machado tambien es enemigo de Quesada y se agravió conmigo; p[or] q. no le di pasaporte p[ara] el extranjero. M. Garcia odia á Quesada, p[or] q. lo sumarió y queria asegurar su grado. Los demas van de reata y casi todos votaron la deposicion de Quesada. Graduese el prestijio de ese Gobierno. Maceo fue tachado p[or] corrompido y violador de mujeres al principio de la revolucion. Tuvo q. salir de mi Gabinete, cuando llegué á saberlo, y p[or] q. los militares no querian obedecer las órdenes de un cobarde. Lo creo sentido conmigo; p[or] q. no le concedi pasaporte. De Felix gralm[ente]se dice q. no es un peor bandido calabrés. En este viaje á Cuba se me han referido los robos, asesinatos y demas horrores q. perpetró al principio de la revolucion. Han halagado á Gomez y á C. Garcia con dividir la Ysla en dos Departam[entos] solo y ellos á su cabeza; á Calvar con el mando de Cuba y Bay[amo] á Maceo con otra cosa q. aun ignoro.  V. Garcia lo atraen con Scria de la Guerra. Un hombre q. no sabe ni hablar! Asistirá todo con maceo de Scrio universal! Cuentan q. este y Felix se dijeron mutuam[ente] “cuidado, chico! Es preciso no manejarse mal!” Se dice q. “Los Amigos de Cuba” escribieron al Marqués, manifestandose muy satisfechos del manejo conciliatorio de Quesada. Esto lo oculta él p[or] supuesto. Refiere Mora q. mi comportam[iento] es muy elojiado hasta p[or] mis contrarios. Qué rareza!

 

Domingo 9. Nada se ha resuelto todavia sobre mi instancia. He aguardado con paciencia; p[or] q. me es sensible hacer resaltar un manejo q. mañana puede juzgarse indecoroso p[ara] el Gobno de mi patria, p[ero] p[or] otra parte está mi dignidad ofendida y podria presumirse q. no defendia mis derechos naturales p[or] cobardia ó debilidad q. me hacia doblar la cabeza ante la injusticia. Representaré, pues, moderadam[ente]. Segun versiones, ha influido en mi deposicion q. yo no andaba roto y sucio; q. daba importancia á mi puesto; q. mi esposa y amigos me mandaban ropa y otros efectos; q. recibia cortesm[ente]con reserva y ceremonial; en suma q. tenia formas y tendencias aristocráticas. Yo no sabia q. p[ara]ser republicano, se necesitaba indispensablem[ente] practicar la filosofia de Diógenes el Cínico. Ayer se constituyó la mesa en la Cámara; Presidente, Jesus Rodriguez; Vice, Machado, Scrios, Betancourt y Fornaris. Bravo chasco p[ara] T. Estrada! Parece q. todavia se les atraviesa! Ecsaminada la posicion q. ocupamos; (escojida á […]5 “leguas” de Guisa, donde hay un gran número de voluntarios muy practicos y enemigos nuestros bajo el mando del famoso Lolo Benitez, con una escolta pequeña, mal armada, indisciplinada y á las órdenes de un Gefe poco conceptuado como hábil y valiente, me parece q. estamos bastante espuestos, si no nos sirven de resguardo las operaciones de nuestras tropas sobre Manzan[illo] o el decaim[ento] de los españoles. Dicen q. Felix ha traido ya su querida al campam[ento] del Gobno. Pronto harán todos lo mismo. Me cuentan q. Aguilera escribió culpando á la Ajencia Confidencial, p[or] no haber venido él á Cuba. Como si aquella le hubiera cerrado las puertas!Mora está echando pestes contra todo lo q. pasa y p[or] si es mandado, yo acepto todo lo q. se hace con la mayor indiferencia. Pens´´haber ido á visitar á una familia en la cercania; p[ero] me arrepentí p[or] temor de q. se me prohibiera. Dice J. Pavon q. el Cap[itán] Rabí le ha contado q. ha sabido p[or] Berzaga q. en Guisa habia muchos festejos; p[or] q. los españoles nos habian cojido una gran espedicion con 3. Gralesy un buque de mucho valor.; p[ero] q. se habian suspendido los festejos, p[or] haberle llegado otra mala noticia. Ojalá sea falsa nuestra desgracia! Nos perjudicaria hoy muchisimo. Los nuestros destruyeron el campam[ento] del Guaneco.

 

Lunes 10. Dicen q. Trujillo se alegró de la perdida de los espedicionarios; p[or] q. eran traidores (?) El Marqués junto con él observa: “Qué vienen hacer aquí esos hombres? A ocupar puestos ganados p[or] otros? Nosotros tenemos jente de sobra! Estoy seguro de q. con lo q. hemos tomado en el Guamo, (todavia no se sabe si en el Guamo hemos tomado algo) está compensada la perdida ¡Qué hotentotes! Y la influencia moral, bárbaros? Y la pérdida de vidas, miserables? Qué honras tributais á esos patriotas! Ayer se proveyó á mi instancia, lo mismo q. á la anterior, q. se diera cuenta en consejo ordinario. Vaya con Dios! Mas se perjudica ellos q. yo. Esperaré p[or] Cuba. Dicen los españoles q. Anita fue á hacer reclamaciones al “Sun”. No lo creo. Murio el Duque de Riánzares. Es inminente el restablecim[iento] de la Monarquia en Francia. Mas pronto morirá la Rep[ública] de España. Dicen el Marqués y Trujillo q. Castelar es un bárbaro! No es mal sastre el q. conoce el paño. En estos momentos nada me atrevo á escribir sobre los seres mas queridos á mi corazón. Hoy tal vez sepa de ellos raras veces. Pero mi corazón está tan rebozado de sentimientos q. se desbordaria como un torrente, si se le suspendiese un poco el dique. Ocultaos, puras y ardientes afecciones de mi alma, y derramese en el interior de ni oecho el raudal de mis lagrimas! En cuanto al efecto q. en mi causen las asperezas de la suerte, oh! Ruat celum! Segun los españoles, la espedicion de Bembeta se embarcó en N.Y. cn mucho escándalo. Se dice q. ha sido llevada á Cuba y q. uno de los Grales tiene un nombre muy estraño. Aunque no aconsejaré á Quesada q. deje de seguir trabajando activam[ente] p[or] Cuba, es en realidad dudosa la actitud q. debia asumir en las actuales circunstancias p[ara] no perjudicar, (ó q. se le tome p[or] pretesto p[ara] perjudicar) á Cuba.

 

Martes 11. Parece q. por via de Manz[anillo] se confirma la pérdida de la espidicion. La “Revolucion” nos defendió, á Quesada y a mi, del ataque de Rebello en el “Sun”. Hay frio. Peña escribió una carta al Marqués en q. denuncia sus manejos.Maceo sigue con calenturas y volví á mandar á saber de su salud. Dicen q. el nuevo Gobno va á ocuparse de las actas de consejo q. extendió Morales y yo rechacé; siempre las personalidades. Mucho temo q. á causa de nuestras pequeñeces, nos vuelvan algunos la espalda. Entreoí una sesion de la Cámara: todos hablaban á un tiempo y se distinguian en el tumulto frases tan poco parlamentarias como estas: “nos da la gana”: “esperése!” Hace días q. Bravo está con calentura. Hoy habrá llegado á Jamaica la noticia de mi deposicion. Qué escandalo! Qué consternacion p[ara los buenos! Y unido todo á la pérdida de la espedicion! No he cesado un instante de pensar en la ignorancia de estos hombres, q. todavia con los españoles en campaña, han desatado todos los elementos de discordia q. ecsisten entre nosotrosy q. cierran con el broche pavoroso de la guerra de razas. Este desenlace era el q. yo temia y trataba de prevenir con mis medidas y el respeto q. infundia á los que me llamaban “el amo de la guerra”. He oído decir q. se pone en boca de C. Garcia q. si “la guerra dura 6. Meses mas. […] él no pelea sino se mete con su jente á conur[…]”.

Miercoles 12. Van 3. noches q. duermo mal. Debe ser efecto de la falta de silencio y retiro á q. siempre me ha obligado la lijereza de mi sueño. No puedo dormir de dia, y de noche no duermo mas q. el momento en q. todo se queda tranquilo. En el campam[ento] despues q. se fué Varona, de quien era la corneta, no se toca "Silencio", ni "diana", ni nada. Sabe Dios cómo estarán las avanzadas! No creo facil q. España mande 12.000. hombres á Cuba. Paso los dias en escribir ó conversar con mis compañeros y los pocos q. vienen á visitarme, entre ellos, el falso Y. Mora. Libre ya de los cuidados del gobierno, siento un vacio muy grande en esta soledad q. solo podria llenarlo la vista de las personas q. mas amo y de quienes estoy ahora mas q. nunca separado tal vez p[ara] siempre. Veo la suerte de Cuba independiente demasiado dudosa y carezco hoy de datos p[ara] confiar en penetrarla. Mi corazon siempre es suyo y quiero saber..? Quizas mi unico porvenir sea padecer p[or] ella. Entre los diversos afectos de q. estoy combatido no pudiendo probablem[ente] ser feliz en los brazos de mi familia, ¿p[or] q. no encontraré el reposo muriendo p[or] mi patria? Dicen q. no hay reserva ninguna en los asuntos del nuevo Gobno: todos se enteran de cuanto pasa y se hace: hasta los libros y docum[entos] mas secretos andan de mano en mano. Vino á verme una muger llamada Ynés Martinez, á quien los españoles le mataron el marido é hijos, dejandole las hijas. Estan en gran desnudez y le di agujas, hilo, botones, casabe y tabaco. Me pidió la ropa p[ara] lavarmela. Dice q. la avanzada oyó cañonazos ante noche hacia Manzanillo. Llovió.

Jueves 13. Si como es factible, se pierde la mayor parte de los archivos habrá dificultad p[ara] destruir algunas calumnias de mis enemigos; p[ero] no serán tantas, si logro salir de Ysla y enterado de ellas, me es dable rebatirlas en público. V. Garcia sacó el archivo q. guardó Villarmar, segun dice Pacheco. Cuentan q. Maceo salió el otro dia, como un loco corriendo detras de un asistente con puñal en la mano. El ataque de Manz[anillo] es p[or] el actual Gobno de aquellas empresas en q. se va á ganar poco y perder mucho; p[or] q. si sale bien es debido á mis trabajos anteriores, y si se echa á perder, él mismo lo ha trastornado con su manejo. Refieren q. T. Estrada propuso á Y. q. [...] Entrando este llegase á ser diputado, le apoyara una proposicion q. pensaba hacer si dentro de 6. meses no venian recursos del estranjero, p[ara] quitar á los emigrados cubanos los derechos de ciudadania ¡Cuanta prevision, si no tambien debiera decirse, cuanta ridiculez! Está lloviendo bastante.

Viernes 14. La lluvia duró hasta la noche. Hoy estuvo Mora burlandose, á veces amargam[ente] de los actuales prohombres; p[ero] yo siempre lo eché a bromas y aparté la conversacion, p[or] q. temo su doblez. Se han llevado á Maceo á un rancho de familia; p[or] q. no cesa de llorar y gritar. Los remordim[ientos] tal vez..! Dicen q. á contado á Trujillo muchas calumnias sobre mi vida privada. Que infame! Dios los perdone! Para su comida estrena matando torcaces á tiros. Nunca consentí q. lo hiciesen p[ara] la mía, cuando estuve enfermo. Por pronta providencia, han empezado á comerse las gallinas de la pobre familia q. le da albergue. De él me contó hoy Bravo q. le habia narrado con el mayor cinismo, horrores de si propio en todos jeneros de inmoralidad. Lloviznó.

 

Sábado 15. Por la madrugada llovió. Vino una mujer llamada Juana Vega, con un niñito de 4. años, á verme y á este le dí. 6¼ P. Noticias de Guisa-q. se ha quemado á Manzanillo y habido muchos muertos; y q. efectivam[ente] fué cogida en el mar la espedicion de Bembeta con Ryan y un hermano, ó sobrino mio... En fin ,sea p[or] Cuba! Nadi tiene mas derecho á padecer p[or] ella q. mi familia. Parece q. el Guamo fué entregado. Anécdota. Reconvenido Trujillo p[or] el actual Presid[ente] de la Cámara á causa de su manera de comportarse y recomendando este q. no se diese lugar á criticas, repuso aquel: "Nuestra Cámara es de las mas moderadas. Todavia no ha habido en ellas puñales y tiros." Otra. Anoche se oia una gran disputa (p[or] no decir grave escándalo) entre el Marqués y varios diputados. Sostenia Trujillo q. durante la revolucion, debian estar cortadas todas las libertades y q. asi él no permitiria un periódico en q. se abogase p[or] la "anecsion á España". T. Estrada y el Marqués opinaban q.debia permitirse (la cabra siempre tira hacia el monte) y como Trujulli los insultara y se diera el Marqués p[or] ofendido y no se opusieran mas argum[entos] á los del primero, observó Y. Mora: "Entonces p[or] q. se valieron de ese pretesto p[ara] deponer a Céspedes?" Callaron todos y se disolvió la reunion. Llovizno varias veces.

Domingo 16. Se habia dicho q. Maceo mejoraba; p[ero] anoche estuvo muy grave. Siempre mando saber de su salud y no voy á verlo p[or] las aguas. Hoy no han mandado mas q. dos ordenanzas. hace frio. Como a las 9¼ de la mañana murió Maceo. Invité , como Ven[...] de la L[...] "Independencia". á los hh[...] mas[...][1] p[ara] que asistieran al entierro. Sicut vas figuli coufringes eos. Murió de fiebre cerebral. Sobre su cadaver ahulló Juan Spotorno q. habia muerto p[or] ir á ver á la querida q. tenia en Naranjo. Habrá vileza..!! Vino á visitarme el Com[andante] Aguirre. Casi no tenemos q. comer; p[ero] no hay cuidado. Dicen q. la muerte de Maceo ha infundido gran pánico entre los gobernantes: quieren salir de aqui á toda prisa y se preguntan quien le seguirá?" Si cayese otro, ó si muriese en los españoles, no seria estraño q. se repitiera una de aquellas dispersiones q. antaño hacian conferir al "torpe y aristócrata Céspedes" amplias facultades. Como á las 4¼ de la tarde, á pesar de estar malo de la cabeza, fui al entierro de Maceo. Estaba algo alterado de facciones y se le habia prolongado la nariz, lo habian vestido con decencia, atandole un pañuelo de la cabeza á la barba, y lo habian puesto dentro de una especie de caja larga, sin tapa, hecha de varitas verdes. Asistieron varias otras personas y presidimos el duelo J. Rodriguez y F. Figueredo; á mi me incorporaron á ellos , como Ven[...] Cargandole 4. libertos semi-desnudos y p[or] una veredita estrecha y tortuosa bajamos, cerca del rio Guamá, á un llanito donde estaba cavada la fosa bastante baja. . Fué preciso ensancharla un poco p[ara] q. entrara la caja. Aunque sin ceremonias, los mas... le echamos un puñado de tierra: luego se le cubrió enteram[ente] y p[or] ult[imo] se le pusieron encima muchas piedras sueltas; ordinario túmulo de los mambises. Allá despedimos el duelo y volvimos á la casa mortuoria, en la q. nos dieron á cada uno una taza de café, y finalm[ente] en dispersion regresamos á nuestros ranchos. La escena se prestaba á ciertas reflecsiones, aquel hombre q. se educó en Madrid, q. siempre él y toda su familia estuvieron ál servicio de los españoles y fueron empleados p[or] ello, no pudo lanzarse a la revolucion p[or] espiritu de independencia y amor á la libertad de Cuba, sino p[or] ambición personal, creido de q. el poder español bamboleaba y q. p[ara] medrar en el nuevo réjimen, debia tambien darle su empujoncito. Su posterior conducta en la revolucion lo ha acreditado asi. Hipócrita y corrompido, spre procuró situarse al amparo del mas fuerte, ya q. nunca p[or] sus antecedentes y su cobardia, consiguió ocupar la primera línea. En los últimos dias, conocidos p[or] todos, no queria separarse de la costa del mar; p[or] q. su fin era embarcarse p[ara] el estranjero; p[ero] viendo sin duda una probabilidad mas favorable p[ara] hacerlo, entró en la liga contra mi formada, cuyo buen ecsito, p[or] mi actitud de mom[ento] comprendió. Alcanzó asi un elevado destino y preparó su viaje, tal vez en alguna comision. La muerte lo sorprendió en esos planes q. seguram[ente] le ecsitaron mucho el cerebro; y he aqui q. el q. hoy se creia arbitro de los destinos de la Rep[ública] p[ues] con su mayor intelijencia y conocim[iento] habia de dominar á los q. los rodeaban, q. no tendria responsabilidad, p[or] q. otros eran los q. figuraban en los puestos de peligros, q. se habia halagado p[or] sus ideas de venganza y salvacion personal, ahora yace en una tumba oscura, lamida p[or] las aguas de un rio desconocido y acompañado solam[ente] por los ahullidos de los perros jíbaros.

Lunes 17. Toda la noche estuve con dolor de cabeza, efecto de la debilidad, ó sea. inedia. Vinieron de Guisa los asistentes y trajeron boniatos. Fornaris renuncia la Scria de la Cámara y en su lugar fué electo M. Garcia. Dicen q. C. Garcia ha hecho sumariar á B. Muñoz. Parece q. Maceo ha dejado papeles q. se andan leyendo publicam[ente]. Una es la minuta de una carta á Aguilera en q. le ecsije q. venga pronto; p[or] q. la actual Admon carece de energia é intelijencia. Qué habrán dicho sus cofrades? Pues si Aguilera podrá traer de ambas cosas en los bolsillos? Dicen q. Felix ha obligado á un padre de familia de estas cercanias á q. le traiga dos jutias diarias. El infeliz tiene ya la familia muriendose de hambre. Esa es la democracia y la honradez en el poder!

Martes 18. Va apretando el frio. Para mantenernos, además de lo que nos traen los asistentes. cambiamos lo q. tenemos p[or] comestibles. Parece q. las "memorias de Maceo" estan escritas ex post facto y llenas de mil embustes dirigidos á ponerse él de relieve bajo un falso aspecto de luz q. lo favorezca, lo q. ha disgustado mucho á sus cómplices. El niñito á quien di la moneda y q. se llama Manuel como el de C... me mandó un pedacito de judía y se la correspondi con una güirita de miel. Mataron hoy un caballo en el campam[ento] y no nos mandaron carne. Vino Sardiñas á despedirse p[ara] la costa y con él escribió Carlitos al Brig. Perez. Esta lloviendo. Todos los dias viene D[oña] Inés la lavandera y siempre le damos alguna cosa. Mandó el Marqués á F. Betancourt p[ara] q. yo le informase sobre algunos asuntos de gobierno y le facilitase papel: á ambas cosas accedí y habiendole requerido p[or] el despacho de mis peticiones, me contestó á nombre del primero q. se habia tropezado con una dificultad y consultado á la Cámara; otra evasión sin duda. Con todo p[or] lo q. veo, no dejo de figurarme q. el pobre Marqués ha sido puesto en la Presidencia con la condicion de q. no haga nada sin la aprobación pública ó privada de la Cám[ara]. Cuando ha dejado el tonto de ser un maniquí? Podrá tal vez dar la clave de todo esto q. hoy en la Cámara se ha tratado de mi primer Manifiesto al Pueblo y al Ejército de Cuba y ha quedado aplazada la cuestion de q. si se le debe considerar como sedicioso y sujetarme á un Tribunal. Al fin pueda q. llegue á ser asesinado juridicam[ente]. Con referencia á unos españolizados de Guisa ó Jiguaní se asegura q. cuando nuestras tropas atacaron á Manzanillo, ya estaban peleando dentro; p[ero] q. no se pudo quemar mas q. la mitad de la poblacion. 

Miercoles 19. Aunque se dice q. el bote mandado construir es p[ara] Pancho Vega. se cree q. es p[ara] embarcar á Pedro Maceo y al Padre Odio en comision secreta á el nuevo Gobno. Veremos lo q. sale. Si bien el esperado Gobno despidió á Quesada de la Ajencia, dejando á Castillo interino, hoy se dice q. la Cámara ha nombrado á Aldama. Qué se ha hecho, pues el Ejecutivo? El nombram[iento] de Aldama es como quien dice: "tu q. nos metiste en este pantano, sácanos de él". Aceptará el Benemérito? Por lo visto se ha convertido la cuestion en personal entre los alda mistas y quesadistas, subiendo y bajando cada partido á su vez. Vaya! Estamos esactam[ente] como los españoles entre sagastinos y zorrillistas. No es poco lo q. hemos adelantado! llovió varias veces. Se me comunica q. el difunto Maceo debia embarcarse en el bote p[ara] ir á buscar á Aguilera.Qué tal? Acerté? B. Ramirez me mandó un poco de miel. Voy mejorando... ja, ja, ja.

Jueves 20. Toda la noche estuvo lloviendo y sigue el temporal. Parece q. en el estranjero se nombrará a Mestre, sustituido p[or] Echeverria Comisionado Diplomático, con un preambulo de satisfaccion p[ara] el Gobno americano; (!) p[ara] Ajentes Grales á José R.Boza, Aldama y Villegas(sic). Este p[ara] unir á los dos anteriores como representantes de los quesadistas y alda mistas. Esto es risible. Una ajencia heterogenea y suponiendo á los dos primeros hombres honrados, p[ara] broche de union un pillo asesino y "lacayo de Aldama". Respecto al Gobno americano, ni se dió p[or] ofendido de q. le suprimieran una Comision q. él no queria admitir, supuesto q. despues ha protegido nuestras esposiciones, ni p[ara] él podía ser tempestiva siquiera la medida, cuando ya habia recibido la protesta  de R. Céspedes en el caso del Pioneer. Se dice q. ya, hasta entre los mismos Diputados, hay desacuerdo p[or] la marcha dictatorial q. quiere seguir la Cámara, arrogandose p[or] completo las atribuciones del Ejecutivo. Si este fué uno de los secretos de mi deposicion! Por fin se resolvieron mis peticiones en sentido de q. habia muchos asuntos q. ecsijian mi presencia en la mansion del Gobno, segun parece indefinida[ente] y se me ha pedido una porcion de simplezas; p[ero] como me ha sido comunicado p[or] en Scrio del Consejo y antes no era ese el conducto p[or] donde se notificaban las resoluciones del Presidente, me informaré antes de responder p[ara] no errar. Sigo en la creencia de q. se trata de demorarme con alguna idea. Paró la lluvia bien tarde.

Viernes 21 Amaneció nublado y frio. Parece q. Mora ha hablado algo sobre ciertos papeles q. se me piden en el oficio de ayer y el piensa q. yo conservo. Pasé a hablar con Betancourt sobre el particular de la comunicacion y despues de consultar con el Marqués, reconocieron el error, echandole la culpa al difunto Maceo y recogiendo el despacho p[ara] rehacerlo y volvermelo á pasar, como lo han verificado con la firma del "Scrio interino de la Guerra". Por las esplicaciones saqué en claro q. el nuevo Scrio del Consejo no hizo mas q. firmar el anterior; p[ues] no sabe estender un acta, ni redactar un oficio. Llegó Ag. Acosta de Manzanillo. Dice q. hubo mucho fuego; p[ues] los enemigos estaban preparados. Tuvimos 80. bajas, entre ellos, muertos los Comand[ante] J. Vega y B. Almirall, á quienes siento mucho mas p[or] q. los conozco personalm[ente]. Parece q. no se hizo gran cosa. Nadie se nos unió. Ya empieza á hacer efecto mi deposicion. Tambien contribuiria la pérdida q. se confirma totalm[ente] de la espedicion q. venia en el "Virginius". Echaron los cubanos al agua casi todo el cargam[ento]; p[ero] fueron apresados cerca de "Punta Morante" sin salvarse ninguno. Ya ha sido fusilado un número espantoso, siendo de los primeros mi hermano Pedro, como me lo sospechaba. Su entusiasmo p[or] la causa de Cuba, á quien sacrificaba su familia numerosa, indijente e inútil, lo trajo otra vez á estas playas contra mi parecer, gozoso, sin duda, de traer esos recursos á sus hermanos, los patriotas combatientes. Alcanzó una muerte honrosa, mártir de sus opiniones, y yo me quedo en la tierra p[ara] llorarlo, socorrer á sus hijos y vengarlo, antes q. me llegue el turno de abrazarlo en los dominios de la nada. Pueda mi fin ser tan glorioso como el de esos valientes cubanos! Honor y loa eterna a sus restos y á su noble memoria! Casi todas las cartas q. recibo, traen señales de haber sido abiertas, y lo mismo una F. Sanchez p[ara] M. Quesada. Pero que hemos de hacer? Portarnos como quien somos p[or] amor á la patria. Ofrecí al Presid[ente] interino de la Rep[ública] q. utilizara mis servicios con motivo de la catástrofe del "Virginius"; p[ero] no desistiré en marcharme, ni aceptaré empleo. Con Betanc. me dió el pésame p[or] la muerte de Pedro y le contesté con espresiones de agradecim[iento] y enerjia patriótica. Vinieron á darme el pésame Fornaris, Estrada M. y Mis. Garcia, Rodriguez y Hurtado del Valle q. funje de Scrio del Esterior. Figueredo lo p[or] escrito como h[...] Bravo fué portador de mi oferta al Presid[ente]. Le dijo q. al encargarlo yo de tan honrosa mision, le habia encarecido q. manifestara q. no tenia mas movil q. la mayor buena fé y el mas acendrado patriotismo. Demostró aquel alegria y ponderó el acto; p[ero] enseguida al retirarse Bravo, le preguntó si quedaba retirada mi peticion de salir p[ara] el estranjero. Bravo espresó asombro y le replicó q. aunque nada habia tratado conmigo sobre el particular, creia q. mi posicion y p[or] las razones en q. se fundaba mi pedimento, me seria indudablem[ente] mas grato prestar mis servicios fuera de la Isla, especialm[ente] ahora q. quedaban en total abandono la viuda y huérfanos de mi hermano. Se comprende q. hay deseos de obstaculizarme mi salida. Qué pequeñez de Presidente! Se dice q. han salido familias de Manzanillo y q. despues del ataque parece q. hubo dentro fuego, saliendo unos voluntarios q. C. Garcia habia mandado recojer. Se corre q. Lamela fué llamado á la Hab[ana].

 

Sábado 22. Escribí a Anita y á Jaquina, la viuda de mi hermano Pedro. Tambien escribí á C...He tomado varias precauciones p[or] distintos conductos p[ara] q. Anita sepa de mi verdadero estado; p[ero] temo q. ni aun asi llegue á su noticia.

Domingo 23. Se dice q. el nuevo Gobno ha circulado una comunicación á los Presid[entes] de las Rep[úblicas] sur-americanas en términos muy impoliticos. Escribí a Borjita. Vino P. Amabile de Manzanillo. Nada de nuevo. Moteja el modo de atacarlos. Pue[1]

tará sobre la Cámara. Ojalá q. no sea en daño de Cuba! Algun dia podrá comentarse esta observación. parece q. Bembeta llegó á la costa y no cargó la espedicion; p[or] q. no encontró jente apostada en aquella. La inesperiencia! Si la hubiesen traido Rafael ó Melchor, la hubieran puesto en tierra. como de costumbre salvándola. Y con 120. espedicionarios! Sea p[or] Dios! Desgraciados! Bien caro han pagado su error! Llegó el nuevo Cap[itán] Gral de la Ysla.

[1] En el Diario falta la página que comprende parte de los días 23 y 24, correspondiente al folio 59 en la numeración del manuscrito original.

 

Martes 25. Comunicación ayer de Guisa q. Lolo Benitez pedia 200. hombresp[ara] venir á atacarnos; q. Burriel estaba en el Cauto con 3000. hombres; q. se habia acabado la guerra en España y vendrían grandes refuerzos y qué habia mucha miseria en los Pueblos la misma letanía de siempre. Por orden del nuevo Gobno entregué el "Cubano Libre". Debe tener en su poder la coleccion del difunfo Maceo y sin embargo contra mi voluntad me despoja de la mia! Aparte de la miseria de esa accion, no puede llevar otro objeto q. arrancarme los docum[entos] q. contiene y algun dia me servirian de útiles comprobantes. Ynfames! Para oscurecerme o deshonrarme tendrian q. rasgar mas de una pájina de la historia. Se asegura q. saldremosde aqui pasado mañana. Para donde llevaran ce roi decouronné! Gran tumulto en la Cámara. Trujillo y M. Garcia se insultan mutuam[ente]. Los Diputados salen corriendo á buscar al Marqués p[ara] q. los tranquilice! Garcia protesta renunciar su puesto, si asi siguen las sesiones.

Miercoles 26. Pagué algunas de las visitas de duelo esta mañana y al mediodia las restantes. Trujillo se burlaba atrozm[ente] de la cobardia q. imputaba á Garrido y referia q. este una vez habia dicho: "Vamonos de aqui antes q. los españoles nos envainen".Cuando se supo el intento de venir Lolo Benitez á atacarnos, se apresuró la Cámara á pedir al Marqués q. nos marcharamos, p[or] medio de una comision en q. venia trujillo. Como el Marqués oponia algunas dificultades le dijo un sobrino suyo (p[or] q. todos toman parte en los negocios publicos) "Sr, Salvadorica, (nombre de familia del Marqués) vámosnos pronto, no sea q. nos envainen; p[ues] parece q. hay muchos Garridos." Bola de q. los voluntarios salidos de Manzanillo son 500. con artilleria y q. se dirigieron á Sabanalamar, desafiando á los españoles. Esta noche se oia una gran algazara y á Trujillo y al Marqués diciendo muchas insolencias. De solo oirlos estaba yo indignado.

Jueves 27. Esta mañana supe q. el motivo del escándalo fue q. Florentin Barzaga y Jesus Rabí hicieron prisioneros á 4. cubanos de Guisa y soltaron á los dos mas jóvenes, mataron á los otros dos á machetazos, sin forma de juicio, lo q. fué objeto de aprobacion p[or] parte del Marqués y Trujillo. Ah! Que hombre! Da vergüenza llamarse cubanos como ellos! Salimos como á las  7 ½ de la mañana, mediante la consabida órden; es decir q. sigue la ecsibicion de la fiera. Bajamos el rio Guamá q. cruzamos varias veces. Tambien vadeamos el Bayamo p[or] el Corojo; p[ero] luego lo subimos, pasando algunas ocasiones, hasta q. á la 1. de la tarde, acampamos en las Mantecas á la orilla izquierda del arroyo de los Negros, en cuya marjen, sentado en una peña y ál ruido de sus corrientes y cristalinas aguas, estoy tomando estas notas. Perderiamos cosa de una hora en el tránsito en dos paradas q. se hicieron. El camino, aunque enmangado y pedregoso p[or] partes, jeneral[ente] es bastante llano. Por él salimos al Palmar de Guamá, punto q. ya conocíamos. El Marqués, q. venia mas estrafalario q. Nunca, pone la Cámara delante, q. era donde to acostumbraba colocarme, como lugar de mas peligro. Pero no quiero hay ser mas cáustico. Dios les perdone sus barbaridades; p[or] q. recuerdo q. hoy hace un mes q. me "dieron la libertad".

Viernes 28. Estoy pensando q. como el personal de este Gobno es tan infame y saben q. he avisado á mi familia p[ara] q. trate de sacarme de aquí, me demoran mas p[ara] q. gaste el dinero en balde y tal vez perezca alguno de ella. Dicen q. los españoles levantaron el campam[ento] del Pinar. Un hecho q. prueba q. el caracter cubano no se ha modificado todavia. P. Amable, á quien he dispensado algunas atenciones, despues q. se marchó escribió al Marqués p[ara] q. me dijese q. no habia estado á visitarme; p[or] q. no sabia q. yo me hallara alli. Y eso q. tienen á este p[or] loco! En cambio un infeliz Juan Perez, me trajo ayer un pedazo de puerco-Apólogo. "Con paso firme y seguro, pronta y aguda vista, brazo robusto y corazon valiente caminaba un guerrero p[or] las montuosas soledades del Africa. De pronto repercutieron los ecos, estremecióse la selva y...reinó luego pavoroso silencio. Habia ruido el leon hambriento desde su caverna! Sereno el guerrero, aprestó sus armas y cuando se presentó de un salto la fiera, arrojose á ella y con certera lanza logró abrirle en el pecho ancha boca p[or] donde se le escapó la vida. No bien tuvo tiempo p[ara] darse cuenta de su victoria, cuando oyó el silbido de la serpiente y la vio amenazante enroscada en el nudoso tronco de un árbol. Al aspecto de aquel reptil inmundo y cobarde, q. media con astucia todo el alcance de su embestida, comprendió q. preso en sus elásticos anillos, la luvha tendria para él un resultado fatal; y aunque no se intimidó su gran corazon, elevó su alma á Dios y se preparó á morir." Se dice q. el Ejecutivo presentará á la Cámara un mensaje p[ara] q. esta resuelva sobre mi futura situacion, un nuevo pastel. Hoy recibí contestacion á mi of[icio] del 25. tomando en consideracion mi oferta. Por este of[icio] y otros he deducido q. cada dia desaparece mas el Presidente; p[ues] todo se hace en nombre del Consejo. Todas estas cosas se buscaban. Me di buen baño en el arroyo q. supera en todo al de los Horneros.

Sábado 29. Ayer volvieron los asistentes y dijeron q. no habian podido hacer víveres; p[or] q. en el camino encontraron al enemigo media legua mas abajo del Corojo, aunque no pudieron reconocerlo bien. Se formaron diversas conjeturas y como calculamos q. podian ser cubanos, no nos preparamos p[ara] la eventualidad, esperando el reconocim[iento]; mas habendonos Bravo advertido q. los del Gobno lo tenian todo listo p[ara] salir, si bien nos llamó la atencion q. no nos hubiesen avisado, empezamos á hacer nuestros preparativos, en cuyos momentos llegaron Sabas y nuestros asistentes, y q. supimos q. las fuerzas de C. Garcia eran las q. venian p[ara] acá y estaban ya algunas en el campamento con este y Calvar, quedando otra parte con Maceo en el Corojo. El 25. de este atacaron y destruyeron el caserio de Bueicito, sacando muchas familias: salió herido el Ten[iente] Cor[onel] Herrero con otros dos ademas 4.muertos. De los heridos en Manz[anillo] murió Bernardo Milanés. Se dice q. ya está en la Habana el Ministro de Ultramar. Parece q. al fin salieron pocos voluntarios de Manzanillo. Caymari escribe q. C. Garcia se habia disgustado (pasuema!) p[or] el manejo q. el Gobno observa conmigo. Nuestros asistentes trajeron alguna efectos, de los q. se repartieron á los otros, á Carlitos, á José Yng[nacio] y Jesús: se regaló algo á Bravo y yo guardé p[ara] mi uso solam[ente] un pañuelo de seda q. me dio Sabas y un cepillo de dientes q. me trajo Cayetano. Facilité á Pacheco papel p[ara] un trabajo q. le encarga Fern. Figueredo, quien interinam[ente] está desempeñando el puesto de Jefe de E.M. de Calvar. Barreto, Perea, Pardo y Anselmo vinieron á verme. Dice el segundo q. alguna manifiestan alegria p[or] la perdida del Virginius; p[or] q. asi se le bajaran los humos á Quesada. Esto es increíble! Parece q. Barreto censura el modo de operar en Manz[anillo] habla del comportam[iento] de Caymari y Panchito, especialm[ente] de este conmigo y con pedro. Dice q. C. Garcia y Calvar se espresan en mi contra. Vino á verme Masó y me contó q. al felicitar al Marqués, segun era su deber, le manifestó francam[ente] q. no aprobaba lo q. se habia hecho. Lo mismo me escriben Davis y Raquin.

Domingo 30. C. Garcia dice q. si no se le aceptan ciertas propuestas de ascensos, se retira: ya empieza á querer imponerse. Murieron Rios Rosa y el Rey de sajonia. Dí á Bravo el pésame p[or] el primero, q. era su padrastro. Figueras va de Ministro español á Washington. Se cree en Sant[iago] de Cuba casus belli el del Virginius. Veremos. El actual Gobno mandó por el conducto mas dilatado mis cartas á la familia, sin duda p[ara] mortificarla con la demora. Avisan Bravo y Jesus q. se oye fuego afuera y que nos preparemos. Asi se ejecuta y el Gobno mandan reconocer. Al cabo de un gran rato y mayor molestia, resulta q. una guerrilla de Lolo Benitez sorprendió á Mig. Garcia y Mig. Pacheco q. habian ido solos al Corojo. No ha aparecido todavia el segundo: el primero perdió en la fuga su carabina, sombrero, la levita de Perea, caballo &. Estamos aun esperando el reconocim[iento] porque se supone q. se ha retirado la guerrilla; p[ero] q. unas mujeres q. estaban con Pacheco y Garcia en el lugar de la sorpresavinieron al campam[ento] sin haber vuelto á ver á nadie. Llegaron á visitarme. Ag. Acosta y Milan. Luego lo hicieron Calvar y C. Garcia, este con Masó.

Lunes  de Diciembre

Con referencia á Facundo Garcia, espia en Manzanillo, dice Sabas q. los voluntarios de aquella Ciudad no salieron; p[or] q. teniendo pactado con Javier el realizarlo p[ara] el 20. De Noviembre, se disgustaron con la separación de nosotros dos y las alteraciones del plan. Pagué todas las visitas. Parecio Pacheco sin el caballo: ambos eran prestados. Se anuncia q. nuestro procsimo ataque será á las Tunas y q. Trujillo ha pedido permiso á la Cámara p[ara] asistir á él. Benditos planes q. con tal anticipacion los sabe todo el mundo! Bien es verdad q. llevando á un campeon como Trujillo, poco importa la publicidad. Parece q. cada Poder tendrá su escolta peculiar y q. cualquier número hará quorum! Segun los españoles Quesada estuvo en N. Orleans, les habia robado $15.000. y se habia recojido dinero en el Peru; trabajos perdidos. Todos estos dias me he podido bañar en el arroyo. Lalo Guzman me regaló una cajita de fósforos y yo le di miel á Barreto. Ayer marchó Calvar y con él Perea.

 

Martes 2. Tenemos una nueva ley de Organización Militar. No la he visto p[ero] parece q. sale conforme se preveia, dando un Departam[ento] á C. Garcia y otro á Gomez, solo q. este á quien se señala "todo Occidente" es una especie de Obispo in partibus. Lo más singular es q. censurandose mi Reglam[ento] p[or] el número de jefes y oficiales q. se requeria, parece q. este necesita mas todavia. Esta madrugada se ha sentido bastante frio, siendo asi q. á prima noche hubo calor. Pógase atencion. Se cuenta q. C. Garcia decía con mucha risa: "Qué gracioso Florentino Barzaga! Sabe U Gral —me observaba el otro dia— q. este Gobno "q. nosotros hemos hecho", es tan majadero como el otro! —Ah! Si? Pues ve cuando quieres q. "lo quitemos" y pongamos otro —Está bien Gral; yo le avisaré! —Llegaron Perez, M. Torres, P. Maceo y otros: los primeros me visitaron. Se han hecho varios nombram[ientos] militares; p[ero] aunque han producido cambios, no sé los q. quedaran definitivam[ente] sin destino. Se marcharon C. Garcia, Trujillo, Masó, Barreto, Bravo, Sabas y otros. Co mucho sentim[iento] me despedí de Bravo: quedo ahora mas solo. Sabas se fue p[or] q. nada tenia q. hacer á mi lado: siento su ausencia. Está lloviendo. La £ estaba de 83. á 85/oo.P. Tal vez hayan bajado con nuestros contratiempos. Como Calvar y A. Maceo entraron, al parecer, en la conspiracion contra mi, el Depart[amento] de C. Garcia se divide entre aquellos dos, como Jefes de Distrito; el reparto del botín.

Miercoles 3. Se despidió Perez al marcharse, de un modo estraño. Salimos como á las 7 ¼ de la mañana, "previo aviso"; p[or] una vereda, despues del primer paso de rio desembocamos en Guamá y seguimos el camino ya conocido p[or] Bombon, acampando junto á un arroyo muy pobre y cenagoso en el monte del Demajagualon. Seria la 1 ½  del dia y en transito gastamos como 5/4 de hora en dos paradas: en la primera comimos un bocado. Desde q. me levanté, estoy con dolor de cabeza. Parece q. en las "Memorias de Maceo" zurra este de lo lindo á todos sus cómplices, tratando ademas muy mal á Perez, á quien debia mil favores. Piensa el bribon del Marqués endulzarme las píldoras,, mandándome panales de miel.

Jueves 4. Estando Felix del lado de allá, debo recelar de esos regalos y no acostumbrarme á ellos. Timeo Danaos... Amanecí sin dolor de cabeza. Salimos á las 6 ¾ de la mañana. Bajamos las cuestas del Guariao á caballo; p[or] q. la han compuesto los cubanos. Seguimos el camino conocido hasta pasado el Aguacate: alli tomamos al N.E. Pasamos p[or] el Ponzon. el Guariao, la Caridad donde paramos p[ara] sacar boniatos; el Almacigo, del lado E. del Caudillo, q. cruzamos, y p[or] fin acampamos en el monte del Rabon, á la orilla derecha de un arroyo fértil, siendo las 12 ½ del dia. En las paradas empleamos como hora y media. Hoy no tenemos casi nada q. comer. Cada rato llovizna. En la Caridad estuvo consultando el Gobno donde se ocultaria, y era curioso no solo ver el miedo q. la mayor parte demostraba, sino q. todos hablaban menos el titulado Presidente, q. sintió p[or] donde lo llevaron (del cabestro como un asno) sin escoger sitio. En cambio mandó en latas y destempladas voces q. pusieran en la "prevención" á un muchacho q. creo tiró una piedra; lo q. indica q. tal vez seria apto para "municipal". Parece cierto q. los víveres estan cerca: veremos las demas condiciones.

Viernes 5. Se dice q. Caymari está en desgracia; p[or] q. contó en Bayamo el manejo q. seguia el Gobno conmigo. Muchas puerilidades se han de ver. Tanto el Marqués como Machado estan entreteniendo á José Ygn[acio] con la oferta de q. van á dejarme en libertad de ir á donde quiera dentro de 4. ó 5. dias; yo me rio. Ayer no hubieramos comido nada, si no nos lo hubiesen dado los asistentes. Según manifestó T. estrada á Caymari, no debia despacharseme pasaporte p[ara] el estarnjero, asi p[ara] q. el mundo creyera q. estando yo en la Isla "voluntariamente" todo iba bien, como p[or] q. habiendolos metido yo en la revolucion, (á él no queda duda) si esta se hundia, nos hundiesemos todos. Caymari le contestó q. era una injusticia, despues de haberme quitado la direccion, querer hacerme victima de sus errores, no siendo ya responsable de nada. Llovió varias veces.

 

Sábado 6. Anoche estuve con dolorcillo de cabeza. Hizo frio. Me quejaba antes de la escasez de hombres decentes q. quedaban en el campo insurrecto y ahora estamos peor. Separados de los destinos los q. tenian mas educacion y moralidad y mas nociones de gobierno, se han colocado p[or] lo comun los q. apenas saben leer y escribir corrompidos en sus costumbres y tan ignorantes en la administracion q. no tienen mas q. ideas confusas de lo bueno y de lo malo, de lo justo y de lo injusto. El amor de la patria, el deseo de su libertad é independencia p[ara] muchos no son sino palabras q. han aprendido como la cotorra! No reina mas q. un grosero egoismo. Si los españoles no nos persiguiesen, si no tuviesen oro, efectos y mantenimientos, nadie se acordaria de hacerle la guerra. La mayor parte esta hoy en su elemento. Todo el conato se cifra en conseguir mandos p[ara] tener hombres semiesclavos'  q. con su sangre proporcionen seguridad y comodidades y faciliten el sostenim[iento] del mayor número de queridas posible. Como yo preveia todo esto y trataba de evitarlo, no les convenia mi Gobierno.

(Nota escrita —al parecer por Céspedes— en el guardapolvos de la contracubierta)

Arreglé el reloj el 13. de Agosto. Ya 2. Scr[e]Yd. el 7. de Octubre = Y del 1 de Dic[iembre].

Consta este diario de 68 hojas todas útiles- ademas una cero y las cubiertas ósea ecuadernacion.

Escrito en el reverso de contra cubierta, posiblemente por Manuel Sanguily

El 27 de Octubre de 1873 fué la deposicion del 1[er] Presidente C. M. Céspedes por (decreto) de la Cámara de R.R. de dicho dia. = Por acuerdo = Por decreto ó acuerdo de la misma de igual fha sustituyó el Presidente de la Cámara Salvador Cisneros y Betancourt Marques de Santa Lucia.

Véase pag[ina] —36— de este diario

Libro Segundo

(sábado 6 de diciembre de 1873 a viernes 27 de febrero de 1873)

Sábado. 6 de Diciembre de 1873.

Sabas me contó q. habiendose él puesto á hacer observaciones poco favorables al nuevo orden de cosas, vió q. varios de los prosélitos lo miraban con ojos torvos y amenazantes; p[or] lo q. comprendiendo q. corría peligro no quiero continuar. Esta es la libertad q. yo queria quitarles; la de oprimir á los débiles. No tardará el actual Gobierno en caer en el mas hondo desprecio: hoy le temen, p[or] q. en él está Felix á quien consideran como un bandido sanguinario q. en estos primeros momentos es capaz de hacer caer arbitrariam[ente] mas de una cabeza; pero eso pasará y volverán los hombres a ser vejados, apaleados, metidos en cepos de cabeza y degollados al capricho, y el Gobno impotente será objeto de escarnio y al fin derribado de un puntapié, si antes no se ha hallado algun remedio. El q. manda ahora la escolta es el Cor[onel] Ramirez, hombre muy bruto y malintencionado, á quien me echaron encima p[or] causa de B. Masó y p[ara] asegurarlo, lo casaron con una hermana de una de las queridas de C. Garcia q. antes lo habia sido de L. Sanchez:  asi es q. lo tienen de mequetrefe y eco de sus opiniones.

Domingo 7. Por la noche empezó á llover y amaneció el dia malo. Me han contado q. á los pocos dias de haber recibido el Marqués la Presidencia de la Rep[ública] tenia una conversacion obcena con Trujillo y otro mozalvete sobre la clase de mujeres q. preferia cada uno y despues de haber dado los otros su opinion dijo el Marqués: "Pue a mi gustaban mucho la negla y mientla ma jedionda, mejol. " Qué frase p[ara] el primer Magistrado de una Nacion! No sé si he anotado en este "Diario" q. uno de los primeros actos de la Cámara, despues de mi deposicion, segun me han referido, fué revocar mi decreto de 26. de Agosto y volver á plantear la guerra á muerte; p[ero] ignoro en q. términos. Asunto es este en q. no quiero dar mas mi opinion; p[or] q. soy presa de pensamientos encontrados y espero tiempos de mayor calma p[ara] juzgar con mejor acierto, sin embargo de q, siempre me inclinaré á los sentimientos humanitarios. Parece q. al campam[ento] han traido sal y carne de puerco; p[or] q. nos han mandado un poco de cada cosa. Sigue el dia lloviznoso y frio. En confirmacion de lo q. antes he manifestado hoy dijo Felix a José Ygn[acio] q. no podian dejarme en libertad de ir á donde quisiera hasta el 25 de este y q. el pasaporte p[ara] el estranjero no se me otorgaria sino á mediados de Enero entrante: q. escribiese á la familia p[ara] q. mandara un bote á buscarme p[or] q, aqui no habia ya marinos, y q. ese bote trajera una tonelada de pólvora; p[or] q. estban muy ecasos de este artículo: tambien le recomendó q. me cuidaran con mucha vigilancia; p[or] q. tenia muchos enemigos, y podian cojerme los españoles, ó ser envenenado en algun regalo. Esto me ha llamo mucho la atencion; p[or] q. juega con los recelos q. yo tenia respecto á los regalos del Marqués y es fácil q. se trate de echar las sospechas á otra parte. Quisiera estar equivocado.

Lunes 8. Anoche arreció el temporalito y sigue la atmósfera cubierta. Mandé un asistente á Arroyon en casa del Prefecto Mayol p[ara] q. me trajera unos efectos q. me enviaba Justo Peña y dejó allí el encargado. Como ya no soy Presidente! El unico auditorio q. tiene hoy la Cámara, lo compone el Cor[onel] Ramirez q. ocupa la galería luego q. empieza la sesion en calzoncillo y con la falda de la camisa defuera. En el campam[ento] de las Mantecas creo q. no habia mas q. una familia: aqui parece q. no hay ninguna. Segun he oido contar, las familias de Bueicito fueron sacadas á la fuerza y obligadas á venir con los insurrectos q. las trataron muy mal en el tránsito,, corrompiendo á algunas. Esto es lo mismo q. acriminabamos en los españoles y lo hacemos nosotros con nuestras mismas paisanas! En mi gobierno no se hubiera consentido semejante barbaridad, sin q. yo la corrigiera. Parece q. con los pasos q. espontáneam[ente] ha dado Josee Ygn[acio] y conversaciones q. ha tenido sobre mi marcha de este campam[ento] se han suscitados chismorreos entre la gente que compone el Gobno, p[or] lo q. le he ecsijido q. les manifestase q. yo no he tenido parte en esos tratados, sino q. han sido todos exclusivam[ente] suyos y de los q. con él han hablado. Tambien parece q. hay discusiones en la Cámara p[ara] perjudicarme p[or] algun lado. Veremos.

Martes 9. Sigue el tiempo lluvioso. Ayer se oyeron truenos hacia el O.N.O. y O.S.O. llegaron de Camagüey y Pancho Sanchez y Pedro Pablo Romero:este me hizo una visita. Nos dijo q. en la Sacra Gomez con 260. hombres de caballeria derrotó completam[ente] [en la Sacra](1) á una columna española de mas de 1000. hombres de todas armas, haciendole destrozoconsiderable. Se dice q. el Cor[onel] Goyo Benitez y el Com[andante] Ant[onio] Aguilar reprueban mi deposicion, no asi V. Garcia. Como q. tiene parte en el botin! El Boletin de la Guerra de Camaguey del 4. de Nov[iembre] elojia mi decreto de 26. de Agosto sobre prisioneros. Vino á verme Pancho Sanchez y me dijo q. T. recio Betancourt se presentó p[or] consejo de Zambrana y Villamil p[ara] prestar un servicio. El ataque al Guamo nos fue casi desastroso. Los camagueyanos empiezan a resentirse del mal jenio de Gomez. Regalé á Carlitos la pluma de oro q. me dio Barreto. Sanchez me mandó un pedazo de carne q. ha venido muy bien; p[ues] aqui p[ara] comer no tenemos mas q. viandas. Escribí á Conchita y Caridacita. Se dice q. los nuestros atacado á Veguita y sacaron mas de 100. reses, sufriendo 30. bajas. Quienes serán los desgraciados. Si seguimos asi, no tardaremos en quedarnos sin ejercito. Vino el asistente con los efectos q. estaban en Arroyon. Trajeron dos bueyes al campam[ento].

(1) Tachado en el manuscrito original.

Miercoles 10. Aunque ha disminuido la lluvia, no cesa el temporalito. Escribí á mi Anita y pagué las visitas. El Marqués es tan torpe q. p[ara] dar á Gomez una clave nueva, no se la manda con la otra conocida, sino q. hace salir p[ara] Camaguey al Ten[iente] Cor[onel] Romero q. acaba de llegar alli. Tambien piensa enviar la correspondencia de Jamaica p[or] conducto de Pancho vega, q. está todavia en Holguin y va á embarcarse p[or] la costa, cuando ecsisten las dos vías tan expeditas y seguras de davis y Raquin. No puedo esplicarme este asunto de Vega. Uno de los primeros y mas secretos actos del Gobno fué mandar construir: un bote(1) este está ya hecho en la costa espuesto á ser cogido p[or] los españoles y entre tanto ni hay marinos p[ara] llevarlo, ni Vega se ha movido de Holguin. Aquí hay gato encerrado. Delante del mismo Marqués me dijeron Sanchez y Romero q. ahora nadie daría una peseta, ni se atreveria á traer espediciones. Como Sanchez varias veces, al dirigirme la palabra, me ha tratado de Gral. y Presidente, le dije en presencia del Marqués , Romero y otros: "V. me da dos tratamientos de los cuales ninguno me corresponde." "—Oh! No": me contestó, "V. siempre será nuestro"...—Siempre": le interrumpí, "seré un patriota".—"Eso: se apresuró á decir, "nadie podrá negarselo". En la sesion de la Cámara vomitó M. Garcia contra mi muchas injurias y renegó del 10. de Octubre, diciendo q. con mi levantam[iento] maté la revolucion. Este es el mismo tema de los traidores y reformistas; y como yo veo viva la revolucion, ó ha resucitado, ó muy larga es su agonia, ó miente el Diputado á quien se permite proferir esas blasfemias en un Congreso cubano, hijo de ese mismo levantam[iento] y delante de la misma bandera de Yara q. ondea en el Salón de Sesiones. Dijo tambien, segun parece q. yo me habia sacrificado p[or] mi propia conveniencia. Efectivam[ente] he sacado "grados, titulos, sueldos y riquezas", en cambio de mis bienes, mis hermanos, mis hijos y todo cuanto caro tenia á mi corazón! Sin embargo, tal vez dice muy bien; p[ara] mi fué grandisima conveniencia intentar romper el yugo de los españoles q. oprimia á mi patria. Dijo q. yo no era mas q. un simple ciudadano. Cabalm[ente] en eso se cifra mi mas lejitimo orgullo. Parece q. otros lo impugnaron; p[or] q. se le oyó echar en cara al Presidente de la Cámara con mucha cortesia y parlamentarismo, q. "faltaba á la verdad!" Todas esas infamias es preciso darlas al mas profundo desprecio.

(1) Insertado un bote, sobre construir.

Jueves 11. El tiempo ha mejorado; p[ero] todavia anoche llovió un poco. Según le ha dicho Sanchez á José Ygn[acio] está muy disgustado y con él la mayor parte del Camagüey p[or] lo q. aqui pasa y ha pasado conmigo y Quesada, considerándolo todo obra de infames pasiones. Censura severam[ente] á M. Garcia. Regalé al Marqués una pasta de Almidón con dulce llamada vulgarm[ente] "suspiros" en retribucion de lo q. me ha mandado: tambien le dí a Sanchez y este me contestó con plato de "azucar blanco". Parece que uno de los capturados y muertos en el Virginius fué F. Suastegui Trujillo q. no hacia mucho salió p[ara] el estranjero en comision p[or] la Plata. Tambien murió un cuñado de Quesada llamado P. Corvison. En el Campam[ento] mataron un buey y mandaron p[ara] acá un poco de carne. Hace dos noches q. duermo mal; p[ero] aunque me acosté hoy de dia, no pude dormir. Se marchó Pedro P. Romero, Gilberto, un negrito q. manifiesta querernos mucho, nos trajo toronjas y yo le di suspiros, regalandole á Jesus la habita en q. vinieron. Pancho Sanchez, q. estuvo á ver los retratos de Anita y los niños, me dijo q. su esposa le habia escrito q. estaba tan linda q. llamaba la atencion de N. York, y q. los españoles en el Fanal de Pto Ppe habian criticado con desvergüenza á las Señoras q. anduvieron pidiendo p[ara] Cuba; pero q. él estaba seguro de q. Anita jamas habria dejado de observar la mejor conducta; p[or] q. la conocia desde niña. Las pobrecitas están arrastrandolo todo p[or] servir á Cuba y estos belitres les pagan con la mas negra ingratitud á ellas y á sus allegados. Pero queda el consuelo de q. los hombres honrados harán justicia á todos.

Viernes 12. Anoche dormí algo mejor. Feliz le dijo á José Ygn[acio] q. por mas q. pugnaran mis enemigos, no podrian quitarme mis glorias; q. al fin las cosas cambiarian con las nuevas elecciones y yo volveria á ser Presidente. le adverti á José Ygn[acio] q. no se dejara engañar y le manifestara q. yo no queria volver á ser Presidente; pues ademas de q. nunca me habia reconocido con la capacidad necesaria, si una vez me sacrifiqué y acepté ese puesto con la actual Constitucion, fué p[ara] q. no se dijera q. yo no deseaba mas q. el poder absoluto y q. á esa aspiracion sacrificaba el bien de la patria separandome del mando y direccion de los negocios y dejandola abandonada en momentos tan comprometidos. Es verosimil q. M. Garcia está procediendo en todo, aunque haya contradiccion aparente, de acuerdo con el Marqués, interesado á q. este le dé algun mando en las fuerzas de las Villas, p[ara] lo cual probablem[ente] se ha empezado ya p[or] dejar sin colocacion al Brig. Gonzalez Guerra, segun me han infoemado. Yo estoy creido de q. el nuevo Gobno ha consultado á sus ad láteres de N. sobre mi marcha al estranjero y como es fácil q. aquellos la desaprueben, en tal caso veo muy honda mi salida. Marcados los motivos en mi peticion, me es indiferente lo q. se resuelva, p[or] lo q. á mi respecta. Parece q. se encontraron los caballos q. perdieron Pacheco y Garcia.

Sábado 13. Anoche lloviznó dos veces y hoy está fria la mañana. Cumplen tres años justos q. me separé de mi Anita. Estabamos en Camaguey, cerca de S. Jeronimo, en casa de una familia de apellido Placeres, á quien luego capturaron los españoles. Nunca he estado [separado](1) tanto tiempo separado de una persona amada. De mi primera esposa solam[ente] lo estuve dos años, cuando fui á concluir mis estudios á España. Eran tambien distintas las circunstancias. Ella quedo en casa de sus padres y yo fui con bastantes recursos á un pais civilizado, sin tener pendiente una cuestion de vida ó muerte. Ahra, aunque mi Anita vive con su familia, todos están en una pais estranjero y sin mas medios de subsistencia q. los q. mi posicion les proporcionaba. Muchos amigos les volverán la espalda; p[or] q. he dejado ser Presidente. En cuanto á mi, haciendo la vida del salvaje, estoy perseguido p[or] los españoles q. ansian mi muerte, y lo q. es mas sensible, estoy rodeado de enemigos politicos en los mismos cubanos envidiosos de mi gloria y q. desean anonadarme, aun antes de saber cual será el ecsito de nuestra contienda y q. lugar nos asignara la historia en sus pájinas. No conozco á mis propios hijos nacidos en el destierro y es muy probable q. jamas a esos objetos tan queridos. Resignado estroy á mi suerte y aqui como en la hora de mi ultimo suspiro, p[ara] nada contaré mis sufrim[ientos] y unicam[ente] rogaré al G...A...D...U... q. conceda algunos dias risueño en la tierra á los seres q. me han amado, y á estos q. me perdonen los dolores q. p[or] mi causa han sufrido. Dicen q. A. Bello ha escrito una carta, apaludiendo mi deposicion, elojiando al Marqués y á la Cámara y conluyendo p[or] pedirle á aquel una colocacion. Sin duda empezó la carta donde acabo la ult[ima] q. me dirijió haciendome la misma petición. Vino á verme Pancho Vega, q. llegó con sus hijos y me contó q. el Prefecto de Palma Soriano le habia asegurado q. contó 350. cañonazos disparados en Sant[iago] de Cuba, habiendo sabido p[or] uno q. llegó de aquellas vueltas, q. habia entrado en el Pto la escuadra americana y hecho desenterrar los muertos p[ara] tributarles los honores correspondientes, llevandose p[or] ultimo al Com[an]d[ante] Gral y al Virginius. Esta sí q. es bola! Me ha vuelto el Secret[ario] de la Guerra á pasar otro of[icio] en q. queda el actual Gobno completam[ente] en descubierto. He mandado preguntar al Marqués si estoy obligado á contestar p[ara] en caso contrario no seguir p[or] ahora esta discusion, sino hacerlo, cuando me convenga, dejando á salvo mis dros como particular y como Presidente. Escribí á C... en cifra.

(1) Tachado en el manuscrito original.

Domingo 14. No habiendome satisfecho la respuesta q. me trajo José Ygn[acio] de parte del Marqués afirmativa de q. debia contestar la comunicación, pasé en persona á su morada p[ara] q. me marcase los puntos q. necesitaran esplicacion, y como los q. me señaló , estan ya suficientemente detallados y se lo demostré, no tuvo q. replicarme, sino recalcitrando en lo mismo antes manifestado; p[or] lo q. me convencí mas de su ignorancia y de q. todos no son mas q. pretestos p[ara] continuar en su plan. Aunque de paso aproveché la ocasión p[ara] observarle q. él no era juez de mis actos durante mi administracion; p[ues] asi como él podia seguir ahora un sistema de gobierno, yo habia tenido el mio. Parece q. despues de mucho alboroto y tiempo perdido en la Cámara se acordó q/ el Ejecutivo resolviera p[or] sí mi situacion. Esto no lo queria  el Marqués; p[or] q. ademas del compromiso de presente, lo dejan á él mismo á merced del Preidente entrante. Cuantas miserias! Gasté en café $2.12 pst. Vino á verme Sanchez dos veces y tomó café con nosotros. En la primera me  consultó un asunto relativo á sus bienes y en la segunda yo le pedí consejo sobre mi conducta despues de la deposicion. Aprobó cuanto habia hecho y tuvo á mal el tratam[iento] q. se me daba, manifestando q. le habian hecho creer otra cosa. Yo le informé tambien lo que habia pasado sobre algunos pretestos de mi deposicion y espresó q. asi mismo le habian engañado sobre ellos. Parece q. la Cámara ha facultado al Presid[ente] de la R[epública] p[ara] atender á los ciudadanos meritorios inutilizados.

Lunes 15. Contesté el of[icio] del Scrio. de la Gra, repitiendo lo ya manisfestado y añadiendo algo acerca de otro pedido igualm[ente] insustancial, redundante y mal entendido q. de plabra me hizo el Marqués. He comprendido q. el empeño demostrado p[or] los índices consiste en q. no sabiendo como gobernarse, creen q. de ellos podrán sacar la instruccion necesaria. Que estúpidos! Vino á despedirse Pancho Vega: con él escribí á C...(1) y le mandé seis onzas de oro españolas de sus dinero sin hoyos ni raeduras. Vino el asistente Juan Jaques q. hace dias andaba con otro p[or] los Horneros, cazando jutias y trajo unas pocas, q. se repartieron á los demas compañeros, p[or] q. hoy mataron aqui un buey y nos mandaron carne. Como en tiempo de los españoles tengo q. ocultar mis papeles; p[or] q. temo q. el nuevo Gobierno trate de privarme de ellos p[or] los motivos q. antes he espresado. Llego correo de davis. Tuve cartas de Jamaica, donde jeneralm[ente] ha sido desaprobada con indignacion la medida de deponerme la Cámara por motivos tan pueriles y apasionados. Reina gran escitacion p[or] la catastrofe del Virginius" y se temen serias complicaciones de parte de Inglaterra y los E.U. con España. Del lado de Sant[iago] de Cuba siguen las bolas: sabremos luego lo cierto. Se dice q. á Ryan moribundo le atravesó el corazon con su sable un Cap[itan] español y q. pasaron por las calles su cabeza con las de mi hermano Pedro, Bembeta, y Jesus del Sol. Caníbales! Parece q. el actual Presidente algunos camarones han recibido cartas en q. los zurran p[or] mi deposicion. Ya se empieza á susurrar la elevacion de C. garcia á Presidente de la Rep[ública] Qué nos tocará presenciar? Dios es justo! Ayer me pidió Pancho Sanchez un retrato de mi Anita y le dí uno en q. tiene al niño en brazos. Estuvo Mora á preguntarme algo sobre pasaportes y estranjeros: creo q. ha sido echadizo p[ara] instruirme el actual Eje-cautivo. Vino á verme Perea q. parece se coloca con el Marqués. Este jóven no tiene el ardor bélico de antes.

(1) Su querida = vease Diario de su hijo Carlos M. de Céspedes: = Estas seis onzas se perdieron y no llegaron á su destino = vease D.D. á su esposa Eulalia. (Nota al pie de la página, con letra diferente a la del Diario.)

Martes 16. Unas de las cartas á que aludio arriba era p[ara] el difunto Maceo y sin embargo de q. tiene á su hermano Pedro en el campo insurrecto la han abierto y leido publicam[ente] mofandose la Camarilla de las verdades amargas q. el autor les dice en ella. Deben ser los Aldamistas los q. forjaron una orden, llamando á Cuba, en mi nombre, con términos ofensivos á varios funcionarios q. estaban en el estranjero. Anoche me rei mucho; p[or] q: oia de lejos á unos q. cantaban unos versos sobre el ataque de Yara y pararon asi q. llegaron á los q. decian: "Viva Cárlos Manuel!" Sin duda p[ara] q, nos los oyeran el Marqués y compinches. Mucho han progresado los cubanos en el sendero de la libertad!Dice q. se ha oido mucho fuego en vueltas de Cauto-Embarcadero y creen q. será con una columna de 1.000 españoles q. anda operando p[or] esas vueltas. Los q. canataban anoche eran el Cor[onel] B. ramires; el Cap[itón] F. Barzaga y el Ten[iente] N. Salcedo. Creo no haber acentuado batante en este "Diario" los motivos p[or] q: no llevé á efecto mi renuncia, segun me habian aconsejado los Scrios y yo pensé el principio. 1 Los Diputados nunca me brindaron un pretesto suficiente, antes al cont[rario] sease con arte ó casualm[ente]. Siempre me atrajeron á un terreno desventajoso p[ara] esa resolucion. 2 Se hubiera atribuido á debilidad, cobardia, cansancio, ú otra cosa poco honrosa. 3 Los mismos q. trataban de deponerme, lo hubieran negado y acusandome de violencia ó capricho, me hubieran echado toda la responsabilidad q. hoy pesa sobre ellos. 4 Los q. habian empeñado sus personas ó sus caudales en la empresa, fiados en mi constancia y permanencia en el Gobno, me hubieran abrumado con sus quejas de haberlos dejado en la estacada. 5 siendoconsecuencia forzosa de mi salida de la Presidencia la marcha al estranjero p[or] las causales q. constan en mi solicitud, no habria podido hacer esta sin q. se dedujera q. mi deseo de embarcarme habia sido el fundam[ento] principal de mi renuncia y habriamos sufrido la patria y yo las consecuencias q. preveo y quiero evitar. 6 No habria dado con la conducta q. he observado antes y despues de la deposicion el mejor ejemplo de respeto á la Constitucion, obediencia á las leyes y sumision á las autoridades de la Rep[ública]. Creo q. estas son razones muy poderosas p[ara] no haber adoptado una medida q. en ultimo caso no podia ser provechosa mas q. p[ara] mi mismo.

Miercoles 17Hace dias q. se siente frio seco. No sé si he consignado q. sabiendo q. los R R. no tenia papel con q. hacer los discursos pronunciados p[ara] deponerme, yo mismo se lo facilté y estuve viendolos trabajar en ellos en la Somanta á cuatro leguas de Bijagual, donde se celebró la sesion hacia 5. dias. Asi me han engañado ellos a mi en todo! Ahora parece q. estan redactando algo tendente á animar á los q. se hayan desalentado con mi deposicion, haciendoles ver q. un hombre no importa; p[ero] estos tal vez pensarán q. ese hombre importaba, p[or] q. representaba la Libertad é Independencia de Cuba, cuyos asuntos iban bien bajo su dirección, p[or] lo q. no debia correrse el riesgo de removerlos sin grandes motivos, á la vez q. ellosq. lo han removido, nada importan y como no lo han hecho mas q. p[or] fines particulares, probable es q. el resultado de su administracion sea funesto. Tambien me han asegurado q. me detienen el pasaporte p[ara] dar tiempo con sus manejos á desprestijiarme en el estranjero, de modo q. cuando llegue alli, nadie me haga caso y me muera de hambre. No cuentan con mis dos brazos; y p[or] otra parte son tan tontos esos escarabajos q. se figuran con sus deposiciones desacreditan á los hombres de merito. Pueden ensuciarlos un momento; p[ero] ellos se lavan luego y quedan mas limpios. Ciertam[ente] desprestigiaron mucho al Gral Quesada! Hoy mas q. nunca tiene envidiosos, q. es la mejor prueba del mérito.

Jueves 18. Anoche lloviznó y aflojó el frio. Ha vuelta la Scria de la Guerra á pasarme otra comunicación q. es el estremo del ridiculo; p[ues] la mayor parte de lo q. me pregunta, consta en los archivos q. he entregado: la contesté en términos adecuados y observé q. no estaba obligado a dar cuenta al actual Ejecutivo, sino á la Cámara, de la inversión de fondos manejados p[or] mi como Presid[ente]. Se dice q. R. Fornés ha escrito participando q. hay una escuadra americana y7 otra inglesa en la Hab[ana] á donde ha sido llamado Burriel y q. los consules aseguran q. p[or] lo menos se conseguirá el reconocim[iento] de beligerancia. Tambien q. Barzaga ha mandado decir q. de Guisa se han retirados las tropas de linea y q. dentro de dos meses se han de ir los voluntarios de Manz[anillo] ó pagar $300. el q. quiera quedarse: otros dicen q. la disposiciones mas gral. Veremos. El Marqués dice, sin embargo, q. el reconocim[iento] no se conseguirá p[or] la cuestion del Virginius, sino p[or] q. estaba abocado. La pesadilla de Quesada! Si hubiese habido un chusco q. le dijera q. "desde q. él fue nombrado Presid[ente] el Gral Grant rabia p[or] hacerle una visita?" Como es un espectáculo tan curioso! "Columna mingitoria", como le decia Lescano.

Viernes 19. Son ta pueriles los nuevos gobernates de Cuba q. cuando reciben una buena noticia, vocean, palmotean, corren, saltan como chiquillos, y á la inversa, cuando es mala, se abaten, amedentan y dan ya p[or] muertos. Ellos dirán q. asi entienden el equo animo. Desde la sesión camarística de las injurias dichas á voces p[or] M. Garcia contra mi y el Presid[ente] de la Cámara, en q. se dice declararon la secreta, parece q. algo ha ocurrido; p[or] q. apenas se les oye hablar. Por de pronto he sabido q. disgustó mucho aquella escena á casi todo el campam[ento] q. entendió se trataba de hostilizarme. Parece que el nuevo Gobno está propalando q. ha mandado traer algunos recursos en un bote p[ara] q. este regrese conmigo, á fin de q. no corra riesgo, saliendo en una mala embarcacion. Ameb, amen! Parece q. á Vega se le ha ofrecido algun entorpecim[iento] p[ues] dicen q. está detenido en Arroyon, esperando la respuesta del Gobno á una comunicación de Perez. Es tan avisado dicho Gobno q. nombró p[ara] la correspondencia, sin averiguar antes, á un individuo q. no se encuentra alli: ahora no se sabe á quien designar y Spotorno, en altas voces, le dice q. escoja uno que no sea quesadista. Se encuentra mucha y buena miel de abeja en estos montes. Mandó C. Garcia una yunta de reses y desde el Horno escribió, diciendo q. habia habido algunos fuegos con los españoles q. seguian muy acobardados; q. les habia quemado muchos cañaverales y estraidoles grandes partidas de ganado; y q. de Manzanillo habian salido 700. personas, entre ellas 100. hombres útiles p[ara] las armasq. iba á incorporar á nuestras filas. Como conozco los partes de efecto y creop penetrar las ulteriores miras de este Gral, pondré en cuarentena gran parte de estos sucedidos q. puedem tener alguna relacion con la salida del correo p[ara] el estranjero. Tambien ordena que el Gobno se traslade á Cambute; donde él piebnsa reunirsele despues; p[or] q. ahora sugue p[ara] Holguin. Puede ser q. trate de concentrar fuerzas p[ara] una operacion sobre Sant[iago] de Cuba; p[ero] antes pasará p[or] Holguin á llevar su parte de los botines á las queridas q. alli mantiene.

Sábado 20. Parece q. á los camarones no les ha gustado el viaje á Cambute: ellos saben q. "alli puede haber de todo menos abundancia de comida". Pero ¿cómo resistiran á los mandatos del Dictador? Tendrán al fin q. hacer de tripas corazon, como en la cuestion de los ascensos recientes. Fern Fornaris ha leido publicam[ente] una biografia de Fran[cisco] Maceo hecha por él y llena de tantas falsedades como solecismos: es preciso tenerla en memoria, p[or] si se atreve á darla á la prensa. Hay projimos p[ara] quienes todo mentir es "el mentir de las estrellas"; p[ero] en este caso hay todavia vivos muchos contemporáneos. Mataron una de las reses y nos mandaron un pedazo de carne. Se oyó al Marqués decirle á Pablo Sanchez que él tenia mucho miedo con el reparto de la carne; p[or] q. habia habido graves discusiones p[or] un trozo de higado. Sin dudas que no se acordó cuando él mismo disputaba los pisajos de caballo p[ara] confeccionar morcillas. Parece q. destina p[ara] la Cámara la mitad de cada res. A la escolta no le da nada. Se dice q. los nuestros debieron atacar ánoche á Sta Rita. Vino á verme R. Salva y dice q. no ha sabido  q. haya salido tanta jente de Manzanillo; q. la noche del ataque de esta ciudad preguntaban p[or] mi muchas familias. Levantaron los españoles los campam[entos] de Cabagan y Palmasaltas, y fue quemado el caserio de Boqueron; de la Glorieta en Bay[amo] se sacó el ganado. Parece q. lo de Guisa no e cierto. La concentración será en Camasan o Bajaragual. Los enemigos están reedificando á Bueicito; p[ero] no treparan el telégrafo en Bay[amo] á Manz[anillo]: en este ataque tuvimos muchos niños heridos y una negra muerta. Se ha bailado mucho p[or] allá en el campo insurrecto. El asalto á Sta Rira fué ayer de mañana. Se han presentado á nosotros dos soldados veteranos españoles: estos matan á los presentados cuyos informes no salen verídicos.

Domingo 21. Todas las noches junto á su rancho y hasta tarde. tiene el Marqués un tango de negros q. mete un ruido infernal y dice y hace mil desvergüenzas. Sin duda con eso sacia sus gustos y aspira á hacerse popular, y aun talvez se proponemortificarme; p[or] q. mi rancho está cerca, me acuesto temprano y no gusto de esos escandalos y obscenidades. Yo desprecio esas bajezas; p[ero] anoche duró tanto, y fué tan terrible el estruendo de golpes, cantos, voces, risas é imprecaciones q. me dio un leve dolor de cabeza y estuve desvelado. Le han regalado los aduladores al Marqués, sombrero, hamaco, toalla, frazada, zapatos, &. Casi todo esto me costaba a mi el dinero, ó me lo proporcionaba mi familia. So recibir regalos, era preciso q. careciera de todo p[ara] no corresponderlos con otros. Está el Eje=cautivo sacando copia de s correspondencia conmigo. Para q. será? No debe ser cosa buena. Se ha hecho notable q. Sanchez no ha vuelto p[or] acá desde q. le hablé de mis asuntos. Estamos acampados en una especie de ribazo, con lijeras ondulaciones, pero montuoso y bastante pedregoso. Al principio, cuando hizo el temporalito, nos pareció triste y húmedo; mas ahora está bien seco y se ha poblado de muchas clases de aves. lo alegran con sus cantos. En otro tiempo habria sido malisima posicion: hoy q. están los enemigos tan abatidos, no presenta tanto riesgo. Sin embargo no es buena demasiada confianza y he sabido q. la fuerza q. nos custodia, no trae sino un tiro p[or] hombre. Los mantenim[ientos] no han escaseado todavia; p[ero] nosotros seguimos muy disgustados; p[or] q. se nos obliga á estar aqui contra nuestra voluntad. Preferimos los mayores peligros y trabajos al sentim[iento] de vernos privados de nuestra libertad. Nosotros siempre nos alojamos algo apartados del campam[ento] del Gobno; p[ero] esta mañana estaba yo observando el de la escolta, q. está contiguo á este y vi al Scrio de la Guerra en senos de camisa, con los pantalones enrollados en la cintura, sin sombrero y despeinado, correteando a los ranchos de los soldados y llamando á uno á gritos, en cuyos momentos se le acercó el Cor[onel] jefe del campam[ento] con la misma coiffure, en calzoncillos y chancletas y con las faldas de la camisa defuera. Al contemplar este espectáculo, pensé p[ara] mis adentros: "tal p[ara] cual nada mas justo: á un Scrio de la Guerra en mangas de camisa un Cor[onel] en calzoncillos!" Segun le dijo Sanchez á Jose Ygnacio; Fornaris propuso q. se me dejara en libertad de marchar á donde quisiera y no sé si q. se me diera el pasaporte p[ara] el estranjero, lo q. apoyó Sanchez; p[ero] M. Garcia volvió á sacar á colacion el Manifiesto de 24. de Oct[ubre] p[ara] oponerse. He aqui bien claro el juego q. se trae conmigo y q. aqui estoy detenido p[or] acuerdo de ambos Poderes. Fornaris querrá hacer ver q. no es mi enemigo personal. Parece q. las copias de la correspondencia fueron p[ara] dar cuenta á la Cámara; p[ues] se está oyendo una gran vocería de M. Garcia en discusion sobre mis obligaciones con el presente Eje=cautivo. No salgo de esta jente hasta q. me dejen los huesos bien molidos. Por la tarde llegó el Ten[iente] Milan con su compañia destrozada y trajo la funesta noticia q. la operacion sobre Sta Rita resultó en una completa derrota de nuestras tropas q. encontraron la guarnicion apercibida. El ataque estuvo muy mal dirijido y gracias al valor de nuestros soldados, se salvó la columna aunque en total dispersion. hemos tenido como 100. bajas, entre ellas mas de 30. jefes y oficiales, de los cuales son muertos el Cor[onel] Urquiola, el Ten[iente] Cor[onel] Saladrigas, y el Com[andante] Morabal herido. La caballeria salió enteram[ente] destruida y el q. escapó fué á pie. Casi todos los muertos y heridos quedaron en poder del enemigo y se supone q. tambien muchas armas y pertrechos. De C. Garcia no se dice nada. Murió entre los demas Pompeyo Velasco, el sobrino del Marqués, jovencito q. gozaba de simpatias p[or] su buen carácter. El tío es responsable de su muerte; p[or] q. no debió dejar q. un niño se espusiera á tanto riesgo, sin caracter militar y solo p[ara] robar porquerias. De contra parece q. no solo se perdió el pequeño botin hecho en el caserio, sino parte del q. se habia cojido antes. Un sentim[iento] gral de indignacion prevalece contra los jefes q. asi esponen la vida de nuestros valientes y escasos soldados: las personas imparciales y sensatas opinan q. aun no estamos en condiciones p[ara] atacar de dia [...] y ea pecho descubierto (1) á un enemigo preparado detrás de sus trincheras. Eso es peor q. un asesinato, peor q. una traicion. Se están tirando esos sangrientos y horribles golpes de dados p[ara] halagar la ambicion y la codicia de unos pocos malvados. esto mereceria cien suplicios. Ay, mis pobres cubanos!

Lunes 22. Han llegado periódicos españoles y el Marqués me los ha facilitado. Sigue la guerra en España: la estrella de Castelar se eclipsa. Devuelto el Virginius á los Estados Unidos p[ara] ser juzgado con los prisioneros vivos: las demas cuestiones sometidas á un tribunal misto: hay escitacion y distintas versiones. Se anuncia la venida M. Quesada (?) con una espedicion. Han asesinado en la Hab[ana] al Conde de S. Fernando. En Delaware (E.U.) todavia se impone la pena de azote. Dicen que Rios Rosas (!) murió pobrisimo. Salian refuerzos de hombres y buques p[ara] Cuba y el enemigo se proponia activar la campaña de invierno. No vino Figueras. Se habia descubierto una conspiracion en Holguin. El Arzobispo Llorente (de Cuba) escomulgado vitando nominatin p[or] el papa. El Gral Portillo es repuesto en su mando con estension á Camagüey. Se corria en la Habana q. habian sido fusiladas 17. personas p[or] la conspiracion de Holguin. Los españoles q. confiesan mas de 100. bajas en la Sacra, dicen q. no tuvieron mas q. 19 en Manzanillo y q. alli abandonamos25. muertos. Este ataque lo atribuyen á Modesto Diaz acompañado de un Céspedes y 1800. hombres. A V. Garcia, q. suponen muerto en la acción, le atribuyen 800. en la del Guamo: Gomez, segun ellos, llevaba 1200. en la sacra; p[ero] no desisten de afirmar q. no hay insurrectos y está acabandose la rebelion. Suponen q. Alfaro, antes de morir hizo una carta indigna. Publican q. Govin ha dado $20 000 á la Junta de N. York. El Virginius fué conducido á la Hab[ana] en Nov[iembre]. Parece q. en un periódico español se dice q. yo soy muerto y como le arguian de embustero, dijo Spotorno con su voz atiplada, auqnue es un hombron de 6. pies: "¿Qué mas muerto lo quieren?" Dios te lo premie, maricon! (1) Se dice q. M. Garcia ha obtenido de la Cámara q. lo mande  á las Villas de Ynspector: esto era lo q. él buscaba con sus declamaciones en mi contra despues de haberme adulado tanto.

(1) Subrayado doble en el manuscrito original.

Martes 23. Salimos á las 7½ de la mañana, mediante la orden del jefe de Campam[ento] y acampamos á las 12½ del dia en Arroyon, donde se dijo, q. estariamos hasta las 3. de la tarde; p[ero] después de tres horas de molesta espera, se detreminó, quedarnos hasta el otro dia. En el tránsito nos detendriamos media hora. El camino era estrecho, fangoso p[or] unas partes y p[or] otras rocalloso, con árboles atravesados y algunas cuestas bastantes empinadas. Pasamos p[or] el Rabon, los Cacaitos, la Piedra y la Soledad. El Diputado Rodriguez me dijo q. habiamos sufrido una completa derrota en Sta Rita; q. habia oido decir q. venia Jordan (?) con una fuerte espedicion; q. Quesada no vendria ahora, no p[or] falta de deseos sino de recursos. "Asi puede ser", le contesté yo: "p[or] mas q. digan, él es patriota y no tiene q. mirar mas que á la Patria, como yo y todo buen cubano". En el camino, al subir una loma pedregosa, se desmontó Spotorno de su mulita, diciendo q. no queria matarse. "Si", le observé sin poder contener; "p[or] q. el q. caiga aqui, es facil q. quede mas muerto de lo q. estoy yo". Nada se atrevió á responderme, sino bajó la vista y siguió adelante. Probablem[ente] comprendió la alusión.

 

Miercoles 24. Anoche hizo mucho frio. Me dió dolor de cabeza q. me duró todo el dia de hoy. Salimos a las 6¾ de la mañana en compañia del Brig. Vega q. estaba aqui y vino á verme, lo mismo q. Sanchez, este tal vez, p[or] q. le dije ayer p[or] el camino q. no habia queridovolver á tomar café con nosotros. Lo obsequiamos con café y dulce de guáyava. Creyendo q. el dolor de cabeza me provino de la mala dijestion, tomé una dosis de bicarbonato de soda en el café. Pasadas las 9½ de la mañana, nos detuvimos en una estancia del lado E. del rio Mogote; pues habiamos tomado el camino de Naranjo. Aunque se hizo algo de almorzar, casi nada pude comer; p[or] q. me arreciaba el mal de la cabeza. Alli se separó Vega de nosotros. Traemos al Comand[ante] Ag. Acosta con una fuerza q. encontramos en Arroyon. Volvimos á salir á las 11½ del dia y cojimos el camino de la Yagüita. No pasamos p[or] Blasa; p[or] otra vereda salimos á Comecará y despues de haber cruzado un arroyo muy pobre, acampamos a las 3½ de la tarde en un guacimalito. Como no sentia ya nada en la cabeza y estaba débil, comi, aunque tarde, alguna cosa. Habiendo sabido q. algunos Diputados estuvieron hablando de Carlitos favorablem[ente]q. Betancourt nos dirijió la palabra y Felix trabó conversación conmigo, he entrado en malicia de q. algo traman. 

Jueves 25. Pasé la noche mejor: no hubo frio. Como mataron un buey, le jente del Gobno lo pasó en gran algazara hasta muy tarde: p[ara] ellos seria Noche Buena. Salimos á las 7¼ de la mañana: pasamos p[or] Limones y la Güira, y acampamos a las 10½ en los montes de la Tomaza junto al arroyo de la Güira bastante escasos de aguas. Al llegar, encontramos á Bella y nos dijo q. Manuela Cancino habia dado á luz un niño y q. Mercedes seguia en el Brazo Escondido con calenturas. Parece q. estaremos aqui pocos dias y luego seguiremos p[ara] donde (?) estan las fuerzas. Será ella mi crucificsion? José Ignacio creyó entreoír q. habia cuestion entre el Eje=cautivo y el Lejis=dativo sobre la venida aqui. Segun parece el ultimo fué quien dio la ord[en]. Felix rezongaba algo como independencia y el Marqués le aconsejaba q. no hiciera caso. Recuerdo q. la Cámara queria fijar la residencia del Gobno: ahora lo pondrá en práctica y el Marqués obedecerá. No eran esas sus doctrinas? Por el camino me preguntó Rodriguez si tenia presente la distribución de los colores de la bandera de Yara; p[ues] se trataba de mandar hacer una p[ara] colocarla en el salón de sesiones de la Cámara. To se la esplique; pero me costó mucho trabajo p[ara] contenerme y no decirle: "p[ara] q. ese honor?  No se ha dicho en ese mismo salón q. el levantam[iento] de Yara fué un mal; q. mató la revolucion y q. con el cometí un crimen? Pues lo mas natural seria q. de alli se quitase el signo q. lo representa, derogando el acuerdo de la Cámara!" Ahora q. tengo algun descanso... p[ero] no q. hay muchos rodadores.

 

Viernes 26. Ayer vino Bella á verme y me dejó dos ñames q. me mandaba Manuelita. Habló muy mal del nuevo órden de cosas, de las operaciones hechas y del manejo indigno q. se observa, coartando la opinión é interceptando las correspondencias. En el mismo dia presenció José Ygnacio q. el Marqués le dijo á un sirviente español q. tiene llamado Campa; p[or] una cuestion con otro de nombre Joseito: "En cuanto V. se descuide, cojo un palo y le doy muchos palos!" Esa debe ser la democracia!! Tambien le dijo Pancho Sanchez q. el compraria nuestros caballos p[ara] llevarlos al Camagüey cuando nos marchasemos al estranjero, q. creia ser pronto. Le hice contestar q. no vendíamos nada p[ero] q. p[ara] él y p[ara] la patria los cederiamos con gusto: sin embargo q. yo veia q. no solo no solo no se nos daba el pasaporte (en lo q. no hacia hincapié) sino q. ni aun se nos permitía salir de la residencia del Gobno á pesar de mis reclamaciones. Esto significa algo. Carlitos fué á ver á Manuelita: yo no voy p[or] no pedir licencia: sin ella no me atrevo á moverme, temiendo esponerme á algun bochorno. Parece q. la Cámara me pedirá esplicaciones sobre el Manifiesto del 24 de Oct[ubre]. Risum tensatis. Tambien parece q. en los periódicos españoles se atribuye á C. Garcia la idea de apoderarse de la Presidencia de la Rep[ública] Porq. no se despedirán esplicaciones? Volvió Carlitos con muchas espresiones y ofertas q. me hacian todos los q. estaban en la Somanta. Llegó Malleta sin correspondencia; p[ues] viene p[or] la otra via. Escribe Leonidas q. Castelar ha dispuesto la devolucion del Virginius y prisioneros vivos, indemnizaciones p[or] los muertos y saludo á la bandera americana. Los voluntarios se niegan á obedecer y estan fortificando la Isla. Los prisioneros q. fueron remitidos á la Hab[ana] han sido restituidos á Cuba, donde sufren mucho. En N. York reina gran entusiasmo y se están colectando gruesas cantidades p[ara] vengar la sangre de los mártires. Veremos. Los españoles sin dinero. Castelar pide pertrechos a Cuba para operaciones militares en España! Burriel volvió á Cuba. El Ministro de Ultramar, el Cap[itán] Gral de la Isla y el Gobno Politico de la Habana han hecho division. Bola de un combate naval entre Cuba y Jamaica. El Ministro de Ultramar está en Sant[iago] de Cuba, á donde ha llegado un Arzobispo nuevo. Vino Calvar con alguna fuerza. Volvió la Scria de la Guerra á pasarme una comunicacion initelijible, ofensiva é indicativa de q. se trata de tomar algun procedim[iento] en mi contra. 

 

Sábado 27. En la prevision de q. van á hacerme dar un largo viaje, teniendo el mulo cojo y los caballos sentidos del lomo, resolvimos dejar depositados en poder de Pablo Beola el neceser con varios efectos dentro y con llave, una maleta vieja abierta tambien con varios efectos y un cajoncito de madera con la escribania de plata: todo esto es de mi esclusiva propiedad. Dejo anotada aqui la consignación de un hecho de q. mas tarde haré referencia con sus detalles, si la memoria me ayuda p[ara] esa época. Contesté el oficio del Scrio de la Gra, ajustando á la verdad y á lo q. mi dignidad ecsije. Esperaré con calma el resultado. Regalé un corte de vestido al niño de Manuelita. Cuando menos lo esperaba, recibí otro oficio del Scrio de la Ara en q. me faculta p[ara] quedarme ó seguir en compañia indicandome como seguro el Campam[ento] de Beola; p[or] q. el Gobno no puede darme una escolta! Respondí en el acto, optando p[or] quedarme y me pregunto: "q. ha sido esto?" No será cosa buena. Se desertó ayer el asistente Martin: ya empiezan. Ynmediatam[ente] me despedi de todos los del Gobno y su escolta, p[or] mas q. me repugnara este acto de cortesia con hombres, la mayor parte tan indignos. Duras ecsijencias de la sociedad! Me ofreció el Marqués dar órdenes p[ara] q. me remitieran directamente[ente] mis cartas y q. él me mandaría sin demoras las q. fueran á su poder. Tal parece q. esta jente ha querido conmemorar el dia en q. tiene dos meses mi deposicion. Estarán quizá mas confiados en el buen ecsito de su golpe de estado con la complicación del Virginius, con mi actitud, con la del  pais &. Ya se sabrá; p[or] q. hasta se me ocurre, como los conozco, la cuestion de los caballos. Eh? Ya va pareciendo aquello. El "honrado" Marqués le dijo á José Ygn[acio] q. si yo no tenia comprometida la silla de mi caballo con sus "ajuares", se la dejara al embarcarme. Qué tal? Si yo me hubiese dignado sobornarlos!!

Domingo 28. Desde antier estaba la atmósfera cubierta, hacia calor y caían lloviznitas hasta q. anoche se declaró el temporal con lluvia y truenos q. siguieron después de amanecer. Se marchó el Gobno con las fuerzas y no me dejaron siquiera cuatro números q. me acompañaran hasta el campam[ento] de Beola. Se nos incorporó Malleta y dijo q. tardaría en salir p[ara] Cuba; p[or] q. tenia q. esperar la correspondencia del Gobno, creyendo q. no podria aprovechar el vapor del 10. de Enero. El Marqués me mendaz decir con José Ygn[acio] q. podia entregar á Beola mi correspondencia p[ara] q. le diera curso sin necesidad de q. fuera á la residencia del Gobno. No sé si será sinceram[ente] ó habrá despues algo oculto.Cuando el temporal hizo una breve pausa, nos trasladamos á la Somanta como unos simples viajeros, yendo nosotros tres p[or] delante y los asistentes detras con Malleta. El camino estaba muy resbaloso; p[ero] llegamos con felicidad, apeandonos en el rancho de Beola. Alli estaba el Com[andante] M. Torres, el Cap[itán] Servanda y otros. Tantos estos como Beola y Manuelita nos recibieron con muchas muestras de cordialidad. Ella me presentó el niñito, á quien ha puesto por nombre, Pablo Augusto, y se lo bendije, deseándole q. fuera un buen cubano. Nos obsequiaron con café y chocolate. Les hice una larga visita y luego me trasladé á mi antiguo rancho. Alli encontré dos mujeres, madre é hija, enfermas, las q. se trasladaron á otro rancho á pesar de mis instancias p[ara] q. permanecieran. Manifesté mucho disgusto p[or] q. las hubieran hecho mudar p[or] mi causa y no fueron poderosas a calmarme lo las disculpas q. me dieron Beola y José Ygn[acio] asegurandome q. el cambio habia sido á gusto de ellas y q. p[ara[ él estaban ya preparadas. Escusado es decir q. p[or] aqui se nota bastante antipatía al actual Gobno. Ayer censuró sus operaciones el P. Odio q. fué a visitarme. Enseñé a Beola toda la correspondencia q. ha mediado con el Gobno sobre mi detencion p[ara] q. formara juicio. Calculando q. supuesto ha recibido el Gobno la noticia de la captura de un correo nuestro, ha debido llegarle de abajo alguna correspondencia, he pensado si esta habrá influido en la repentina resolucion de dejarme en libertad; pero ¿q. contacto tendrá esto con el notable cambio de tono de sus comunicaciones? Será algun lazo? Querrán ver mi manejo? Nada bueno es esperaba del malo.

 

Lunes 29. Desde ayer á mediodia arreció el temporal y sigue lo mismo. Se dice q. el viaje de Perez á las Mantecas fué á enterarse de la muerte de F. maceo, cuya sepultura visitó p[ara] ver si estaba bien enterrado, habiendole mandado á hacer una cruz de hierro con su nombre. Qué habrá resuelto, cuando supo el concepto en q. el difunto lo tenia inscrito en sus "memorias?" Sali á visitar las familias q. estaban en el campam[ento] y me encontré con q. ya Jose Ygn[acio] habia trabado relaciones con una tal Eduarda Vásquez, tan fresca q. ella y la madre se apresuraron á decirmelo, siendo de particular q. ni aun el nombre de él sabian. Francam[ente] q. no me está gustando esta conducta de José Ygnacio! Regalé á Manuelita un jabon de almendras p[ara] q. bañara su niñito. Se corre q. el P. Odio casó catolicam[ente], á Calvar con una hermana de Sebreco q. es mulata. No debe haber entre ellos  mucha diferencia p[or] ese lado. Parece q. á esa operacion fué al Gato, mientras q. Crombet le conseguia un convoicito con q. obsequiara al Gobno. Si asi no se hace patria, á lo menos se hace negocio. Si irá el Gobno á celebrar alguna entrevista á q. no le convenga q. me halle presente? Habrá aceptado V. Garcia la Scria de la Guerra? Hace rato q. se oyen detonaciones el S.E. q. algunos piensan q. son cañonazos. Llegó un correo de V. Garcia con pliegos urjentes p[ara] el Gobno. Dijo q. aquel no ha entregado su mando y va á reunirse con el Gobno en Barajagua: q. Marmol fue derrotado en Palmas Altas y perdió su caballeria: q. Gomezcopó una columna española mas acá de Sta Ana de Lleo, haciendole 500. bajas, entre ellas el Coronel; y q. Javier habia salido del Humilladero. Dicen q. cuando los conjurados hablaron á F. Maceo p[or] primera vez de mi deposicion, esclamó" "Están Vds. locos? Quieren q. el pueblo nos ahorque á todos?" Sin embargo, parece q. se decidió luego q. se cercioró de la magnitud de los trabajos hechos. Como estimo á Beola y conozco á M. Garcia, he aconsejado á aquel q. no se fie de este.

Martes 30. Habia calmado algo el tiempo; p[ero] ahora está lloviendo otra vez. Llegó el B. Perez q. va á reunirse con Calvar. Trae un cañocito de plazas. ha montado en cureña; p[ero] no puede llevarlo hasta el lugar de la concentracion p[or] falta de jente; p[ues] lo conducen á brazos. Qué piensan con esa maniobra? Mucho temo un nuevo fracaso. Esa pieza es la misma con me saludaron en Enero del 69. en el puerto de Moya. Bastante han variado los tiempos. Hoy no hemos tenido víveres mas q. p[ara] almorzar. Siento alguna debilidad; p[ero] á nadie se lo manifiesto. Vinieron unas libertas á saludarme: otras se acercaron; p[or] q. creían q. era el nuevo Presidente. Vale la pena de sacrificarse p[or] la libertad del jenero humano? Si, p[or] la satisfaccion de la propia conciencia. Tengo dolor de cabeza. Estuve hablando hoy con algunas mujeres de las q. se sacaron de Bueicito. Aunque ya un está en relaciones con Servanda y se conoce q. no se atreven á espresarse con franqueza, se manifestaron disgustadas de q. las hubieran traido contra su voluntad. Me entretuve en esplicarle las ventajas de nuestra independencia bajo un gobierno libre. Me dijeron q. no todos los de Bueicito eran enemigos nuestros sino una guerrilla q. traian los Tejera: q. fué falsa la herida de J. Liens en Cabagan. Las estimulé á q. procurasen á sus parientes p[ara] q. abandonasen á los españoles. Ya las he socorrido con algo q. tengo. A mediodia salió el sol; p[ero] luego volvió a oscurecerse cayendo recios aguaceros con mucho viento. Casi todo el rancho está inundado. Hay frio: el temporal viene del N.E. Por la noche comimos boniatos cocido y maiz saraso asado.

Miercoles 31. Sigue el temporal. Amanecí todavia con dolor de cabeza; p[ero] ya estoy muy aliviado. Vino Perez á verme y le manifesté q. pensaba quedarme en esta zona; p[ero] q. no lo comprometeria en nada, ni molestaria sino en lo q. él buenam[ente] quisiera hacer en mi obsequio. Volvió á repetirme sus ofertas; p[ero] no sabemos si quedará en este mando: hay rumores de lo contrario. Le aconsejé mucho q. tuviera paciencia; q. se manejara prudentem[ente] y q. llenara con esactitud sus deberes. Me manifestó q. Maceo habia sido el principal causante de todo lo q. me habia pasado y le contesté q. Dios lo perdonara! No estoy, sin embargo, enteram[ente] conforme con el juicio q. ha formado sobre su papel en los últimos sucesos. Me dijo q. C. Garcia merecia formacion de causa p[or] la derrota de Sta Rita: q. todos le tenian mucho miedo á M. Quesada y q. él deseaba conocerlo. Parece q. V. Garcia entregó su mando. Mandé con el Cap[itán] Quintin Bandera, q. lleva á vega á Jamaica un paquetico q. contiene pelos de mi cabeza y barba p[ara] mis hijitos q. están en el estranjero y tal vez sea lo único q. vean de mi persona. Siento consignar q. estoy muy disgustado con el manejo de J.Y. á causa de las queridas; pues ademas de la crítica y q. todos se abstendrán de socorrernos p[or] ese motivo, no tenemos q. comer y de lo poco q. se consigue coje p[ara] mandarle á la manceba. Eso está á muy poco delicado y lo estraño mucho. Dicen q. Calvar fue á forzar á la mujer del Cap[itán] Varona y este lo sacó de su casa a cintarazos, dando voces. llegaron de Camagüey dos jóvenes de apellido Alomá, confirmando la derrota de los españoles en palo Seco donde no tuvimos mas q. 13. bajas. Vinieron á visitarme; p[or] q. manifestaron muchos deseos de conocerme p[or] sus simpatias conmigo. Dijeron q. las fuerzas de Camagüey y las Villas recibirian muy mal la noticia de mi deposicion, cosa q. por allá no se tenia ninguna idea entre el pueblo: Yo traté de tranquilizarlos. Entraron en el campam[ento]. Las fuerzas q. traian el cañón, el cual dejaron oculto en otra parte.

Jueves 1º de Enero de 1974. 

A medianoche calmó el tiempo y salió la luna. Hoy está el dia claro. Despues de todas nuestras desgracias, ojalá q. este cambio sea un presajio del q. pueda tener nuestra suerte  en el año q. hoy principia y llamaremos 7º de N.Y.!Marcharon p[ara] Holguin Perez y sus tropas y con ellos los hermanos Alomá! Estamos muy escasos de víveres. Si es cierta la matanza de Palo Seco, se realizó la profecia de Bembeta. P. Maceo, q. vino aqui con Perez, siguiendo su sistema de vagancia, se quedó bajo pretesto de enfermedad. No me parece bien q. en un campam[ento] tan importante y tan débil como este, todos los dias se están disparando tiros p[ara] matar pájaros. De ese modo es muy fácil una sorpresa.  me dijo el Com[andante] Alomá q. V. Garcia no acepta la Scria de la Guerra y q. está disgustado de q. le hayan quitado su mando, cuando podia hacer algo. Está en las Alegrias con M. Diaz. Nada absolutam[ente] teníamos p[ara] l comida; p[ero] Beola nos mandó una torcaz y un ñame y con eso se hizo un cocido p[ara] los tres; de suerte q. la desgracia nos hizo complices de la caceria. Perez tiene una carta de F. Maceo q. es un comprobante del manejo q. se ha tenido conmigo. Lloviznó.

Viernes 2. Anoche fué atacado de un dolor en el costado un tal Nicolas, q. vive frente á mi rancho: se puso en manos de un tal Bruno q. con una ventosa y una navaja lo tasajeó como á un caballo. Ponia los gritos en el cielo; p[ero] al fin tuvo la fortuna de aliviarse. Yo pensé q. tal vez mañana tendria q. acudir al mismo cirujano con peor ecsito. Esta escena unida á una conversacion colorada q. de un rancho á otro tenian en alta voz varios vecinos y vecinas, me desveló p[or] mucho tiempo. Cuando saldré de esta atmósfera?  Almorcé con Beola. Regalé un vasito y una cinta al niñito de manumita. Ayer de tarde se oyeron al S.E. dos detonaciones q. parecieron cañonazos. ha vuelto á descomponerse el tiempo: hubo truenos al S.S.E. y está lloviendo lijeram[ente]. Se están presentando mosquitos y rodadores. Hubo cuatro dias q. salieron unos asistentes en busca de viveres y todavia no han vuelto. Lo poco q. conseguimos se encuentra ene unas estancias inmediatas. Hoy le solté á José Ygn[acio] varias indirectas sobre nuestra situación y su manejo con las queridas; mas parece q. no ha querido comprenderme. Es buena cosa q. nos veamos sin nada q. llevar á la boca p[ara] q. él mandé racion á una prostituta! Es preciso confesar q. raro el el hombre q. no se inclina al abuso. Dice P. Maceo q. p[ara] cumplir la voluntad de su difunto hermano Fran[sisco] mandó los libros de sus "memorias" á M. Aldama. Si será mentira? Volvieron al fin los asistentes y casi nada trajeron. Como José Ygn[acio] dispuso q. alternaran en el servicio de la casa y en la recolección de viveres p[ara] q. todos tuviesen q. comer sin repartir raciones y q. de nuestra cuota se diesen estas á Jesús y Cayetano, q. no salen de la casa, fué motivo de disgusto; p[or] q. estos quieren tener  un criado mas á quien mandar y q. toda la provision este junta p[ara] cortar á su gusto. Como las cosas p[ara] nosotros están malas, mandé q. á los últimos no se les diese racion, sino q. comieran con nosotros p[ara] ver como se portan. La racion se repartia, dividiendo con ellos la ecsistencia p[or] iguales partes; de suerte q. no podian salir perjudicados. Querrán mejorarnos á nosotros? Lo dificulto.

Sábado 3. Aunque anoche tronó varias veces y hasta lloviznó, ha amanecido el dia claro. Ayer se corrió q. habían oido tiros en distintas direcciones. Se crée q. Perez haya tenido algun encuentro. Habiendose inutilizado el mulo de una pata, fue preciso matarlo: se reportó carne á la tropa y á las familias. Difícil será ahora conseguir otro mulo. Volvió ea descomponerse el dia y ya menudea la lluvia. Yo no queria hacerme la barba ni vestirme hasta q. no cesara el temporal; p[ero]no pude sufrir mas q. hasta hoy. La ropa q. me puse, estaba sin planchar, mal lavada, sin botones y hedionda á moho. Como esta escena se repetirá con frecuencia, la consigno aqui. Llegó Rufino, el colombiano, y confirmó la especie de tiroteo. Otros, sin embargo, aseguran q. lo mas fué una tronada. Ya lo sabremos con certeza. El campam[ento] está alegre con la abundante comida q. le han proporcionado. Se cuenta q. en los campam[entos] enemigos hubo muchas diversiones el día 1º de año. Entró un soldado con un venado q. mató en la Güira, donde dicen q. pastan muchos. Estas jentes hacen comparaciones y dicen q. cuando estuvo aqui el nuevo Gobierno, se mató un caballo y á nadie le dieron de él, viendo al mismo Marqués lavar las tripas. En nombre de su niñito me regaló Manumita una raspadura. Tambien nos mandaron un muslo de venado. Segun parece, si realm[ente] hubo fuego, no fué con perez; p[or] q. este hasta ayer no salió del Aguacate.

Domingo 4. Se marchó p[ara] Brazo Escondido Pablitos Cancino. Creo q. tendremos un dia hermoso. Tan cierta es la inclinación jeneral al abuso q. Jesus ha cogido la costumbre de replicarme á todo lo que le mando desde q. ha entrado con uno en mayor intimidad, hasta q. hoy tuve q. advertirle q. dejara esa mala costumbre y se ciñera ea responder sencillam[ente]. Me ha llamado la atención la inteligencia de una niñita de menos de tres años llamada Rafaela, hija de Micaela, de Bueicito; la q. habla muy claro para su edad y raciocinio en términos q. habiendole yo preguntado si queria ir á la escuela p[ara] aprender á leer, me contestó: "yo tenia una cartilla"; y asi en otras varias materias q. omito. Hoy me regaló Manuelita una hermosa naranja de china p[or] manos de su niñito y yo le correspondí con un cartón para hacer cachucha á Beola. Me hizo reír hoy sin querer, una mujer q. con mucha gracia se burlaba de la figura, inteligencia, modales y costumbres del Marqués. "Tiene", me dijo, "el talento del judio: él mismo se endulza el café". La muchacha de J.Y. me pidió ayer q. le prestara un poco de vianda. Le contesté q. yo nunca sabia si tenia ó no q. (1) comer; p[ero] q. habia dado siempre la orden de q. con lo mio se socorriese á todo el q. estuviera verdaderam[ente] necesitado: q. en ese concepto podia pasar á casa p[ara] q. le diesen de lo q. hubiera. Esto me llamó mucho la atencion; p[or] q. como soy muy poco curioso, no me he cuidado de averiguar el estado de sus relaciones con J.Y. Regalé 5.P. á la niñita Rafaela.

(1) Insertado no. q., sobre comer; p[or] q.

Lunes 5. El vapor Trinidad pasó p[or] ojo en Agosto del año ppdo al cantonero español Lebrel. Parece q. uno de los agravios q. los nuevos gobernantes tienen contra Javier es p[or] q. siendo jefe en Bay[amo] no les dió de una carne y sal q. le trajeron p[ara] su División. Anoche gritó mucho el niño de Manuelita y estuve p[ara] levantarme, creyendo q. estaba malito, p[ero] no fué sino p[or] falta de sueño y majaderia. Hoy le dí muchos consejos p[ara] q. lo educara de modo q. no la atormentara p[or] la noche. Me pidió J.Y. 15. P. y se los entregué sin preguntarle el objeto. Qué tarea con ellos? Creo q. está embobecido. A lo q. descienden los hombres! Vino una mujer á comprarme carne, diciendo q. era p[ara] un enfermo. Le contesté q. yo no vendia carne y mandé q. la socorriesen con parte de la q. hubiera: ni volvió si siquiera á darme las gracias. Llovió algo y se ha puesto el tiempo frio.

Martes 6. Se ha recordado q. pocos dias antes de estallar la revolucion, de q. era uno de los promovedores, vendió Calvar unos esclavos. Cuales eran entonces sus principios? Dicen q. anoche se oyó una cañonazo y otro esta madrugada. Seria la fiesta de los Reyes? Nada de eso es estraño en la Seudo=republicana España. Parece q. algunos de los cañonazos fué en la Caridad, donde además hubo tiros de fusil, segun refieren los vianderos. Tengo una pena leve en la cabeza. Hay calor y bastantes insectos. Nunca estamos bien. No puedo menos q. referir una conversacion q. oi p[ara] q. se vea en q. sociedad estamos obligados á vivir. El Cap[itán] Servanda! decia á la niñita Rafaela delante de su misma madre: "Esta es muy p... tiene mas de seis cortejos. Esta preñada! Es verdad? Está preñada?" Cómo saldrá esa mujercita con el tiempo? Ya otras veces he oido á su madre agasajarla con palabras indecentes. Habiendose oido voces abajo de la loma, se mandó reconocer y á poco volvió el reconocim[iento] con unos números q. dijeron habian llegado al arroyo Calvar con Crombet, Horruitiner y otros, con los cuales fué anoche el fuego, estando haciendo viandas. Dicen q. el tiempo interrumpió las operaciones; q. C. Garcia y el des=Gobno salieron p[ara] Tacajó; q. no encontraron a Perez; p[or] q. tomó otro camino; q. se habian incorporado fuerzas de Bay[amo] las q. daban custodia al des=Gobierno; y q. alli estaba Javier. Beola salió á ver al G. Calvar y luego regresó con este, Crombet, Panchito Estrada y Horruitiner. Maestre está en: Tacajó asi como Enrique, Ismael, y C. Acosta: Ricardo en Bay[amo] enfermo é irá á las Tunas. Perez va de cuartel con Gomez: tal vez quede Javier con C. Garcia. hay mucho descontento p[or] mi deposicion. Me arreció el dolor de cabeza. Estuvieron á verme varias morenas vecinas y me trajeron plátanos.

Miércoles 7. Amanecí todavía con el dolor de cabeza. Me dijo Calvar q. traia orden de hacer una averiguacion sobre mi Manifiesto de 24. de Octubre; q. si yo acusaba á alguno, tendria q. volver al Gobno (á su residencia) y si no me mandarian mi pasaporte p[ara] el estranjero. Añadió q. trataria de saber si podia embarcarme con Vega p[ara] mandarlo detener: en caso contrario, daria orden p[ara] construirme un bote y buscaria tripulacion en Bay[amo] donde la habia. Como Perez no manda ya en esta zona, me ofreció que dispondria se me facilitasen los asistentes y la lavandera q. aquel me habia de entregar, p[ara] lo cual dictaria sus ordenes al T. Cor[onel] Medina y el Prefecto Lacrete. Dcen q. los españoles no abandonaron el campam[ento] de Palmas Altas, sino el de Guá, y q. han levantado tambien los de Majibacoa, Sta Bárbara, Arenas, Guillen y otros. Segun noticias, Davis ha mandado al des=Gobno un correo muy urjente. Ahora es q. viene la correspondencia p[ara] Malleta. Todos se quejan del desorden en este ramo. Parece que V. Garcia será agraciado con el mando de Camagüey. Se marcharon Calvar y sus compañeros, y á poco rato llegó Perez q. volvio de Holguin sin haber visto al des=Gobno. Hizole mucho efecto el anuncio de su relevo; pues p[or] un rasgo natural en los hombres de campo, se quedó callado y silbando. Cómo quedará esta cosa con B. Ramirez de jefe? Si no esperarán mas expediciones? Me consultó Perez si se escusaría de ir á Camagüey alegando q. Gomez es su enemigo, y le aconsejé q. nada hiciera hasta no experimentar el temple actual de Gomez; p[or[ q. en política no hay amigos ni enemigos. Tomé bicarbonato de soda p[ara] la jaqueca. He observado q. esta me ataca, cuando disminuyo las tomas de rapé con miras de dejar de usarlo. Aunque siempre será para mi muy sensible mi salida de Cuba, anda algo en el aire q. p[or] la patria me hace desearla. Dijo M. Garcia à Panchito q. yo estaria con él furioso. Me causó con esto mucha risa. Los conozco hoy bastante p[ara] despreciarlo y este sentim[iento] no enjendra furias, dado q. yo fuera capaz de ellas. Vino el Com[andante] Aguirre con los docum[entos] p[ara] hacer la averiguacion de q. me habló Calvar. Después q. evacué el acto, me hice dejar copia de todo; de suerte q. p[or] eso no analizo la cuestión. Solam[ente] diré q. es el paso mas inutil, la medida mas insustancial de  q. en tan graves circunstancias, podia ocuparse una asamblea politica. Mi respuesta los ha puesto en evidencia y algun día serán objeto de risa, si no de indignacion. Como siempre he seguido socorriendo á la familia de Bueicito, me ha regalado chocolate y pomada: esta se la di á Calvar. Beola y Manuelita nos atienden mucho y les damos de todo lo q. tenemos. El Brig. Perez q. con Carlitos habia ido al Cuartel Gral, (Carlitos regresó á poco) volvió con el Gral Calvar. Este se deshace ahora en cumplim[ientos] con nosotros. Dijo Perez q. el bote de Vega era chico p[ara] tanta jente; p[ero] q. habia muy buenas seibas: alli mismo se dispuso mandar derribar unas y q. se procuraran los marinos, p[ara] cuando estuviesen aqui, construir otro bote. Parece q. hay prisa de echarme fuera. Me confesó Calvar q. se había perdido la ocasion de tomar la plaza de Cuba, p[or] estar nuestras tropas regadas p[or] Manzanillo, &; p[ues] Davis habia escrito, apremiando p[or] un ataque á q. coadyuvaria él con mucha jente armada y cuatro buques de guerra americanos q. estaban en el puerto, segun habia ofrecido el consul de aquella Nacion, Mr. Young q. acababa de llegar con instrucciones secretas de su Gobno; p[ero] q. mas tarde avisó q. ya no era tiempo, quedando á la mira de otra ocasion oportuna. De suerte q. la Rep[ublica] Ha recibido ese grave perjucio p[or] culpa de unos cuantos ambiciosos. Si no hubiese resultado mi deposicion, se hubiera llevado á cabo mi plan sobre Cuba p[ara] el q. habia mandado reconcentrar nuestras tropas, como es constante, en cuya operacion nos habrian sorprendido los sucesos del Virginius y sido fácil nuestra marcha instantánea sobre aquella plaza. Mi proyecto se abandonó p[ara] efectuar cambios de jefes, & y p[ara] usurpar la gloria q. en Munz[anillo] y Bay[amo] tenian preparada los trabajos del Gral. Céspedes, creyendo neciam[ente] q. no necesitaban mas q. presentarse y q. poco importaria la influencia de hombres conocidos p[or] sus antecedentes en comparacion de los q. no la tenian sino desfavorable p[ara] los habitantes de las poblaciones. Se presentó, procedente de Sant[iago] de Cuba, un moreno llamado N. Colás. q. dice salió de alli el 25. de Dic[iembre] y de sus alrededores antenoche. Parece ser desertor de presidio y cuenta q. el Virginius con los presos supervivientes ha sido devuelto á los americanos en el puerto de Cuba, á pesar de q. los voluntarios querian echarlo á pique: q. durante dos dias fué saludada p[or] la plaza la bandera americana; q. p[or] los muertos habria guerra; y q. los mambises habian sido reconocidos beligerantes: q. los españoles estaban muy avergonzados; q. no habian llegado refuerzos de España; y q. en Cuba habia poca tropa, quedando en puerto dos buques de guerra americanos. Vió á los fusilados del Virginius y asegura q. todos los cubanos murieron con mucho valor; pero del hijo de Quesada habla con admiracion. Segun él refiere era un jovencito alto y bien parecido. Cuando lo scaron p[ara] el suplicio. mostraba la mayor entereza y alegria, silbando, cantando y vitoreando á Cuba libre. Se acercó a un soldado español y le dijo con la mayor naturalidad: "lo único q. te encargo es q. me apuntes bien p[ara] q. muera en el acto: ahora dame un cigarro". Estando componiendolo, preguntó otro niño como él: "pero á donde van á llevarnos? "Chico," le respondió Quesada: "pronto te diré á donde van á llevarnos." Me describió esactam[ente] la figura de mi pobre hermano Pedro.

Jueves 8. Lloviznó p[or] la madrugada: el dia está entoldado y frío. Se marcharon Calvar y Perez, llevandose aquel al presentado. Perez me ofreció un rifle p[ara] Carlitos. Perez me dijo anoche q. los deponentes estaban ya pesarosos de lo hecho; y tratando yo de averiguar algo mas sobre ese asunto, he sabido q. los jefes militares empiezan ya á no mostrarse tan complacientes con los civiles. Calvar ha tenido algo con Trujillo, y ademas cuenta q. hallandose M. Garcia ocupado de censurar á C. Garcia p[or] el fracaso de Sta. Rita, le observó agriam[ente] q. cualquiera otro jefe de valor y crédito militar tendria derecho p[ara] espresarse de aquel modo; pero q. él no lo tenia; p[or] q. nunca habia sido mas q. un (1) intrigante. Falta saber si es verdad q. le dijera tal cosa; p[or] q. Calvar p[or] su parte, siempre ha sido muy embustero. Sigue el dia lloviznoso. El Com[andante] Aguirre fué á Arroyon á iniciar una especie de sumario contra J. R. Quesada, M. Mayol, Curbelo y otros: da la casualidad q. estos empleados son parientes y amigos mios. Por la letra de las representaciones veo q. casi todo ha sido promovido p[or] los Diputados, como de costumbre; p[ero] es célebre q. Felix dé curso seriam[ente] á un procedim[iento] en q. figura el juego de azar y el concubinaje contra un Prefecto en cuya casa vivia él, cuando pasaban todas esas cosas y en ellas personalm[ente] le cabia parte; p[or] q. la formaba del juego y tenia ali su propia querida. Tambien me dijo Perez q. el actual Gobno deseaba brindar á Bravo la cartera del Esterior; p[ero] no se atrevia, p[or] q. todavia hablaba bien de mi. Parece q. anoche, durmiendo, me he lastimado un testículo; p[or] q. hoy me duele desde antes de dejar la hamaca. El mismo Perez me cedió la carta de F. Maceo. Es de 3 de Nov[iembre] ult[imo] y puede servir de clave p[ara] comprender todo lo q. se ha hecho conmigo; cómo y p[or] q. se ha hecho. Escrita en lenguaje sibilítico, cada frase merece un comentario; p[ero] no es este el momento de consagrarselo. Llegaron E. Ramirez, Sebreco, Pichardo, Betancourt y otros con las fuerzas q. llevó Perez á Holguin; uno de ellos me regaló una caña. El presentado Colás dijo q. el Ministro de Ultramar no habia venido a Cuba. Tal vez volvó Burriel á dar cumplim[iento] á lo acordado en  la cuestion del Virginius.

(1) Insertado q. un, sobre intrigante.

Viernes 9. Anoche hizo frio, lo mismo q. hoy; tanto q. hemos tenido q. echar fuera los trapitos de invierno. Se arregló una dificultad en el Com[andante] Beola y el Com[andante] Ramirez sobre la gente q. guarnece este campam[ento] de p[or] si bastante escasa. De no haber resultado arreglo, me hubiera sido forzoso ó marcharme á otro sitio mas seguro, ó quedarme aqui mas espuesto de lo q. estoy; pues el des=Gobno parece q. no da pendolada acerca de proporcionarme una escolta como la tienen todos los jefes y como ha manifestado q. era su deseo. Por mi parte tampoco pediré nada. Se marcharon las fuerzas q. llegaron ayer, salvo varios enfermos. Tambien se marchó la familia de Bueicito y la ofrecí hacer diligencia de traer al marido al campo insurrecto. Noto tal descontento y tales misterios q. me tiene con mucho cuidado la situacion. Dios quiera q. no surja nada malo p[ara] la Rep[ública]! Escribi á Jav[ier]. Dominga, una de las vecinas del campam[ento] q. no tiene muy buena fama, censuraba hoy la conducta de Eduarda y defendía á la otra, amiga suya, q. fué querida de José Ygn[acio] diciéndome q. todo habia sido falso. Estuvieron aqui unas mujeres de apellido Perez q. segun me han informado, sin tener padre ni madre, se han sostenido honradam[ente] durante la guerra, con solo su trabajo personal. Esto les ha captado mis simpatias. Jesus y Cayetano fueron á Brazo Escondido.

Sábado 10. Salí á pasear p[or] la mañana y despues de haber visitado la sepultura de B. Garcia, p[or] una veredita salí á los ranchos de una morena anciana q. llaman la Ynglesa; encontrandola alli á ella, á una partida joven y un niño negro. Esta familia vive apartada del campam[ento]; p[or] q. algunos de sus miembros tienen bubas, cuya enfermedad es mirada aqui como la lepra en Israel. Estuve conversando con ellas un rato y supe q. la partida era bisnieta de la Ynglesa, la cual tiene ya tataranietos. Sin embargo está muy fuerte; su aspecto es de ningun modo senil y su voz vibra  como la de una joven. Me informó q. estaba personalm[ente] en su estancia y q. está disgustada en este lugar, p[or] q. no puede sembrar.Le ofrecí mis servicios y me despedí, admirando los misterios de la naturaleza. Cada dia resalta mas la torpeza del Marqués. Acepto en momentos criticos una posicion interinaria y como si tuviese el empleo en propiedad, se ha echado á hacer innumerables reformas, cambios, remociones, destituciones &. Está haciendole la olla gorda á su sucesor y cuando deje el destino, p[ara] él no quedara mas q. una nube de enemigos y detractores de todas clases q. p[or] lo menos lo mirarán con mas desprecio q. antes. El dirá q. solo asi, prestandose a ser instrum[ento] de unos cuantos malvados pudo ocupar siquiera interinam[ente] la primera majistratura de la Rep[ública. Tiene razón! José Bonifacio Cordero, q. salió á buscar un remedio p[ara] su madre enferma y cuando volvió la hallo enterrada, (no pareció hasta los seis meses) se mantiene hoy de caguayos, p[or] no hacer la dilijencia de proporcionarse otro alimento. Debe ser tan idiota como el Marqués. Regalé un papel de agujas á las Perez: una mujer me trajo una hermosa biajaca y di dos naranjas de china á su hijita. Ma mandó Manumita la ropa lavada y planchada.

Domingo 11. Anoche llovió temprano. Fué Calvar quien el 13. de Oct[ubre] de 1868 me habló sobre el modo de embarcarnos p[or] las costas de Bicana ó Portillo, si la revolucion iba mal. Yo le contesté q. siempre habria tiempo p[ara] pensar en eso. Mas tarde me preguntó otro en Camagüey q. hariamos, si triunfaban los españoles?—"Car sobre ellos" le respondí: "con el sable en una mano y el revolver en la otra, y morir matando". Pocos dias antes de empezar la revolucion, estando á la mesa conmigo en mi Ynjenio Demajagua, me preguntó Fran[cisco] Agüero Arteaga con q. armas nos habíamos de levantar contra los españoles?—"Ellos las tienen", le contesté al momento—"Vd. es mas arrestado q. yo", me replicó riendo. Como este dicho se ha aplicado tambien á algun otro, lo consigno aqui. Desde los otros dias descubrí al N.N.O. unos limpios lejanos q. me parecieron potreros: hoy se creyó q. era Baire; p[ero] habiendose buscado un anteojo, se vio q. efectivam[ente] eran potreros y palmares los q. se tomaban p[or] edificios. Desde aqui se divisan: al N.E. las montañas de Nipe, el Cristal &. observación q. tambien hice yo antier de tarde. Al S. se percibe la Peña Blanca. Si pudiera desmontarse el terreno se gozaria de vistas magnificas. Se marcharon las Perez y volvieron Jesus y Cayetano. Dicen q. todas las familias han sentido mi deposicion y me mandan espresiones. Los libertos habian preparado una tumbandera y se disponian á bailar.; p[ero] la tempestad se lo impidió, obligandonos á todos á recojernos temprano. Me regalaron las Queralta 1. biajaca.

 

Lunes 12. Aunque no llovió mucho hubo una gran tronada y viento fuerte p[or] la madrugada. Quise hoy probar mi revolver y á fin de evitar peligro p[ara] algun transeunte, escojí un almácigo en una ladera. El arbol no era recto, ni tenia blanco á q. hacer la punteria. Con la falta de costumbre me temblaba el pulso y tuve q. disparar los ultimos tiros poniendo el brazo izquierdo de mampuesta. La distancia era mas de 30. pasos y solo acerté un tiro de los seis q. gasté. Los demas pasaron, rozando p[or] las curvas del arbol. Considerando q. no era mal tirador en mi juventud, aunque las condiciones eran ahora desfavorables, no he quedado contento y me propongo repetir la esperiencia, cuando esté de humor, escogiendo mejor el blanco. La vista de mi portamonedas me produjo un disgusto q. me duró todo el dia. Recordé q. habia pertenecido á C... desde antes de la revolucion. Me trajo á la memoria aquellos dias. En ellos tenia penas ciertam[ente] p[ero] q. eran en comparacion de las q. ahora me atormentan? En recompensa, cuantos dias felices! Y su antigua dueña, q. es de ella? Vive ó ha muerto? Observa buena ó mala conducta? Es feliz ó desgraciada? Se acuerda de mi y me perdona? Cualquiera q. sea su situacion, no le deseo mas q. consuelo y ventura, y q. pueda ver á sus hijitos buenos y dichosos. En cuanto á mi, soy una sombre q. vaga pesarosa en las tinieblas. Para mi, ni un dia de sol!.

Martes 13. Ayer de tarde cayeron solam[ente] unas lloviznas. Me sigue el disgusto. Con nada me distraigo. Funestos presentim[ientos] me asaltan. Qué todo sea un vano temor! Se practicó un claro en la falda del monte hacia el N.O. y con el ausilio del mapa, la brújula y el anteojo, se dominó ern ese rumbo una estension de territorio q. parece rematar en la montañas de Guiamaro. La linea pasa p[or] la Rinconada, Sta María, los Cayos, el Ojo de Agua de las Arenas &. Cómo podrán imajinarse los enemigos, q. se abrigan en Jiguaní, Bayamo, Tunas y Guiamaro, q. yo estoy recorriendo con la vista los terrenos q. ellos se esclavizan? De consuno con los malos cubanos tratan de arrojarme p[ara] siempre tal vez de esos lugares amados; p[ero] la Providencia; q. penetra mis rectas intenciones, no permitirá quizá q. se consuma su perverso designio y tendrá dispuesto q. mis huesos reposen al lado de los de mis padres, en esta tierra querida de Cuba, despues de haber servido á mi patria hasta el dia postrero de mi vida. Lloviznó varias veces.

 

Miercoles 14. Ayer se acabó la carne del mulo y á mediodía no comí mas q. unos boniatos muy malos. Por la tarde me regalaron las Queraltas tres biajacas y con una nasa, q. hizo Eusebio el asistente, trajo otras del Contramaestre; de modo q. pude cername una y aplacar algun tanto el hambre q. sentia, p[ero] q. siempre he ocultado á los demas. En distintas sesiones comunique al Pr... (Pablo Beola) los gr... del Comp... y Maes... Mas... (1) La morena Fran[cisca] Aguilera me regaló viandas p[ara] el almuerzo. Compúsose la comida de un caldo de biajacas con malas viandas sazonado de ajíes; p[ero] las biajacas eran tan pequeñas q. fué preciso desmenuzarlas con la mano y comerla tan despacio p[or] temor de las espinas q. al fin se me entumecieron las piernas de estar sentado en la hamaca en una posicion incómoda; p[ues] mi mesa es una maletita puesta en el suelo. Me levanté p[ara] aacabar de comer y observé q. hasta una perrita á quien tiraban los restos del festin, se fastidio de estar mordiendo espinas y se marchó amohinada. Tal vez pensó filosoficam[ente] en evitarse un percance; p[or] q. parece q. alguna espiname pinchó debajo de la lengua y me formó una vejiguilla de sangre algo molesta. Yo queria picarla con unas tijeras; pero los demas me aconsejaron q. la dejase reventar p[or] si misma, como efectivam[ente] sucedió á poco rato. Fui al rancho de Beola, celebrando mis penas, y á todos nos parecerieron tan chistosos los lances de aquella comida mambisa q. nos reimos de muy buena gana. Esta tarde se veian varias humaredas al N.O. en los limpios q. parecen portreros ó sabanas; mas p[or] la noichge nada se distinguia. Beola y Servanda nos mandaron andarates y yo regalé naranjas de china á varios.

(1) Léase:  Padre (Pablo Beola) los grados de Compañero y Maestro Masónico.

 

Jueves 15. Esta madrugada llovió algo. Se ha practicado otra abertura hacia el  N.E. y se ven los potreros de Guaninao, el platanar de N. Abad, y otros objetos como montañas á lo lejos. Se ha visto perfectam[ente] q. estas son los de la costa N. y reconocí algunas de las q. atravesamos el año 72. Llegaron Lora, Ayud[ante] de Calvar, y J. Aguilera con correspondencia. Este dice q. recibió de Calvar un oficio, llamandolos á su cuartel Gral, q. no se hace igual ni aun p[or] los españoles. Recorde q. C. Garcia no era su amigo y q. segun he sabido, no está contento con mi deposicion. Lora, á lo q. parece, trata de ocultar q. Calvar se ha ido al Gato. Todvia Bravo anda p[or] Manacal. Se dice q. el enemigo ha andado p[or] el Ramon: el otro dia (1) se dijo q. estaba p[or] Filé y resultaron cubanos. Anoche mató Beola una lechuza p[ara] Servanda y este me mandó hoy un plato q. partí con C. Cosme, el cual acababa de llegar. La encontré algo desabrida; p[ero] no sé si seria natural o p[or] falta de condimento. Se repitieron las biajaquitas y me destrozaron la lengua y el cielo de la boca. Pienso no comerlas mas, sino beber solam[ente] el caldo. Cosme niega q. haya pasdo ningun correo de Cuba p[ara] el Gobno, segun dijo Calvar. Parece falso q. se llevaron de Guisa el cañon y la tropa de linea. Se dice q. C. Garcia fusiló los cubanos prisioneros q. hizo últimam[ente] al pasar p[or] aquel pueblo.

(1) Insertado dia, sobre se dijo q.

Viernes 16. Anoché me acosté un poco tarde; p[or] q. al compas de la tumbadoras y otras sonajas hubo baile al aire libre en el campam[ento] en celebracion de los dias del asistente Marcelo q. obsequió á los concurrentes con agua de canela criolla. Aunque no say aficionado ni intelijente én historia natural, he observado una especie de orugas q. en la mañanas serenas bajan de una jia blanca, hilando en el aire su madejas q. luego recogen y suben al arbol sin duda p[ara] formas sus capullos. Son unos gusanos pequeños de color verdoso. También me ha llamado la atencion el color y peso de las piedras, y la naturaleza del terreno en esta loma; de donde deuzco su formacion mineral y q. probablem[ente] estamos caminando sobre una mina de cobre. Crombet y Panchito me mandaron un buey de 40. q. tomaron en un asalto dado antier al Hatillo, donde tuvimos 5. heridos. He tenido q. comprar una libra de sal en 30. Jesus Pavon tiene en su poder70. P. mios. J. Aguilera  me ha facilitado copia del of[icio] y otros docum[entos] q. interesan. En estos dias, con el anteojo hemos observado á Jupiter y Saturno, creyendo q. á este le hemos distinguido el anillo.

Sábado 17. Anoche no he podido repetir las observaciones astronómicas; p[or] q. desde temprano se declaró un viento S. fuerte y frio, y no sé si á consecuencia de esto ó de mala dijestión de una malisima comida, me dió dolor de cabeza. Me acosté enseguida y me atormentó toda la noche, no habiendose disipado todavia á esta hora q. son las 11. del dia. Tomé dos dosis de bicarbonato de soda y almorcé; p[or] q. hice matar el buey, del cual se repartió á Beola, Servanda, Aguilera, Cosme, asistentes, familias y soldados, participando hasta E. Ramirez y otro oficial q. llegaron á tiempo (ignoro si intencionalm[ente] no obstante q. en dias atrás mataron en su casa un caballo y no me mandaron ni un pedacito. No es necesario advertir q. con ese gaudeamus está de fiesta el campam[ento]. Llegó el Cap[itán] Lozano con la noticia de q. Perez viene detras. Teme q. lo trataran mal; p[or] q. dice q. no ha aprobado mi deposicion. Parece q. Perez, si no le dan tres meses de licencia p[ara] arreglar sus asuntos, quiere pedir pasaporte p[ara] el estranjero, lo q. mo le aprobé. Estuvieron de tránsito Aguirre, Mayol, Curbelo y Lora. Tambien vinieron dos de los de Bueicito, q. parece q. tienen aqui sus quebraderos de cabeza: la vieja Ygnacia me mandó dos plátanos amarillos. desde esta mañana llovizna de vez en cuando. cayendo un aguacero, llegó Perez con Medina, [M. Torres](1) Ag. Portuondo y otros. Perez vino á verme y mandó ñame, sal y un rifle p[ara] Carlitos con encargo de q. si se efectuaba nuestro viaje se le dejase á Medina. Vega con sus hijos se embarcó el dia 9. bajo buenos auspicios. Me alegraré de q. haya llegado con felicidad. Obligan á P. Maceo á ir á Holguin á curar heridos. Bien va! Todavía á esta hora (5¼ de la tarde) me duele algo la cabeza. Dice Perez q. ya mandó derribar la se iba p[ara] mi bote.

(1) Tachado en el manuscrito original. 

Domingo 18. Las pasé mala la noche con el ruido y la indisposicion. Cesó la lluvia; p[ero] el dia está nublado. He sabido p[or] P. Maceo q. los libros de las memorias de su hermano han arrancado las fojas en que hablaba mal del Marqués, C. Garcia, Marcos del mismo apellido y otros. Qué miseria! Estoy ahora bien de la cabeza. Se marchó Perez p[ara[ Tempú con todos sus compañeros, dejandome á la morena Alejandrina p[ara] lavar y planchar. Hoy se la dio de comer, dejandola descansar, mientras se le fijan sus obligaciones. Las vecinas me han visitado p[or] enfermo. Se fueron las de Bueicito y le mandé carne á la vieja. Parece q. J. Aguilera anduvo con algunos enredos en el campam[ento] sobre cambios de situaciones p[or] el nuevo Gobno: siempre tendrá el mismo caracter y p[or] eso mismo siempre quedará en el aire. Sabe Dios con lo q. le irá á Calvar y otros. Rara vez dejo de estar indispuesto en estos dias q. me traen á la memoria la muerte de la desgraciada Cármen. Dios la tenga en su santa gloria! Hasta cuando sufriré yo las penas de este mundo? Creimos q. lloveria mucho: p[ero] después de unas lloviznas acabará el dia y lo q. ha apretado la mano son los insectos picadores. Qué fastidio!

 

Lunes 19. Desde q. se mató la res , no me asienta bien el alimento. Parece q. el estómago estraña la grasa. Empecé á tomar magnesia de Márquez. Hoy dio principio á sus tareas Alejandrina. "¿Qué estará pensando este viejo?" le dijo B. Ramirez á una persona pocos dias despues de mi deposicion —"Qué ha de estar pensando?" le contestó aquella "Mejor fuera," le replicó él: "q. no me hubiera hecho la pasada de ponerme p[or] encima á B. Masó!"—Y de aqui q. mi gobierno no convenia á la patria!

Marte 20. Anoche casi no pegué los ojos p[or] las pulgas y los quejidos de Jesus q. está con calentura. Se anuncia q. al parecer anda el enemigo p[or] Guaninao. Esta madrugadita se sintieron lloviznas. La causa de creerse q. estaba el enemigo en Guaninao es p[or] q. ayer se oyeron tiros en esa dirección y aunque se creia q. habia sido en la Caridad, esta mañana volvieron huyendo las Queralta, q. habian ido á Guaninao, y dijeron q. alli era donde habian sonado los tiros, habiendo anoche oido otros y ademas picar palos. Se mandó prácticar un reconocim[iento]. Pendiente todavia, llevaron al agua, q. es lejos, á los caballos de Carlitos y José Ygn[acio]. Yo no dejé sacar el mio. Volvieron los esploradores con noticias vagas de q. nada han vistop[or] Limones y Guaninao; p[ero] como no rejistraron los poterros de está ult[ima] finca en q. se oyeron los tiros, volverán á salir, despues de comer el rancho. No sé si he consignado q. los libertos de esta zona llaman á los españoles los blancos, y á los cubanos los negros. Qué quiere decir esto? Se está viendo una humareda mas allá de Guaninao en direccion N.E. q. los prácticos creen será en el camino real de Cobre p[or] las Tres Cruces. Volvieron á salir los esploradores y tras de ellos fué al agua mi caballo q. regresó sin novedad. A poco lo hicieron aquellos, asegurando q. el enemigo estaba en la Seiba, donde se creia q. habian hecho prisioneros, entre ellos á Vicente Cosme, famoso práctico de estos lugares, y á un muchacho q. gritaba con los golpes q. parece le daban p[ara] q. declarara segun les manifestaron unos q. encontraron por el camino. Estos á su llegada en aquellos mismos momentos, confirmaron la especia, añadiendo q. en su concepto los enemigos ocupaban el rancho del Subprefecto Guerrero; q. no son muchos y q. creen q. Cosme ha sido apresado; p[or] q. dos veces los ha llamado con el sonido q. tienen concertado hácia donde el enemigo todavia hoy al mediodia le ha hecho fuego. Se dispuso dar anuncio á Calvar  q. está en el Ramon, conforme lo habia dicho el Ten[iente] Cor[onel] Medina q. llegó hoy dandonos la noticia de q. Mayeta encontró dificultad p[ara] introducir en Cuba la correspondencia. Luego llegaron B. Ramires, M. Torres, Ag. Portuondo, Barban y otros. Participan q. el Gobno anda p[or] la Faja y q. publica q. pasará á las Villas. Sin duda q. contará con grandes recursos p[ara] sostenerse alli sin comprometer la revolucion, ni sacrificar á los patriotas. Barban ni pudo entregar el pliego de mi negocio; de suerte q. dilatará mas y mas á gusto la resolucion de mi ulterior destino. Cuentan q. C. Garcia atacó á Corralito p[or] Gibaray q. despues se batió con una columna española q. lo persiguió. Esta dejó 30. Muertos p[ero] parece q. nosotros tambien sufrimos muchas bajas.

Miercoles 21. Resolvimos marcharnos con Medina y salimos á las 8¼ de la mañana. Vienen con nosotros los recién llegados, escepto Barban. Ramirez va á visitar la costa q. parece quedará á su cargo. Manuelita salió tambien p[ara] Brazo Escondido á reunirse con sus hermanas: asi mismo se marcharon otras familias; p[or] q. la Somanta con su escasa guarnicion no brinda seguridad, si el enemigo anda en campaña. Todos manifestaron mucho sentim[iento] con nuestra separacion: yo tambien la he sentido bastante aunque los asistentes estaban muy desordenados con motivo de q. casi todos se habian echado queridas. Esta es una de las mayores plagas de la revolucion. Jesus se quedó en casa de la suya, alegando q. está malo de una pierna y la calentura de antenoche. Nos tiene disgustados con su manejo q. sirve de mal ejemplo; p[ues] ademas de haberse vuelto un Tenorio, casi nada quiere hacer y todo lo desperdicia en prodigar obsequios. Pasamos p[or] un camino ya conocido; p[or] q. bajamos por Mojacasabe hasta los Naranjos; p[ero] de alli tomamos una vereda hasta el Lajial á donde llegamos á las 4½ de la tarde, habiendo hecho una parada de 20. minutos. Vinimos subiendo el rio Contramaestre q. cruzamos varias veces p[or] vados peligrosos en q. fué preciso bajarnos de los caballos p[ara] q. los pasasen de mano, mientras nosotros lo haciamos en los hombros de algun asistente. Entre estos se distinguia uno, q. tomaba á los hombres en brazo, como si fueran niños. Tambien se distinguói mi caballito moro p[or] los terribles saltos q. pegaba. Hubo una ultima veredaalgunas lomas empinadas y resbalosas, y p[or] esto hubo vez en q. no tuvimos mas remedio q. subirlas á pié y dejar á los caballos q. lo hicieran por su cuenta. El nuevo jefe, Ramirez, venia rendido y protestando q. no habia visto en su vida un camino tan malo y q. no volvería á transitarlo. Yo fisgaba con disimulo,, diciendole q. era la cuarta ocasion q. p[or] él andaba, saltando con garbo sobre el caballo, le decia sonriendo: "no soy tan flojo, como se decia". En el Laijal encontramos al Prefecto Lacrete y otro joven q. nos recibieron con mucha atencion teniendonos ya preparado [otro](1) alojamiento. Vinieron  vernos los vecinos y nos mandaron café, el q. nos trajo un niño muy despierto llamado Eulojio. Comimos de noche y nos acostamos al son de la lluvia q. p[or] el camino nos mojó varias veces.

(1) Tachado en el manuscrito original.

 

Jueves 22. Al levantarnos, el Prefecto nos obsequió con café. me vestí, afeité y pasé á su casa donde encontré en cama todavia al nuevo jefe. No pudo de hacer comparaciones con Perez, tan sufrido y práctico en estos terrenos. El Laijal está abierto y cultivado en una regular estension: tiene varios ranchos y es muy quebrado.  Esta situado á la marjen isquierda del Contramaestre junto al arroyo de su nombre q. igual[mente] pasamos ayer en distintas ocasiones. Dicen q. la Cámara ha dado una ley (!) p[ara] q. no se ataquen poblados; p[ero] q. esperaba á C. Garcia p[ara] saber si la aprobaba ó no. Si es esto es cierto, curioso objeto de la ley! mas curiosa dignidad del Poder Lejia=dativo! No me estiendo en otros comentarios; p[or] q. lo dudo. El Prefecto á recibido orden de Ramirez p[ara] trasladarse ea la costa con las familias. Todos están escandalizados con esta medida arbitraria e impolítica. Este parece q. es el método q. tienen de llevar á  cabo mi proyecto de pasar á la jurisdiccion de Bayamo el centro de operaciones referentes á los desembarcos p[or] la costa S. Han tomado el rábano p[or] las hojas, como les acontece con frecuencia. Se marcharon Ramirez, Medina y Torres. Aquel me dijo q. iba á establecer su cuartel Gral p[or] Guamá. Medina trata de prepararnos alojam[iento] en S. Lorenzo. Fui á visitar á las familias vecinas y me bañé en el rio. Puse á mi revolver un cinto de cuero y regalé el viejo á Alejandrina. Tambien regalé agujas y botones negros á las familias. En dias pasados lei la ley  de Organizacion Militar q. acaba de dar la Cámara; obra incompleta, incompetente y defectuosa hasta en el estilo. El Presidente queda muy atado: los jefes militares superiores han ganado en atribuciones de q. han de abusar, y los inferiores, enteram[ente] á merced de aquellos, pierden las garantias de estabilidad en su carrera q. yo queria darles y el espiritu de pundonor q. deseaba infundirles. La division territorial y de operaciones no juega con nuestra situacion q. no permite grandes mandos. No entraré p[or] ahora en mayores detalles. Hija de la Cámara y de C. Garcia, ha sacrificado al Marqués. Dicen q. se ha oido fuego p[or] los cafetales y q. el Ten[iente] Cor[onel] Medina ha dado orden n la familia Borrero p[ara] q. se mude á S. Lorenzo con objeto de q. venga á ocupar su lugar la querida de Calvar "bajo la custodia de su hermano el Com[andante] Sebreco." 

Viernes 23. Toda la noche estuvieron cayendo lloviznitas. Salimos á las 7. de la mañanañ con rumbo al O. q. luego cargamos al S. Principia el camino, subiendo una loma y acaba en bajada hasta S. Lorenzo (1), á donde llegamos á las 8½ de la mañana. Aunque la vereda es franca, tiene dos ó tres pasos malos. S. Lorenzo está situado á la marjen derecha del Contramaestre entre varios arroyos. Sin embargo se asegura q. este no es el cauce pral del rio sino el apellidan Brazo Malo, el cual corre mas al E. La finca tiene una casa buena p[ara] la época, está bastante y sembrada, y la habitan varias familias. El objeto de Perez era establecer aqui los cultivos p[ara] luego fundar una poblacion, segun le habia yo recomendado. Ahora todo se perderá. Encontramos alli á Medina, á Caridad Trujillo (querida de Perez) y á Adelaida, una de las queridas José Ygnacio. Por fortuna toda esta jente se marchará mañana. El Prefecto Lacrete viene á residir aqui con nosotros. Nos alojamos en la casa q. habitó el difunto Maceo; mal aguero (2) p[ero] mañana nos mudaremos á la pral. Todos nos agasajaron y obsequiaron mucho.

(1) Subrayado doble en el manuscrito original

(2) Subrayado triple en el manuscrito original

Sábado 24. Me molestó mucho el viento. Se marcharon Medina y las mújeres. Al despedirse unas de otras hubo lágrimas, escena rara ya en la revolucion; p[or] q. á todos se les ha endurecido el corazon. Sigue el viento muy fuerte é insoportable; pues la casa está en alto y sin ninguna arboleda q. la resguarde. Nos mudamos á ella y como tiene dos aposentitos, yo ocupé uno, y el otro Carlitos y José Ygnacio. Vinieron á verme algunos vecinos, entre ellos mi antiguo conocido Millan y un Lorenzo Gonzalez (3) q. conoció a mi pare y hermanos: con este conversé de varios asuntos del tiempo pasado. Desde ayer está José Ygnacio, de acuerdo con Carlitos, instandome p[or] variar el sistema de gobierno económico q. hasta aqui hemos seguido. Yo di mi parecer en contra; p[ero] le dije q. hiciese lo q. quisiera; p[or] q. veo q. va á ser perjudicial y efecto en su mayor parte de prevenciones contra algunos asistentes q. no les sirven á su gusto. Hoy empezó la reforma p[ara] un choque con el cocinero Cayetano q. puso á disposicion del Prefecto.Veremos con quien lo reemplaza. Estamos muy cerca del Ranchito tanto q. al N.O. tenemos la loma de la Cuaba q. arranca del riachuelo q. corre á nuestros pies. Al N. queda otro monte muy elevado divididos en distintos picachos muy ásperos; p[ues] alguno se ve q. son farallones desnudos de vejetacion. . Estas dos montañas son mas altas q. la Sierra Maestra q. demora al O. y al S. en su parte mas baja. El pobre Brog. Vega naufragó junto á las Cuevas y habiendo salido algunos compañeros con uno de sus hijos á buscar ausilio, cuando volvieron, no lo encontraron en el punto donde lo habian dejado con los demas y el otro hijo. No se si ya habrá parecido; ; p[ues] lo andaban buscando,, aunque sin fruto.Mas sentiria yo su desgracia q. la perdida de mi dinero. Como lo considero portador de las combinaciones del des=Gobierno q. nos oprime, veo q. le sigue la fatalidad. Quien mal empieza mal debe acabar. Pero no seré yo el fatal, supuesto q. tal vez se haya perdido la barba y el pelo q. enviaba á mis hijitos? Y la necesidad q. pasara con los suyos la infeliz C..? Qué importan las ambiciones frustadas al lado de los afectos del corazon? Sin embargo es innegable q. hay mas hombres ambiciosos q. sensibles. De todos modos este suceso tiene q. afectarme y asi es q. nada pasa q. deje de redundar en tormento mio, ó perturbacion á mi tranquilidad. Viva Cuba! 

Domingo 25. Anoche casi no dormí. En primeras el ruido de la cocina, q. está muy inmediata á la cabecera; luego el viento y p[or] ultimo pulgas innumerables contribuyeron á tenerme desvelado y me hicieron presa de tristes meditaciones sobre las personas q. amo convirtiéndose en breves ensueños á cual mas desagradable. Por otra parte, como no tenemos modo de montar una guardia, no me gustan mucho estos cuartos cerrados en las actuales circunstancias. El viento, q. habia calmado en la madrugada, ha vuelto á soplar con la misma impertinencia. Para ahuyentar á las pulgas, estoy haciendo regar el cuarto con frecuencia, barriendo despues. De vez en cuando doy paseos p[or] la finca y visito á las familias. Lacrete nos obsequió con un suculento tente en pié y luego fui con él á ver al Cap[itán] Abreu q. está herido. En su rancho encontramos su familia y á D[oña] Cecilia, la suegra del Coronel Vega, con Miguel y una morenas q. venian á hacerme visita. De vuelta llegamos todos juntos á otro rancho, donde ellas se quedaron, restituyendonos á casa bajo un nortecito q. como ayer nos ha favorecido á la misma hora poco mas ó menos. Sudé algo con el ejercicio y asi voy distrayéndome y dejando el dolor q. traigo en las piernas desde el ultimo viaje. Vino á verme la madre de las Matos con la chiquita. Su miseria se ha aumentado; p[ues] las dos hijas están enfermas y cada rato le toman el varon p[ara] el servicio, como sucede ahora; p[or] cuyo motivo estuvo llorando y queria acudir al Prefecto Lacrete. Le hablé á este y la atendió con buena gracia, dejandole el hijo. Se marchó despues de haber tomado café y le di á la chiquita 20.P. Es muy duro q. no se proteja á la jente honrada. Efectuaron su visita D[oña] Cecilia y acompañantes y le di café y agujas. Esta tarde llegó de Holguin J. Castellanos q. ha conseguido pasaporte p[ara] marchar y trae recomendacion p[ara] q. lo embarque B. Ramirez. Dice q. el Gobno no quedaba en la Faja, sino en la Aguada cerca de Holguin. En la acción q. siguió el ataque de Corralito sufrimos 60. bajas.  El Gobno quiere irse p[ara] abajo; p[ero] se oponenlos de Oriente. Castellanos encontró en el camino dos corresponsales del esterior q. siguen p[ara] la residencia del Gobno. Tal vez pronto reciba la mía, aunque sea violada. A José Ygnacio le ha llegado una orden de C. Garcia en q. le transcribe otra del Scrio de la Guerra, llamandolo al Gobno con la mayor premura y sin escasa; de suerte q. está enfermo tendria q. ponerse en camino, atravesando solo la larga distancia q. nos separa del desgobierno con peligro de caer en manos del enemigo. Estos hicieron nada p[or] el Aguacate; p[ues] aunque estuvieron alli, á nadie capturaron, ni mataron. Se suena q. Gomez ha dado otro golpe. Dicen q. C. Garcia ha escrito á B. Ramirez, recomendándome mucho. Si es con buena intencion, se lo agradezco; p[ero] tal vez no sea sino p[ara] desvelarme de los golpes q. me estén preparando sus amigos. La llamada de José Ygnacio no será uno de ellos? Qué tiene ´l q. hacer con el Gobno? Creo q. la venido de Castellanos tiene algun punto de contacto con esa disposicion.

Lunes 26. Habiendo tomado precauciones contra las plagas de anoche, logré dormir mejor. Desde temprano empezaron los nortes con mas fuerza q. ayer. El viento, q. cada vez era mas recio, ha calmado algo. Parece q. los españoles tuvieron preso pro forma ál Comand[ante] del Tornado y calculan concluir la guerra de Cuba con 10.000. hombres y 17.000.000 de pesos mas. He oido decir q. pagarían 2.000.000 de pesos p[or] las indemnizaciones del Virginius y q. han ejecutado á los oficiales q. tuvimos prisioneros de la accion de Sta M[aria]. Beola fué á Brazo Escondido; p[or] q. su niñito está enfermo. Llegaron mojados y de paso p[ara] Holguin Pichardo y Sebreco. Se trata de elejir en lugar de Peña á J. Acosta: tal vez se haya manifestado poco amigo mio. En la Habana hubo huracan en Oct[ubre] del año ppdo. Aunque atendemos mucho y obsequiamos á Castellanos, le hablamos con cierta reserva p[or] la parte q. pueda tener en el negocio de José Ygnacio. En todos los paises se admiten las excusas racionales, menos en el Desgobierno de Cuba libre. Después de almuerzo sentí dolor de cabeza; p[ero] llegó Jesus con la noticia de q. habia muerto el niñito de Beola y se me aumentó! Porq. el cielo me ha tan sensible, debiendo pasar p[or] tantos disgustos? Tomé tres veces bicarbonato de soda y no comí nada hasta la noche q. me vi aliviado. Castellanos empieza á censurar á los camarones; sobre todo la porqueria é ignorancia del Marqués, la terquedad de Spotorno y entre las medidas, la remocion del Brig. Perez.

Martes 27. El Prefecto nos trata tan bien q. temo q. no dure. Me levanté sin novedad y como á pesar de haber cesado la lluvia, continuan el viento y el frio, me vestí d einvierno. Segun dice Jose Ygnacio, mandó á Cayetano á traer boniatos; p[or] q. sabia q. habia de desobedecerle y ponerlo entonces en orden, como resultó! Lo acusa de muchos abusos, descuidos y soberbia. Si es asi, bien hecho q. se le corrija; p[or] q. hasta ahora se la habia distinguido mucho y es un ingrato. V. Garcia dice q. haberlo nombrado Scrio de la Guerra, destino q. él no podia aceptar, fué un modo politico de quitarle su mando, y q. si ya no se necesitan sus servicios, irá á sembrar boniatos. Parece q. M. Diaz tampoco está conforme. Los españoles van á cercar á Manzanillo: son &18.000 q. pagará el vecindario. En todas partes desplegan el mayor rigor y vijilancia, castigando con la muerte al q. inspira la mas mínima sospecha. En Cienfuegos protestaron contra su Gobno y el Americano: están disgustados con el Almirante Polo. En la Habana hubo motin p[or] la prision de Castilla. Se reorganiza el partido alfonsino y se cree q. ecsiste una conspiracion en la Ysla. Estevan Estrada está en Cadiz: Sofia, del mismo apellido, viuda de S. Merconchini, en S. de Cuba; Josefa Castellanos, viuda de L. Estrada, en Jamaica. Todas estas personas son antiguas amigas mias. Llegaron Q. Bandera y un hijo del Brig. Vega, y nos refirieron minuciosam[ente] su naufragio. Escaparon á milagro del peligro en q. los puso el Desgobierno de Cuba. Se embarcaron sin brújula, ni marineros; unico intelijente era Bandera. Sufrieron mal tiempo, perdieron el rumbo y aunque encontraron un bergantin americano q. navegaba p[ara] abajo con alas y arrastraderas y acudió á su llamado, no quiso recogerlos. Por ultimo sobre las costas de Cuba, echaron al agua la correspondencia y el bote se les rompió en un arrecife, saliendo á tierra á nado con suma dificultad cerca de un campam[ento] español. Como de este salia jente á donde ellos estaban , huyeron á gran prisa; p[ero] creen q. han sido capturados tres, entre ellos un inglés. De Vega y los dos q. con él quedaron, se presume hayan pasado la Sierra á jurisdiccion de Manzanillo. Nadando, se le salió la cartera y perdió el dinero q. llevaba en ella: con seguridad alli irian las 6. onzas q. le confié. Sea p[or] Cuba! Hoy hemos comido huevos de gallina q. nos regaló el Prefecto. Di á Castellanos varios documentos p[ara] q. los leyera y formara juicio. Han vuelto los chubasquitos. Volvieron á marcharse Vega y Bandera. B. Ramirez con el membrete de su rejimiento da ordenes puramente administrativas al Prefecto! Despues de querer q. mude las familias á la costa, le previene q. conserve las labranzas, que están a cargo de esas mismas familias, y p[or] otra parte manda q. les tomen en turno sus trabajadores p[ara] elaborar sal esclusivam[ente] p[ara] el ejercito (la cual no se gastará sin su orden) cuando aqui hay dos salinas, una p[ara] los soldados, de q. se cuida el jefe militar, y otra p[ara] las familias, de q. se cuida el Prefecto, sostenida por los vecinos destinados á ese servicio. Mucho temo q. esa salina constituya otrp renglon de comercio p[ara] Ramirez.

Miercoles 28. Anoche hizo mucho frio y llovió un poco; p[ero] ha cesado el viento. Deseamos q. no vuelva p[ara] poder salir á paseo y visitar estos alrededores. Se dice q. C. Garcia concentraba sus tropas en el Rehondon de Báguano p[ara] batir á su paso á una columna española q. estaba en Barajagua y al parecer se dirijia á Holguin, conduciendo mujeres, niños y animales. He aconsejado al Prefecto q. cumpla las órdenes de sus superiores, esponiendoles, sin embargo, la situacion y los inconvenientes q. se atraviesan, é instruyendo á los particulares del orijen de esas disposiciones. Vinieron á verme unas pobres mujeres; me trajeron verduras y les dí agujas. Opina Castellanos q. en mis Mensajes batí completam[ente] á los camarones. Fui á visitar á dos viudas de patriotas q. viven honradam[ente]. Llegó un correo del Caobal, diciendo q. las fuerzas (no sé si el Gobno) van p[ara] Camagüey y q. C. Garcia ha salido p[or] delante. Si es cierto, esa jente está atacada de algun vértigo. despues llegó P. Maceo con noticias de q. el Cap[itán] Hijinio Vasquez estaba fuera de peligro. Me ha sido poco satisfactoria la venida de este individuo. El liberto Narciso, de Manzanillo, me trajo una col. Ya Beola se marchó p[ara] la Somanta. En conversacion con Castellanos hemos convenido q. los camarones, ademas de poner á la Patria en peligro sin necesidad, están jugando su cabeza contra tres adversarios; los españoles, en comun con todos nosotros, los Cespedistas, q. aunque no apoyados p[or] mi, les harán la guerra bajo otro jefe, y p[or] ult[imo] el tercer partido, q. ha de nacer de su mismo seno y será su mas encarnizado enemigo.

 

Jueves 29. Me he levantado triste, pensando q. nunca mas volveré á ver á las personas q. amo y q. mis hijitos ni siquiera habrán conocido mis cabellos y mi barba q. les mandaba con Vega y regularm[ente] se habrean perdido en el naufragio.(1) Estaba muy bien de los ojos y lo atribuia á la influencia del cuarto cerrado en q. duermo; p[ero] anoche sentia ardor en los parpados y hoy he amanecido con algun recargo, especialm[ente] en el ojo derecho. Tambien aqui se matan pájaros á tiros como en la Somanta, con la diferencia de q. nosotros no vemos ni las plumas. El Prefecto tiene la amabilidad de acompañarme en mis paseos y hoy visitamos otra vez al Cap[itán] Abreu, á Lorenzo Gonzalez y á las Matos. Si lastimoso era el espectaculo q. presentaba esta familia en el Ranchito, hoy le supera con mucho. La hija mayor está tan estenuada y pálida q. yo la tomé p[or] la menor y esta se halla en cama comida de bubas q. le da un aspecto repugnante. No es dificil q. mueran pronto las dos. Solo la pequeñita goza de buena salud; p[ero] todas estan mal vestidas. Al mediodia pude p[or] primera vez bañarme en el riachuelo. El baño es regular; mas el camino molesto p[or] las piedras: pienso repetirlo cuantas veces me sea posible, aunque es muy fria el agua. En el rancho de Abreu encontré un tomo maltratado é incompleto de las poesías de José Fornaris q. dicen perteneció a Rafael Morales. me lo traje p[ara] tener en q. leer, sin embargo de q. ya conocia esa obra y de q. su autor me es antipático, á pesar de ser tan cercano pariente mio. Es la causa q. p[or] esperiencia conozco el mal fondo de su alma y sé q. todos sus sentim[ientos] son mentidos. Para él no hay amor, amistad, ni parentezco. Mas cínico q. Byron y Espronceda, tiene la debilidad de ocultarlo; p[ero] lo venden sus acciones, como él ha vendido á su patria. Cantor del Siboney, come el pan y lame las manos de la raza opresora, q. despues de destruir á los aborigenes de Cuba, aspira á hacer hoy la mismo con sus propios descendientes; p[or] q. se esfuerzan en romper la cadena de la esclavitud con q. oprimia sus cuellos como un dia los de los inocentes indios. Siento tener q. estampar este severo juicio: hubo un tiempo en q. sinceram[ente] lo amaba; p[or] q. todavia no lo habia penetrado. Una de las viudas tiene una niña mayor q. mi Carmita; p[ero] q. me la recuerda mucho; p[ues] hoy debe tener su estatura e inteligencia. Por eso la acaricio y hago charlar bastante, cuando voy á su casa. Parece q. alguno adivinó lo q. habia escrito sobre la caza; p[or] q. hoy me sirvieron en la comida un pedazo de ave, con lo q. interrumpí muy á mi gusto el rejimen pitagorico á q. estabamos otra vez sometidos.

Viernes 30. Despues de tomar chocolate fui con el Prefecto á la estancia del moreno liberto Julio Chaigneau y su mujer Tomasina. Dista un cuarto de hora de camino, bajando p[or] el lecho del riachuelo q. es muy pedregoso. Es notable un peñasco de figura oval achatada, como de 4. varas de largo, dos de ancho y una y media de profundidad, q. está sostenido en una punta de roca p[or] su propio peso y unas piedras pequeñas q. le sirven de cuñas. Probablem[ente] fue depositado alli p[or] una gran creciente en época desconocida. Aquellos buenos libertos nos festejaron con escelente café y mazorcas de maiz asadas, regalandonos á la partida un cesto de verduras. Escribí á Manuelita y Beola, dandoles el pésame p[or] la muerte de su niñito. Ayer quiso P. Maceo quitarmeu-una tabla q. me sirve de puerta en el dormitorio y hoy lo oi amenazar con pegarles un tiro á los asistentes q. pasasen p[or] un pedazo q. parece adjudica p[or] suyo. Qué es esto? Aumenta el disgusto de mi situacion indefinida, sin ocupacion y separado de mi familia y amigos. Qué haré? Lacrete me ha hablado de un Gral Céspedes q. conoció en Haití y atendió mucho á los emigrados cubanos, diciendole q. era pariente cercano mio. Quien será? Esto ha vuelto á traerme á la memoria á mi hermano Manuel Hilario perdido de 1850. Pero casi es imposoble q. sea ese personaje; p[or] q. ya debia haberse puesto en contacto con nosotros. Ramon Galan me mandó un gallo p[ara] comer y la partí con el Prefecto. La comida estaba hoy muy escasa, y nos comimos el gallo en union del Prefecto. Beola me mandó correspondencia del estranjero. Trae carta de mi Anita y copia de los retratos de los niños q. parecen muy robustos y crecidos. Carlitos tambien recibió retratos de sus hijitas. Hemos sentido un movimiento de alegria verdadera. Luego haré análisis.

 

Sábado 31. Anoche lloviznó! Hoy todo el dia lo hemos ocupado en despachar la correspondencia, deseosos de q. salga pronto p[ara] su destino. Tomasina me mandó dulce de cocos q. partí con varios. Almorzó con nosotros el viejo Medina. Ayer hice con estudio una observacion á Castellanos sobre su viaje y p[or] su silencio me ha encarnado mas la idea de q. no son estrañas su venida y la ida de José Ygnacio. Hay otras presunciones: veremos. Ha venido aqui mucha jente; p[ero] á casi nadie he visto p[or] mis ocupaciones. Escribí á A. C. y E.

Domingo 1º de Febrero

Estabamos convidados p[ara] hacer una visita á la familia de Millan y en consecuencia salimos á pie á las 8¼ de la mañana. El camino baja al riachuelo hasta encontrar el arroyo Brazo de los muertos q. seguimos en su curso ascendente, abandonandolo cuando entronca con otro arroyuelo que sube hasta la Maestra y en cuya orilla izquierda está situado el rancho de Millan, justam[ente] donde concluye con otra corriente de agua todavía menos importancia. La senda es casi llana; pues solo tiene una pequeña cuesta; p[or] los pasos del riachuelo y sus tributarios; q. son numerosísimos, lo hacen molesto y peligroso, como q. muchas veces es preciso caminar en equilibrio p[or] encima de las piedras movedizas y resbalosas. Llegamos á las 10¼ de la mañana, habiendo pasado media hora en el rancho del Cap[itán] Bandera q. está en el transito, el cual nos obsequió con café. Alli nos dió la noticia, alias bola, de q. un tal Ferrer le habia dicho q. un tal Marten habia salido de la Somanta p[or] orden de Bola p[ara] hacer retroceder las fuerzas á causa de q. debia desembarcar Aguilera con una espedicion tan fuerte q. habia mandado avisar á los españoles q. saltaria en tierra á las 12. del dia, añadiendo q. el Gobierno se trasladaria á estas localidades y q. habiamos tenido una pelea con el enemigo en Tacajó; bien q. estas dos ultimas circunstancias nos la participaron en casa de Millan. La familia de este se compone de su esposa, Santos Castro, con una niñita, una criada y dos convoyeros, aunque sus malquerientes dicen q. tiene catorce. Lo cierto es q. el Prefecto lo desmiente y da los mejores informes de la conducta actual de este ciudadano. Su rancho está bien construido y aseado: la estancita bien surtida y en su salita se ven muebles y utensilios q. ya son raros en el territorio insurrecto. Esto parece q. le concita en parte la animadversion de nuestros modernos sans culottes; p[ues] le echan en cara q. es "miserable" y "comerciante". Recibionos con cortés agasajo y nos dio café, caña y p[or] fin un almuerzo compuesto de un plato de andarax con frijoles y empanadillas rellenas con huevo y carne de cerdo; todo bien sazonado con grasa de coco y vinagre de miel de abejas. Vinieron á conocerme unas libertas bien vestidas q. me trajeron café, viandas y verduras, y á ruego de la señora de Millan, les enseñé los retratos de mi Anita y los mellizos q. fueron muy celebrados. Cuando ibamos p[ara] el rancho, se estraviaron Carlitos, José Ygn[acio] y J. Castellanos, q. tomaron la vereda q. conduce al cordon de R. Galan. Dieron voces y les enviamos p[or] práctico al célebre "Com[andante] José." Llegaron con el carpintero Tanis de Dieu y el herrero Eugenio Baez q. encontraron p[or] el camino. Al marcharnos, nos cagaron de cañas, casabé y otras cosas q. trajeron los asistentes. Salimos á las 3 ½  de la tarde; saludamos de paso á la mujer de Bandera y regresamos á nuestro rancho un cuarto antes de la cinco, habiendo vuelto á perderse los mismos de la mañana q. p[or] causa de la flojera de Castellanos no podian caminar con el Prefecto y conmigo q. siempre ibamos delante. La caravana constó, además de los ya mencionados, de Pablito Cancino y tres asistentes armados. En el camino, de regreso, se nos separaron sucesivam[ente] Tanis y Baez. En casa encontramos muchos libertos. Estos estuvieron bailando anoche hasta la madrugada en la estancia del Cap[itán] Chaigneau y hoy armaron su tango en nuestro batey, bailando y cantando alegrem[ente] hasta las 11. de la noche en q. se separaron, despues de haberse dado nueva cita p[ara] mañana. Muchos de sus cantos, en francés criollo, se refieren á nuestra revolucion, y será necesario q. el Marqués los prohiba; p[or] q. en algunos se menciona y glorifica mi nombre. Al menos estos pobres emancipados no temen entonarlos, como aquellos jefes blancos y libres del Rabon. Varios vecinos acudieron á ver el baile.

 

Lunes 2. La morena Brijida me trajo unas cuantas matahambres, especie de dulce hecho de catibia, coco y miel.  No puedo menos q. traer hoy á C... fuertem[ente] á mi memoria. me temo q. se halle enferma y pobre, viendo padecer necesidades á sus hijos. Cuando pienso en q. de tantas personas interesadas en denigar su conducta, ninguna me da de ella malos informes, creo q. se comporta bien y no da lugar á ellos, á pesar de sus cortos años y mas cortos alcances. Si es asi, Dios la premie y me perdonen á mi haber corrompido un corazon de q. pudo haber brotado una buena esposa y una buena madre. En reparacion y sin embargo de q. la amo tanto, juro q. en lo adelante la respetaré como á una hermana y me esforzaré en labrar su dicha y la de sus inocentes hijitos. Seré feliz, si puedo hacerlo. Desde muy temprano empezaron los libertos á tocar sus atabales, á bailar y cantar: Luego vinieron los q. andaban (1) p[or] los cafetales enemigos y dicen q. allá se oyen los atabales. Con la salida de Perez están aqui quitandose los convoyeros unos á otros. El desorden va á ser jeneral en todos los ramos. De la correspondencia recibida deduzco q. arreglada una parte de la cuestion del Virginius, entra en poder de la diplomacia q. la resolverá en el interés de las grandes potencias contendientes, tomando p[or] pretesto la humanidad. La independencia de los cubanos ocupará un lugar secundario. Nuestra propia cuestion va mal entre la traicion, el egoismo, la ignoracia y el espiritu de partido. El viaje de Javier Cisneros á Colon ha de tener enlace con la espedicion de Aguilera y le pronostica mal resultado. Las pasiones se han ecsaltado con mi deposicion y diviso en lontananza la guerra civil. Encarnizados en mi contra los camarones, se preparan ellos mismos un fatal porvenir. Mi familia y amigos e portan dignam[ente] con la patria y conmigo. Mi Anita, aunque todavia no ha abandonado p[or] completo sus celosas (2) impertinencias, se ha colocado á la altura de sus deberes y de la nobleza de sus sentimiem[ientos]. Ahora lo q. deseo es saber el juicio de los contempóraneos imparciales acerca de mi conducta. Miro con igua recelo al de mis enemigos y amigos.

(1) Subrayado con tinta diferente a la del autor del Diario.

(2) Sus celosas, subrayado doble. Toda la línea, subrayada con tinta diferente a la del autor.

 

Martes 3. Duró el tango hasta las 10. de la noche. Aunque produce un ruido tan desapacible, siempre lo he soportado con paciencia en atencion á los gustos de esta pobre jente. Ayer bailaron tambien los congos, cuya danza es bastante obcena en los pasajes amorosos; pero tambien figura los lances de la caza, la pesca y la guerra. En esta ultima parte, ademas de la poesia africana, figuraba el estribillo en castellano" "Viva Caro Manuel y muela España!" Aqui hizo falta el Marqués con un buen garrote. Como Castellanos está loco por embarcarse, le he sujerido q. procure conseguirse un bote de la "espedicion Aguilera." Por fin vino hay á vernos el Com[andante] Torres, disculpandose con sus males.

 

Miercoles 4. En estos dias he regalado agujas y botones á Santos Castro, Tomasina, las viudas y otras mujeres. Aunque parece q. p[or] via de hipótesis, le dijo Castellanos á José Ygn[acio] q. se embarcaba conmigo; lo q. confirma mis sospechas. Esta mañana, despues de las 7 ½, he visto al O. la luna casi en toda su redondez. Castellanos ha vendido á Lacrete su yegua en 3. doblones! Es de advertir q. este le da de todo lo q. tiene. Fue Lacrete al Laijal en el caballo de Carlitos. Estuvieron aqui Juana y Adelaida, hijas de Juan Sanchez (1) el de Brazo Escondido y les di agujas. Son dos jovencitas de 15. y 12. años respectivam[ente] mas ó menos. Vinieron solas de Brazo Escondido y mañana con una caravana de hombres y mujeres irán al cocal de Flores á buscar cocos de los cuales la mayor carga 20. y la menor 15. manteniendose con esa fruta durante el trabajo. Muy bueno seria q. esa vida de trabajo y soledad se arraigase en la familia cubana, libertando asi á la mujer de una perpetua tutela; p[ero] mucho me temo q. en esas escursiones p[or] los bosques, no simpre á la luz del dia, los jovenes no reciban el mejor ejemplo y sirvan unicam[ente] p[ara] corromper los dos secsos. Ayer de tarde fui á visitar á las viudas p[ara] llevarles agujas, leerles los recortes de periódicos q. he recibido del estranjero y sacar de mi "Camino recto" ciertas apuntaciones relativas á las fiestas movibles de este año; p[ues] todavia no tengo calendario. La Panchita me prestó el primer tomo de la novela titulada "Carlos y Fanny" q. lei hace muchos años. Como no tengo q. leer, pasé el dia entretenido en recorrer sus pájinas, donde encontré un breve trasunto de mi situación; pues el héroe se llama Carlos Manuel; como yo, nació antes de tiempo; y despues de una vida de aventuras prósperas y adversas, como lo q, ha formado el tejido de mi ecsistencia, se encontró náufrago en una isla desierta, en q. p[ara] sostenerse, puso en juego todos los recursos de la naturaleza y de la industria, de q. nos hemos valido los mambises durante esta larga y feroz guerra p[ara] resistir al hambre y á la intemperie. Por ultimo resuelve fabricar un bote en q. salir de la isla desierta con sus compañeros para cualquiera de las Antillas, como tal vez tendré q. hacerlo yo algun dia. Las reflecsiones del autor sobre la locura de semejante empresa ¿serán un aviso de la Providencia p[ara] q. yo nunca pretenda salir de Cuba p[or] semejante medio? Creyendo anoche q. la luna dilataria mucho en asomar p[or] encima de las altas montañas q. nos rodean; volví temprano á casa acompañado del liberto Cristobal, q. sirve á las viudas, p[ara] q. con una vela de cera q. encendiamos en un tizon llevado p[or] mi cada vez q. el viento la apagaba, me alumbrase el camino. Este es de los mejores y mas cortos; p[ero] yendo p[or] la cresta de una loma y presentando muchos obstaculos como hoyos, troncos, arboles derribados, & á oscuras es peligroso. Las dos mujeres (una se llama Tina) son de edad regular, blancas (de raza) y tienen mejor trato q. las otras vecinas: p[or] eso son mas visitadas. Cada una tiene un niño: la de la Panchita es hembra y siempre quiere estar en mis piernas, abrazandome y besandome: me llama "amigo". Su nombre es Rita y aunque de mas edad q. mi Carmita, sus gracias y caricias infantiles me enternecen y me hacen recordar con frecuencia aquella hijita q. tanto mostraba quererme  y á quien quizás no vuelva á tener en mis brazos.(2)

(1) Insertadoel apellido Sánchez, sobre Juan.

(1) Subrayado con tinta diferente a la del manuscrito original.

Jueves 5. Ayer de tarde hicimos la tertulia á las viudas Castellanos, José Ygn[acio] y yo. El segundo con ideas de despedirse de ellas y yo tambien me interesaba á conseguir otro libro. Como siempre nos obsequiaron con café. Castellanos se marchó antes de la noche; p[or] q. habia llegado primero q. nosotros. Permanecimos hasta mas tarde y habiendose declarado un viento fuerte, no fué posible bajar con vela, sino esperamos la salida de la luna. Nos sirvieron un buen plato de escelente andarax con viandas y casabe; pero solo José Ygn[acio] aceptó. Yo me negué con achaque de q. no acostumbraba tomar nada de noche; realm[ente] p[or] q. consideraba q. no tendrian otra cosa de q. alimentarse; lo q. en verdad fué un mérito; p[ues] tenia hambre, como q. mi comida se habia reducido á simples vejetales. la luna salió mas temprano de lo q. creimosy aunque entoldada á esa hora nos retiramos, yo con el sentim[iento] de no haber conseguido otro libro. José Ygnacio se marchó esta mañana á las 7. con intenciones de permanecer hoy en Brazo Escondido con as Cancino. Separéme de él con sentim[iento] p[ues] en jeneral ha sido buen compañero y ¿quien sabe si no volveremos á reunirnos?(1) Va muy irritado con los camarones p[ero] yo le he dado muchos consejos p[ara] q. obre con prudencia y patriotismo. ¡Ojalá sea feliz! Regresó Lacrete y trajo á Valdés muy enfermo. Dicen q. nuestras tropas están p[or] Maniabon y parece q. los enemigos andan quemando cañaverales p[or] esta zona. Di á Castellanos de mi tinta y le lei mis ultimas contestaciones con el Gobno: aprueba mi maneja, censurando las miserias de aquel: dice q. él hubiera procedido como yo. Fui á casa de Abreu y le devolví su libro. He reparado q. esta familia ni siquiera café me brinda y aunque cariñosa, guarda cierto misterio en cuanto á sus relaciones q. tiene algo de estraño. Mató Lacrete la yegua. Para acompañar a José Ygnacio le cedí tres asistentes escojidos; Joaquín Pulido, Juan de Dios y Eusebio. El primero me aseguró muy conmovido q.sólo p[or] seguir á José Ygnacio, podría abandonarme.

Viernes 6. Ayer tarde fui á visitar á Váldes q. encontré mas animado en una especie de alcoba q. su amigo el Prefecto le ha hecho construir en la sala de su rancho con cogollos de caña p[ara] colocarle una cama de cujes con un soi-disant colchon de los mismos cogollos; lecho q. el paciente me aseguró q. era delicioso. Con este motivo sali ya tarde á mi "paseo de las viudas". Estas no estaban á gusto; p[or] q. la niñita habia amanecido con astma, cuya afección padece habitualm[ente]. La pobrecilla sufria mucho: estaba aflijida y llorosa, sin embargo dos ó tres veces me tendió la manita, sonriendo debilm[ente] y diciendome "amigo": lo mismo hizo al despedirme. La luna salia algo tarde: se habia presentado el propio viento de la noche anterior, y asi fué q. viendo pasar las horas y q. se contrariaba mi costumbre de recojerme temprano, como á las nueve de la noche, me retiré p[ara] mi rancho, pasando sin novedad el accidentado sendero "a la luz de la estrella de Venus" q. acababa de asomar sobre las montañas q. limitan nuestro horizonte. Al llegar me sirvieron café con tortitas de ñame y habiendome acostado á poco, dormí hasta pasada las 7½ de la mañana de hoy. Luego q. tomamos el desayuno compuesto de morcilla de caballo, café y ñame amarillo, salimos el Prefecto, Castellanos y yo acompañados de Cayetano con un remigton á visitar el plantio de Abad Ferrer: pasamos p[or] el rancho de Abreu donde tomamos un muchacho de práctico: subimos una loma q. nos sacó al camino del Ranchito; despues dejamos á la izquierda y á las pocas varas de una veredita estrechísima salimos al bohio de Ferrer en q. no pudimos estar ni de pié. Nos sentamos á la sombra de un arbol entre sus raices y allí descansamos un rato mientras Ferrer nos servia café amargo. Poco ó nada gozamos  en esta escursion; p[ues] ni aun la perspectiva es notable: unicam[ente] hicimos ejercicio y sudamos bastante; p[or] q. el dia está caluroso y hasta cayeron unos lloviznitas. A la vuelta nos detuvimos en el rancho de Abreu, q. no es sino de Eujenio Toro, con una de las hijas del cual, nombrada Felicítas vive Abreu maridablem[ente]. Hay además en el rancho una hermanita de aquella q. se llama Prudencia, una niñita y dos mujeres mas, de las q. una está criando un robusto niño. Por fin nos restituimos á nuestra morada despues de las 11. del dia y nos encontramos con la noticia de q. en casa de Millan se ha oido fuego del lado de los cafetales, suponiendo sea con Medina. Se me ha olvidado consignar q. ya se da p[or] tomado á Maniabon. Tenemos caña p[ara] chupar; p[ero] tan dura q. me hiere toda la boca: tambien me la molesta algo el aji con q. el actual cocinero Alberto carga los alimentos. Fui al baño y como al regreso quise subir aprisa la loma, me sofoqué mucho parece q. con la debilidad causada p[or] la fatiga de por la mañana. Creo q. siempre tendré q. volver á ratificar mi juicio de q. estos ejercicios no fortalecen á los viejos.

 

Sábado 7. Distintas veces, al ver encapotada la cima de estas montañas, preguntaba si eran nubes las q. la cubrian; p[ero] siempre me contestaban q. eran vapores y de consiguiente estrañaba q. debiendo hallarse esas cumbres p[or] lo menos á 2000. varas sobre el nivel del mar, no tuviesen muchas ocasiones las nubes debajo. Mas ayer me convenci de q. las respuestas no siempre habrian sido acertadas; p[or] q. vi venir las nubes de distintas direcciones y ocultarnos la cima de las montañas, bajando tambien hasta un tercio de su altura. Dicen q. en Brazo Escondido se oyeron el dia 3. muchos cañonazos de vueltas de Cuba. Vinieron á almorzar con nosotros Millan y Abreu: aquel nos trajo pastelillos y huevos. Escribió José Ygnacio de la Somana sigue con calentura y dice q. corre la bola de q. los cubanos se han hecho fuego p[or] cuestion de partido. Manifiesta sentirlo y mas lo sentiria yo; p[ero] lo veo inevitable mas tarde ó mas temprano. Ojalá q. me equivoque! Esa Cámara será la perdicion de Cuba, si Dios no lo remedia.Hoy al salir p[ara] el baño, noté q. se habia podrido y roto el cordon de seda negro con q. traigo al cuello la medalla de la "Caridad" q. mi Anita me mandó de N. York. A no ser p[or] esa casualidad tal vez la hubiera perdido en el baño. Le até otro cordon igual q. tenia prevenido con ese objeto. Esta noche hay baile en el rancho de M. Torres y Alejandrina fué con mi permiso.  Ya se están oyendo las tumbas y las voces. Los asistentes q. teniamos haciendo raspaduras, volvieron con muy poca cosa y alegan q. Medina se llevó el caldero, segun Lacrete, sin razon, ni necesidad. José Ygn[acio] p[or] otra parte se reservó un paquete á su paso p[or] la Somanta.

Domingo 8. Se hace increible lo q. cuentan de q. los españoles echan cantaridas á las cubanas q. tienen en los pueblos p[ara] corromperlas mas facilmente. Salimos á las 8½ de la maña con el objeto de ir al Ranchito á visitar á nuestra antigua conocida, la familia de los Vegas. Ybamos el Prefecto, Carlitos y yocon un muchacho p[ara] atender á mi caballo; p[ues] no quise ir á pie, p[or] q. los zapatos padecen muchocon los malos caminos y temo quedarme descalzo. En su rancho se nos incorporó el Cap[itán] Abreu y p[or] un camino ya descrito, aunque algo variado p[or] las estancias nuevas, llegamos al Ranchito como á las 10. de la mañana, dejando el caballo en la estancia de Man[uel] Alvarez. El Ranchito está desconocido. Se ha desmontado un gran espacio de terreno muy quebrado y vistoso, y se han construido mas de 20. bohios, de los cuales algunos estan pintorescam[ente] situados. Se cultiva maiz, arroz, boniatos, frijoles, caña, ñame y ademas coles y otras verduras, siendo la de mayor importancia la rica hoja del tabaco. Como en S. Lorenzo se quejan de q. la tierra es de mala calidad. Ademas de sus antiguos ranchos, los Vegas se han dividido en otros nuevos á o largo de un estribo q. baja al rio. El lugar de mi antiguo rancho está ocupado por un plantio de cañas. La familia en jeneral goza de buena salud, habiendose reemplazado la pérdida de Juan con dos reciennacidos, varon y hembra. Nos recibió toda con mucho cariño, reuniendose al efecto en el rancho de D[oña] Cecilia, suegra del Coronel Matias. Nos dieron café, cañas y mazorcas de maiz tierno asada. Luego nos sirvieron el almuerzo q. se componia de una gran tortilla de huevos de gallina, calalú de coles y otras verduras, boniatos fritos y cocidos (1), ensalada de calabazas y atol de maiz sazonado con leche de cocos, q. imitaba perfectam[ente] la de vacas. A la despedida volvieron á servirnos café. La reunion estuvo amena y animada, aunque entristecida á veces p[or] algunas derramadas p[or] la madre y hermana á la memoria del difunto. Quisieron ver los retratos de nuestra familia y quedamos complacidos al oir las bendicionesq. le echaron. Como el tiempo fué corto, no pudimos visitar los demas bohios. Hay uno en la misma cumbre de una loma alta y aislada q. provocaba mis deseos; p[ero] se necesitaba trabajo y lugar p[ara] subir. Alli vive una familia con bubas. Está propagandose demasiado est odiosa enfermedad: he llamado la atencion del Prefecto sobre ella p[ara] q. trate de tomar medidas hijiénicas, siendo la primera la reclusion de los bubosos. Volvimos p[ara] S. Lorenzo á las 3½ de la tarde é hicimos una pequeña parada en el rancho de Abreu. Dos veces estuve p[ara] caer del caballo con grave riesgo de estropearme en lugares malos; p[er] siempre me salvó mi destreza y fuerza, las q. todavia conservo en parte. Fiado en q. Carlitos atenderia al ensillar de mi caballo, no me cuidé de ello; p[ero] omitió hacerló y eso contribuyó algo á los primeros percances. En adelante vijilaré personalm[ente] esa operacion. En el paseo vimos referencias (á q. no he dado entero crédito) de desastres sufridos p[or] nuestras tropas y refuerzos recibidos p[or] el enemigo q. está publicando con gran regocijo una correspondencia nuestra interceptada. veremos. Vino Caridad Trujillo al rancho de las viudas parece q. á sus asuntos.

 

Lunes 9. Hoy me sucedió una cosa muy particular y muy agradable. Sirvieronme p[or] la mañana un platito de comida: me puse enseguida á trabajar y á leer; p[ero] pasando el tiempo sin ver nada del almuerzo q. lo era lo q. habia comido y cansado del mismo entretenim[iento] me fui á conversar á casa de las viudas. Al cabo de rato de estar alli, sacaron un buen almuerzo y quieras ó no quieras, sin admitirme mis acostumbradas disculpas, me obligaron á tomar parte en él, lo q. en verdad no me fué de ningun mal efecto; p[ero] lo mas notable es q. al regresar á casa, cerca de las dos de la tarde, me sirvieron mi almuerzo q. me tenian guardado; de suerte q. no creyendo almorzar una vez y mal, almorcé tres veces, viniendo á componer todas un abundante almuerzo. Presté mis anteojos de color á Caridad Trujillo q. está mala de la vista. Ella con las viudas vino á visitarnos y las obsequiamos con café, enseñandolas tambientoda la coleccion de retratos, segun se les habia ofrecido: este es un entretenim[iento] muy agradable p[ara] estas jentes. Por la tarde se descompuso el tiempo y p[or] la noche se pronunció un viento fuerte con calorcito y lloviznas.

 

Martes 10. Arreció el viento á medianoche y entró frio, amaneciendo lo mismo: aunque á veces aparece un sol palido, siguen las lloviznas. Sin embargo pasó á despedirse Caridad y tomó una taza de café. Nos llevó algunos muebles q. no dejan de hacernos falta. Fué con ella Alejandrina á ver á su hermana Clotilde. llegó Cánevas y dice q. no ha habido operaciones p[or] tempú con lo q. han salido inciertos algunos de los cuentos, segun costumbre. He hecho poner á las pantunflas q. me hicieron en Barajagua, unas sobre suelas de majagua p[ara] caminar p[or] las lomas y encima de las piedras, como se acostumbra en estas montañas y habiendolas probado, creo q. me surtiran buen efecto. Saqué y puse en la mesa la escribania de plata p[or] si acaso tengo q. llevarla al estranjero, vean q. es de mi uso y no adeuda derechos. A Castellanos le están dando calenturas. El zapatero Doran me remendó los zapatos. mejoró algo el dia; mas p[or] la noche arreció otra vez el viento con frio y lloviznas. Desde muy temprano estoy encerrado en el cuarto, asi como he pasado todo el dia; p[ero] no puedo leer ni escribir; p[or] q. no tengo mas q. un cabo de vela de cera.

 

Miercoles 11. El dia está despejado, p[ero] el viento molesto. Di á Castellanos dulce de coco y papel secante. A las 12. del dia salimos el Prefecto y yo p[ara] el rancho del Com[andante] M. Torres. Carlitos no quiso acompañarnos y solam[ente] el liberto Dionisio con un remigton. El camino es ascendente y empieza en la boca del arroyo q. desagua á la orilla izquierda de nuestro riachuelo. Casi todo sigue el curso del arroyo y se hace p[or] encima de las peñas; de modo q. con la lluvia debe ponerse muy peligroso: en dos parajes tuvimos q. pasar casi á gatas p[or] debajo de unos arboles atravesados. Llevaba puestas mis pantuflas q. me permitian pisar las peñas con bastante seguridad. Sin embargo en una bajadita terrosa en q. resbaló el Prefecto sobre una raiz, apenas le habia gritado "cuidado!" cuando resbalé yo en la misma y sin darme golpe, senté en el suelo la mano y pierna izquierda. A poco trecho eché de ver q. me faltaba parte de un boton de los puños de la camisa q. sin duda se zafó al caer. Volvimos atras; lo encontramos y me lo compuso P. Maceo q. estaba en casa de Torres. Estos botones me acompañan desde principios de 1870. Me los dió M. Acosta y pertenecieron á un español prisionero q. fué fusilado en Dolores de Cubitas. Llegamos de paso y nos sentamos un momento (1) en un rancho donde vive la familia del Cap[itán] H. Vasquez. Despues de una cuesta corta, p[ero] empinada, salimos á la estancia de Torres q. está muy abierta y cultivada, segun dicen á costa del Estado. Alli se hallaba el Cor[onel] Ramirez q. parece anda en algun negocio. No ha ido á la costa, ni siquiera visto al Cor[onel] Duran: dice q. todo lo hará ahora; p[ues] ya no pasa á Holguin. me contó q. habian salido unos de Guisa, diciendo q. se habia acabado la guerra en España y q. despues de entregado el Virginius á los americanos, habia sido devuelto otra vez á los españoles p[or] la intervencion de dos ó tres Naciones: q. entre Tunas y Guaimaro habia un gran campam[ento]nuestro y otras cosas p[or] el estilo. Nos sirvieron el almuerzo; p[ero] yo no quise aceptar; p[or] q. de antemano no habiamos sido invitados á venir con ese objeto: solo tomé un pedacito de casabe fresco. L familia de Torres se compone de su madre, su mujer parida y dos sobrinas. De una de ellas se refiere q. tenia relaciones amorosascon el Cap[itán] Abreu y queria q. este la sacara de su casa. Entretanto se enamoró perdidam[ente]del Ten[iente] Cor[onel] Medina (casado y con querida pública) q. no quiso corresponderla; p[ero] al saberlo Abreu, se pasó con su convoy al rancho de Toro y en 24. horas se arregló con una hija de este. Desues de visitar á una pobre familia q. siempre ha venido á verme y vive en el mismo abierto, (cuya madre se llama Jenoveva) nos despedimos á las 3½ de la tarde, reuniendose Maceo con nosotros, y á las 4. entramos en nuestro rancho. Viendome muy apurado sin tener con q. alumbrarme, Castellanos me regaló dos mechas de ceras.

 

Jueves 12. Llegaron Ramirez y Torres muy temprano á tratar de sus asuntos con Castellanos y el Prefecto. Carlitos y yo acompañados de José y Marcelo armados de remigton, salimos á las 7½ de la mañana p[ara] el rancho de Ramon Galan q. con mucho q. con mucho empeño nos había convidado á almorzar. Llegamos á casa de Bandera q. no estaba alli; p[ero] su mujer nos obsequió con agua de jenjibre. Volvimos á salir á las 8¾; cargamos a la dra (dejando á la izquierda el camino de Millan y empezamos á subir una loma bastante empinada, aunque no muy larga y á las 9. estabamos en casa de Galan. Esta se halla en un limpio pequeño; p[or] q. mas lejos tiene su labranza: cerca de alli está enterrado Rafael Morales. Galan nos sirvió café varias veces y luego q. llegaron el Prefecto y Maceo, almorzamos huevos fritos, estofado y ajiaco de andarax con boniatos, casabeny ñame cimarron. Yo regalé 6. agujas á la mujer q. se llama Dolores Galan: es de color blanca y pardo el marido: ya se multiplican las uniones de esta clase. En el mismo rancho, q. es espacioso, habita Tanis de Dieu y vimos otra mujer, cuñada de Galan, llamada Anjela Gomez. A poco llegó Millan. Comi miel de abejas nueva y me mareó. Nos trataron con mucho cariño. Manifestaron todos mucho disgusto; p[or] q. Ramirez ha mandado quitar varios convoyeros y dictado otras medidas q. no les parecen bien. Yo les aconsejé, como siempre, paciencia hasta ver los resultados. Salimos á las 3. de la tarde: p[or] el camino se nos incorporaron dos mujeres: llegamos á las 4. muy fatigados y en el momento empezó á nortear. Todavia encontramos alli á Ramirez y Torres. Aquel se me acercó y me dijo q. habia manifestado al Prefecto q. me ausiliase en todo y q. temiendo corriera yo peligro en S. Lorenzo, me trasladase á otro lugar mas seguro; p[or] q. el iba á retirar todas las fuerzas de esta zona. Le contesté q. agradecia sus cuidados y q. lo meditaria. He sabido q. van de cuartel á Camagüey los coroneles Silverio Prado y Matias Vega. Está visto: no están en favor los hombres honrados. Se marcharon Ramirez, Torres y las mujeres. Galan nos regaló media marqueta de cera y con ella se hicieron mechas p[ara] todos.

 

Viernes 13. Anoche sentí calor. Volvió Ramirez. El Prefecto opina q. este es ahora el lugar mas seguro. Se dicen q. esperan p[or] aquí á una de las queridas de C. Garcia. ¿Será p[ara] alojarla q. se trata de hacerme dejar esta casa? Habló Ramirez conmigo y le noté empeño en q. la dejara aunque disfrazado con el pretexto de mi seguridad. Hasta se disponia á colocarme una guardia en otro lugar. Convinimos al fin en esperar la resolucion del Gobno  sobre mi situacion definitiva antes de proceder á otra cosa. Volvió á hacerme muchas ofertas, contrayendose tambien á recomendaciones de C. Garcia. Yo le pagué en la misma. Adelaida, mujer de M. Torres, me mandó un poco de casabe. Ramirez siempre anda acompañado de 4. ó 6. hombres armados. Llegaron Tanis, Baez (1) y Millan. Me dijo Ramirez q. se llevaba á Castellanos p[ara] el Limoncito y le prepararia su embarque, cuando estuviera despachado; q. tal vez se iria conmigo; p[or] q. C. Garcia le habia escrito q. iban á darme pasaporte. Manifestandole yo q. me era sensible la salida, me contestó q. si á él le quitasen su destino, se marcharia; á lo q. le repliqué q. eso consistia en q. él tenia un partido y q. yo no tenia ninguno mas q. el de Cuba contra España, ni consentiria q. nadie me afiliase en otro; q. p[or] q. cuatro individuos del Gobierno fuesen mis enemigos y me tratasen mal, no habia yo de mirar con saña á mis demas compatriotas q. me demostraban mucho cariño y respeto. Almorzaron todos aqui y habiendo venido despues M. Torres, envié con él 4.agujas p[ara] Adelaida. Se marcharon todos los huespedes, llevandose á Cayetano, á quien desée buena suerte. Como me sentia el cuerpo molido, me bañé en el rio y me estuvo bien.

 

Sábado 14. Di 10. P á los dos niñitos de las viudas. Siguió anoche el calor. P. Maceo me ha dicho q. todos los camarones querrán ahora ser Presidente de la Rep[ública] y q. el cargo se ha relajar tanto, q. ha de ver á Fornarito desempeñandolo. Estuvieron aqui Vega, Breal y Matute: este nos cortó el pelo. Se trata á los libertos p[or] el nuevo Gobno como á esclavos; p[ues] sin consultar p[ara] nada su voluntad, se les coloca con cualquier persona, apartandolos de donde estaban, aunque tengan hechas sus siembras, y llevandolos á largas distancias separados los maridos de las mujeres y los padres de los hijos: parece q. los van á poner á trabajar en cuadrillas con capataces é inspectores de labranzas, sistema ya desacreditado, cuando se ha visto q. el trabajo hecho con separacion de familias, estimulado p[or] el interes individual, ha dado mejores resultados. Con esas cuadrillas los aprovechados son los directores. Ramirez se lleva tambien la maestranza. Como él no piensa residir p[or] aqui, todo está transportandolo á su vivienda y lo q. hay trabajado y los q. quedan p[or] aqui, q. se los lleve el diablo! Desnuda á un santo p[ara] vestir á otro.

 

Domingo 15. Anoche tuvieron los libertos en casa de Julio baile y canto q. duró hasta el dia. Hoy han construido aqui una enramada p[ara] poner el baile; p[ero] andan muy alborotados, p[or] q. p[or] orden de Ramirez los está recojiendo el Prefecto sin mas trámite q. el simple aviso, obligandolos á abandonar sus familias y labranzas, y quedando sin amparo muchas personas desvalidas á cuyo abrigo se hallaban á gusto. Se oyen muchas murmuraciones y quejas, y vuelvo á temer q. se concite demasiado á una guerra de razas. Almorcé en casa de las viudas y salí dolorosam[ente] afectadocon la escena de quitarle los libertos q. las mantenian p[or] disposicion de Perez. Veré lo q. puedo hacer en obsequio de esas infelices q. todos me aseguran q. son muy honradas. Parece q. algunos vecinos han conseguido con ruegosq. les dejen algun liberto. El baile estuvo desanimado y se acabó esta noche temprano. Varias familias vinieron á verlo y le dimos café y jenjibre.

Lunes 16. Se marchó Castellanos y lo recomendé á M. Acosta. Se me perdió uno de los botones de la camisa. Ayer conferí el gr...de Ap...Mas...(1) a Juan Bautista MatuteEstoy enseñando á leer á varias personas. Por el dia 27 ó 28 del mes pasado di en distintas sesiones los gr... de Com... y Maes... á los hh...(2) Lacrete, Pichardo y Sebreco. Creo q. se ha marchado Ramirez. Llegaron Tanis, Millan y Pichardo, y almorzaron aqui, lo mismo q. Pablito Cancino. Ayer vino el ten[iente] Alfonso Gouté. En estos dias ha estado aqui Ricardo Medina. Dicen q. su herm[ano] el Ten[iente] Cor[onel] dió una gran caida y murió en Cambute M[aria] Queralta. Comuniqué el gr...de Comp...á Tanis y Abreu. Con verguenza veo las mezquindades y raterias q. los jefes y autoridades usan entre si y con los particulares. ¿En q. se fundará Ramirez p[ara] disponer q. p[or] esta vez se dispense á los cosecheros de tabaco la parte con q. contribuian al estado y q. no se le permita mas sembrarlo? Tendrá esta medida q. ver con el cargam[ento] de tabacos  q. conducia  en Dic[iembre] ult[imo] y vendia á 5. P. uno? Aunque las tierras q. se cultivan, corren hoy p[or] cuenta del Estado, hace tiempo q. se habia dejado á cada particular q. sembrase lo q. mas le acomodara con tal q. de todo cediera una parte al Estado, quien p[or] otra parte se sabe q. es malisimo admor. Se marchó Jesus á la Somanta.

(1) Léase grado de Maestro.

Martes 17. Se marcharon todos los huéspedes. Hallé el boton milagrosam[ente] en el bolsillo del chaleco. Anoche me fastidiaron los ratones, haciendome presumir q. alguien trataba de abrirme la puerta del cuarto: tuve la mano en el revólver. Que burla! Pues va ahora la historia de mi cocinero. Es un joven blanco descendiente de alemanes y franceses. Se llama Alfredo Hadfge, apellido q.se ha corrompido en Halfé. Su abuelo era dueño de varios cafetales, entre ellos, la Anita y el Sijú, los cuales heredaron su padre y un tio q. era vivo, cuando estalló la revolucion. Gabriel Escalona, jefe entonces de esta zona p[or] si y ante si, hombres de malos antecedentes, p[or] zelos con  unas jovenes trato de poner de convoyeros á Alberto y un hermano suyo; p[ero] ellos se escondieron en los montes hasta q. vino Lacrete y los sacó. Carrera definitiva q. ha hecho Alberto; de condueño de cafetales á cocinero mambi!

Miercoles 18. Se dice q. Gomez ha marchado p[ara] las Villas y con él Maceo, Crombet, Panchito, Horruitinier: q. Calvar, Perez, Leite Vidal, Caimary vienen p[ara] acá: q. las fuerzas de Calvar tuvieron casualm[ente] un encuentro muy sangriento con las de Bayamo. Estamos en duda de si Beola ha despachado la correspondencia p[ara] el estranjero q. le enviamos el otro dia. Terrible cosa seria la demora! He evacuado en términos evasivos una consulta q. me hizo Medina; p[ues] ademas de q. no deseo darlas p[ara] q. no me enreden, siempre inclinaré á todos á la justicia y buena armonia.

 

Jueves 19. Anoche hizo bastante frio. Vino Tanis q. va á hacer de musico con su bandola en un baile q. trata de dar el Prefecto esta noche. Se paró el reloj esta mañana y lo arreglé á las 12. del dia. Hoy está mas escasa y mala la comida. Dice q. los españoles operan p[or] los cafetales y han cojido á tres personas. Desde p[or] la tarde me senti indispuesto de la cabeza; mas luego q. comi p[or] la noche, se me presentó la jaqueca q. no pude contener con una dosis de bicarbonato de soda. Se efectuó el baile en la enramada construida p[or] los libertso; p[ero] se alargó algo y mejoró en su construccion el edificio. Se le añadió una tumbandera p[ara] la orquesta q. quedó completa con una botella rascada con un cuchillo. Sendas varas largas y gruesas, sin descortezar, colocadas sobre atravesaños puestos en estacas clavadas en el suelo, á los costados y testeros de la enramada, con una anchura proporcionada, hacian funciones de asientos. El alumbrado, de velas de cera pegadas á las horquetas de la enramada, se resistió muchas veces á prestar servicio á causa del viento y dejó á oscuras á los amantes de Tersícore. Estos escaseaban en la especie barbuda; pero abundaban en la de faldas; (casi todas las mujeres traian vestidos de cola) diferencia ocasionada á indijestiones de pavo, como sucedió. Era notable lo abigarrado de la concurrencia femenina: en los colores (desde el mas puro caucásico hasta el mas retinto africano) habia p[ara] todos los gustos: en las modas ninguna podia quejarse; todas estaban debida y lejitimam[ente] representadas, merced á los saqueos q. no distinguen de épocas. El baile empezó y se sostuvo con cinco parejas en q. alternaban las damas con parsimonia; p[ues] algunas creo q. no cataron ni un cedazito. Esto, segun me cuentan, contribuyó al fin á alterar su jenial amabilidad; es preciso confesar q. tenian razon. Yo entré en el salon antes de empezar la danza y saludé á todos, quitandome la gorra con cortés respetuosidad: luego recorrí la fila de señoras, q. me recibieron sentadas con mucho aplomo: á todas, una p[or] una, le estreché la mano, y me informé de su salud y la de su familia; atencion q. demostraron haberles agradado sobremanera. Por último me senté entre dos etíopes y entablé con ellas una amena conversacion: lo mismo hice p[or] turno con todas las demas concurrentes. Recuerdo con particularidad q. una de ellas me dijo q. era bayamesa y me trajo á la memoria escenas de 16. años atrás, cuando yo era caravela. Vi bailar con mucha animacion danzas, valses y fandangos en q. debo confesar q. reinó bastante orden y decencia, y me hubiera pasado asi toda la noche, si no hubiese apretado la jaqueca en términos q. me obligó á coger la hamaca con muchos dolores y náuseas. Los libertos tenian otro baileen su rancho lejano y con ese motivo me pasó una escena chistosa y asaz significativa (1). Estaba yo sentado junto á una de las niñas mas bellas, cuando la liberta Brigida, negra francesa de gran jeta y formas. [hercul.] (2) nada afemenadas, se asomó p[or] una de las aberturas q. hacia las pencas de la glorieta y me dijo en su jerga con voz un tanto doliente: "Presidente, (estos malvados no han venido en apearme el  tratam[iento]) hagame el favor de salir á oirme una palabra!" Yo salí muy risueño con la ocurrencia, cuando ella tomandome las manos, me dijo: "Mi Presidente, mi amo, nosotros venimos aqui á bailar siempre p[ara] divertirlo á Vd. con quien unicam[ente] queremos tener q. hacer, y esta noche, p[or] q. estan aqui estas jentes, nos manda el Prefecto á bailar lejos, donde estamos con mucha molestia Yo sé bailar danza y vals; (efectivam[ente] baila muy bien) pero nos conformamos con q. nos dejen poner nuestro baile en la cocina.""Hija, le contesté: "yo no soy tu amo, sino tu amigo, tu hermano, y veré con el Prefecto q. es lo q. pasa; p[or] él es el q. gobierna." El Prefecto me manifestó q. las habia hecho retirar á alguna distancia; p[or] q. su música es muy ruidosa (las tumbas) y ahogaba el sonido de la respetable bandola; p[ero] q. él arreglaría eso. Parece q. asi lo hizo; p[or] q. siguió el tango, sin embargo de q. despues supe q. se habia acabado mas temprano de lo de costumbre, con motivo de haberse retirado algo displicentes las mas encopetadas. Con el ruido, como es de suponer, no pude dormir y pasé un rato infernal sin alivio de la jaqueca hasta la luz del nuevo dia en q. cesó la tarántula coreográfica.

(1) Insertado y asaz significativa, entre escena y sobre chistosa.

(2) Tachado en el manuscrito original.

 

Viernes 20. Me levanté tade todavia malo y soñoliento; pero poco á poco fueron disipandose los sintomas cefalaljicos y me sentí de buen talante. Las viudas me mandaron huevos q. me sirvieron de alimento sano y nutritivo. Todo el mundo dormia y solam[ente] p[or] la tarde empezaron á comentarse las escenas del baile y observé q. no se habian perdido en la guerra las tijeretas. Lei una "Bandera Española" del 31 de Dic[iembre] último. El Coronel español Quirós se suicidó. En la Rep[ública] de España parece q. siguen vendiendose los empleos como en la Monarquia. Terrible desastre del Vapor Ville du Hande. El Com[andante]de la Wyoming calificó de asesinatos las ejecuciones del Virginius, é hizo distincio de autoridades cubanas y españolas. Se dice que le Brig. Vega y sus compañeros (menos uno) están en salvo con el Cor[onel] Duran. Me ha sido sumam[ente] grata esta noticia.

 

Sábado 21. Desde ayer está aqui Santos Medina. Este ciudadano ha suspendido sus obsequios de otros tiempos. Qué será? Se marcharon todos los huéspedes. Vino la familia de Borrero. Corren voces de q. C. Garcia es ahora Gefe de Camagüey y Calvar, de Oriente; y q. estan preparando las fuerzas el Laijal p[ara] este y su familia. Gomez parece q. será D. Quijote q. va á probar aventuras. Dios nos la depare buenas y sin molinos de vientos, estacas de Yangüenses y puños de encantadores! Por orden de Calvar estan recojiendo aqui la jente y he visto echar p[or] delante á hombres q. ea fuerza de trabajos han hecho grandes desmontes p[ara] sostener a su familia y las cargas del estado, y tal vez perderán ahora todo el fruto de sus fatigas. Regalé á las viudas alfileres y cintas de hiladillo. Hace dos dias q.. amenaza lluvia

 

Domingo 22 Sigue el friecito. Alejandrina me lavó el sombrero q. quedó regular. Llegaron Beola y Jesus Pavon. Aquel me trajo un duplicado de la carta de Castillo fha 15. de Enero ult[imo] y acusé recibo. Manuelita me mandó huevos. Decididam[ente] no salió la correspondencia: parece q. hubo entorpecim[iento] p[or] mala fé de alguno. Se marchó Beola y he observado q. no me han facilitado, segun me ofreció, la copia de la orden q. le dio el actual Gobno p[ara] la interceptacion de la correspondencia. Hoy nos vemos casi sostenidos con café. Yo tomé 7. tazas. Hice muchas visitas

Lunes 23. Sin duda p[or] el abuso del café estuve anoche desvelado. Ultima fha p[ara] Anita. (1) Amanecí con jaqueca ligera y tomé varias dósis de bicarbonato. El enemigo hizo fuego en el cocal á nuestra jente q. perdió algunos efectos. Mi asistente Juan Jaques no parece todavia. Pareció luego. Hubo muchos truenos; p[ero] no llovió aqui. Vino ea verme Flores, Subprefecto de Tempú, con cuñada suya llamada Eustaquia. Logré disipar la jaqueca p[or] la tarde.

(1) Ultima fha p[ara] Anita —que fiel es al corazon humano! Al consignar aqui estas cuatro palabras, sin duda una voz secreta le anunciaba su fin. (Nota a pie de página, con letra diferente a la del autor del Diario)

Martes 24. Desde anoche empezó á funcionar una guardia de prevencion compuesta de cuatro hombres inutiles y mal armados. Pasé buena noche y amanecí sin otra novedad q. encontrarme algo débil. llovió con truenos y viento.

 

Miercoles 25. Pasé una noche ajitada p[or] sensaciones q. jerminan de la pobre naturaleza humana y se sobreponen á los mas firmes propositos de la voluntad y el juicio. Tuve ensueños estravagantes, entre ellos uno q. me esplico de esta manera. casi todos me dicen q. llevo una vida muy triste y poco en armonia con nuestra situacion escepcional, insegura é indefinida: que á nadie debo miram[ientos] q. carecen de razon de ser; y q. me hace falta una mujer q. me cuide y entetenga. A estos razonam[ientos] mas ó menos serios, contesto siempre de una manera jocosa; p[ero] aunque momentaneam[ente] no dejan de preocuparme luego, siquiera mientras los analizo y destruyo. resultado de este trabajo mental debe haber sido el ensueño á q. me refiero. Soñé q. nos encontrabamos en el periodo revolucionario y q. contra mi gusto me casaban con una mujer de q. no puedo darme cuenta, es decir, no recuerdo quien fuera. Habia el edificio, el cura, la concurrencia haciendo comentarios. Se efectuó la ceremonia y cuando yo estaba mas confuso y apurado, se abrió una puerta y entró mi difunta Carmen, tan seria como ella era, y seguida de otra mujer q. no tengo presente si era una hermana suya. Ello es aquí crecieron de punto mis apuros y los murmullos de los circunstantes, y no tuve mas remedio q. arrodillarme muy contrito á los pies de la aparicion (si lo era)pidiendole perdon de lo q. estaba pasando. Por mi suerte desperté entonces y me evité el resto de la desgradable escena. (1) Salió Alberto p[ara] la costa con el objeto de hacer caro, q. es una sabrosa preparacion de los huevos del cangrejo. Llovió todavia mas q. ayer, p[ero] sin truenos ni viento.

(1) Miercoles 25.= Que estraños son estos sueños de muertos y aparecidos en un hombre que le restaban 48 horas nada mas de vida... (Nota a pie de página, con letra diferente a la del autor del Diario)

 

Jueves 26. Dice q. á casa de Cintra ha sido conducido un soldado español armado q. se da p[or] desertor del campam[ento] de Ducas, y q. los enemigos han atacado unas salinas de esta costa. Estuvieron á visitarme Matute, Tanis y Millan. este nos invitó á ir mañana ea su casa. Las visitas son continuas de todas partes y asi omito muchas al anotarlas. Volvieron los coqueros (individuos q. recojen cocos) diciendo q. estaba el enemigo emboscado y no se atrevieron á llegar al cocal. Llovió otra vez mucho y me sorprendió la lluvia al regreso del baño: escapé de mojarme gracias á la capa q. me llevó Marcelo.

 

Viernes 27. A causa de la mucha lluvia resovimos no ir hoy á casa de Millan. (2) Debo consignar p[or] lo q. importar pueda en adelante q. Tomas Estrada Palma, antes de la revolucion, estaba cagado de deudas y era tan inmoral en sus costumbres privadas como hipócritas en sus manifestaciones públicas. Despues de ecsijir en las mujeres una pureza ideal, seducia y hacia madres á las hijas de los mayorales, y p[or] ultimo lo hizo con una joven de buena familia q. vivia en casa de él en compañia de su anciana madre. Al estallar la revolucion fué tan opuesto á ella q. se comisionó p[ara] hacer desistir á los jefes principales como creo haberlo dicho en otra parte. Fernando Fornaris y Cespedes (Antunez, mejor dicho) también fué opuesto al levantam[iento]; estaba empeñado y pobre; y después de la revolucion se ha desacreditado con varios pedidos de dinero y otras cosas. En Bayamo se metió en la cama de una jóven el año ppdo y trató de abusar de ella contra su voluntad. El Marqués tenia en Camagüey pésima opinión. Ygnorante, arruinado, petardista, vicioso, puerco, no gozaba de mas consideracion q. la q. le daba su título. Aunque mezclado en la conspiracion revolucionaria, no salio al campo insurrecto sino cuando fueron los españoles á prenderlo. Despues se ha distinguido p[or] su crasa ignorancia, bajeza de miras y solapada ambicion personal, y encenegado en la crápula con mujercillas de baja ralea, no abandonó al parecer sus vicios, hasta q. no compendió q. no le hacian gracias p[ara] sus aspiraciones. Betancourt (Luis V.) no se ocupaba de sus funciones en la Cámara desde 1870: nunca ha tenido opinion propia; siempre ha sido eco de otro. Ramon Perez Trujullo (no se estea muy seguro acerca de sus apellidos) fué en La Habana un pillete sin figura ninguna: entró en la revolucion p[ara] medrar y nada sacrificó. Ygnorante, presuntuoso, cobarde y sanguinario, se sació en las vidas de porcion de infelices en Sibanicú, lo mismo q. Betancourt, como miembro de la Corte Marcial en 1869, carniceria á q. yo puse término. De aqui y de su envidia contra todo lo q. sobresale, su odio en mi contra. Ynmoral y miserable, se ha echado queridas p[ara] q. otros se las mantengan. Desafiado á muerte, p[or] su caracter grosero, con el Comand[ante] S. Rosado, se ha fingido ciego para aplazar el desafio y pretende embarcarse p[ara] Jamaica. No es digno este sujeto de las muchas pájinas q. me consumiria la relacion de sus ruindades. La historia de Marcos Garcia ha ido apareciendo en este libro á relámpagos. Apedillado Zabulon p[or] sus contemporáneos, estos fueron los mas opuestos en la Cámara á q. se le confirmaranel grado de Gral de Brigada q. él mismo habia asumido y no queria quitarle el Ejecutivo pr su influencia en la Division de Santo Espiritu como ajitador. Jamas se encontró en una accion; pero se aprovechaba de las hazañas de los otros é intrigaba siempre p[ara] cojer el primer puesto. Por fin fué necesario sumariarlo en 1870. y no apareció mas hasta ahora q. vino á atacarmecon desvergüenza p[ara] q. la Cámara le reconociera su grado. Enemigo del G. Quesada; p[or] q. este le mandó formar causa, es un hombre cínico, charlatan, descarado e intrigante, q. lo mismo se le da de Cuba q. de España en consiguiendo medrar. Eduardo Machado, q. se distingue p[or] su miedo á los españoles, tambien tiene en este Diario algunos rasgos de su vida q. le hacen poco favor. De poco ha servido en la revolucion; pues la mayor parte del tiempo lo ha pasado en lo ranchos, huyendo y consumiendo los recursos de las familias. Jesus Rodriguez es un hombre de pocas luces, p[ero] sin opinion propia, q. hasta el último momento estuvo sosteniendo mi administracion: no se atrevió, sin embargo, á aislarse á su parecer. De este no puedo decir con certeza sino q. lo creo ambicioso, habiendo oido decir q. antes de la revolucion se manejaba con escasa probidad. Falta el necio Juan Spotorno, q. en teniendo de quien hablar mal está satisfecho. Lijero, imprudente, ignorante de los negocios públicos y poco amigo de hallarse en contacto con el soldado (español) no obstante ser un Coronel del ejército, tiene todas las malas cualidades de los hombres q. hablan con dos voces y harán de él los demas todo lo q. quieran, siempre q. le arrojen alguna presa en q. hncar el diente. Abrazando ahora en conjunto á todos estos Lejisladores, concluiré asegurando q. ninguno sabe lo que es Ley.*?(1)

(2) Es particular que el último dia de su vida hiciera una reseña biográfica de sus mas crueles enemigos. Indudablemente, C. M. Céspedes, tuvo una intuicion poderosa estos últimos días. (Nota a pie de página, con letra diferente a la del autor del Diario, probablemente de Manuel Sanguily.)

(1) Asterisco y cruz, insertados sobre la palabra Ley.

Apéndice

 

Para que no falte una hoja, se ha foliado este cuaderno que consta de 45 hojas contando unas notas (p[ágina] 44) y el impreso de los: Partes insertos (1).

El 27 de Febrero de 1874 dió muerte á Carlos Manuel de Céspedes autor de este diario el Bon de San Quintin, encontrándolo en un reconocimiento que practicó, en que tomó el Campamento de "San Lorenzo" Hasta este dia escribió el diario el ex-presidente de la llamada República Cubana____________

Se une el parte general del 1a Quincena de Marzo de 1874 que encabeza asi:__________

"Partes insertos en la Gaceta de la Habana en la primera quincena de Marzo de 1874"______ ______

Por consecuencia no hay mas que confrontar en caso de duda ó desconfianza este parte que se une con los de las Gacetas de La Habana dicha fha. Vease página 45

 

Notas

1a Parece que Céspedes al verse sorprendido por fuerzas españolas se disparó el revolver procurando suicidarse y no habiéndolo conseguido, se arrojó huyendo por un farallon y concluyó sus dias por el fuego de los de San Quintin.

2a Parece que el Bon de San Quintin  (ó sea su jefe) recibió un aviso ó confidencia del punto donde se encontraba elexpresidente; y que este aviso se lo dió un negro presentado que habia sido sirviente, ordenanza ó asistente (algunos dicen que fue esclavo) del Presidente, Marques de Santa Lucia el C. Salvador Cisneros. Céspedes se queja continuamente en su diario de las vejaciones que sufre del sucesor suyo, y teme (asi lo demuestra y dice) que le retarden el pasaporte para el estrangero con algun fin siniestro.

Vease su diario; cuaderno pequeño y este grande

3a En el diario de su hijo Carlos que dedica á su esposa Eulalia, manifiesta iguales temores por las mismas causas y añade que puesto que no les den pasaporte se piensan ir sin él. Vease este diario de referencia.

4a El 23 de Enero llegó al campamento de San Lorenzo (1) donde pereció. Parece que lo presentía pues sabiendo que allí murió Maceo dijo: "Mal agüero"(2)

(Entiendase Maceo el blanco no el mulato)

 

(1) Notas escritas con letra diferentena la del autor del Diario.

(1) Subrayado doble en el manuscrito original.

(2) Subrayado doble en el manuscrito original.

Partes insertos en la Gaceta de la Habana en la primera Quincena de Marzo de 1874

 

Capitania General de la Isla de Cuna

Ejercito de Cuba.—Estado mayor General

 

Extracto de los partes oficiales referentes á las operaciones militares que han tenido lugar en los diversos Departamentos de esta Isla, en la primera quincena que hoy termina.

 

1.a Division. —Departamento Oriental

Fuerzas de la zona del Cobre destruyeron el 11 de Febrero dos rancherías en el Manacal, haciendo un muerto y 11 prisioneros al enemigo, quitándole un arma de fuego y dos blancas.

Tropas del Regimiento de Cuba en combinacion con las dotaciones de los cañoneros Cuba E pañola y Alarma en operaciones por la costa y monte de Turquino, á las órdenes del Comandante Don Andrés Gonzalez Muñoz, destruyeron varias siembras y una gran salina, sosteniendo un pequeño tiroteo con una partida de que resultó un soldado herido.

Las dotaciones del cañonero «Martin Alvarez» y lancha «Lista» en reconocimientos por la sabana del Maceó, hicieron el dia 17 un prisionero al enemigo cogiéndole dos caballos y un machete; y el 18 en la «Larga» le causaron un muerto é hicieron prisioneros tres hombres, dos mujeres y un niño.

El dia 19 la columna de Bailen, en los montes de «Charica» quitó dos armamentos al enemigo, y en «Niza» le hicieron un muerto recogiendo otro armamento.

El destacamento de «Yara» ha causado dos muertos al enemigo.

El dia 27 la columna del Batallon San Quintin núm. 4 al mando de su Comandante Don José Lopez sorprendió y atacó un campamento de «San Lorenzo» haciéndose dueño de él, y causando dos muertos al enemigo, uno de ellos el titulado Presidente de la República Cubana Cárlos Manuel Céspedes , además le hicieron tres heridos y cogieron algunas mujeres, diez armas de fuego y un caballo. La columna no tuvo novedad.

El Coronel Esponda con la columna de su mando alcanzó el dia 28 al enemigo en la Sabana del Ciego; dispuso una carga con todas fuerzas montadas y le obligó á internarse en el monte, dejando en el campo trece muertos, cinco armas de fuego y dos carteras con correspondencia.

Al dia siguiente 1o del actual le volvió á dispersar en el Rio Pilon.

2a Division. —Departamento Central.

Fuerza de a 1a y 3a Brigada al mando del Brigadier Armiñan, causaron dos muertos al enemigo, en reconocimientos por «Jobabo» siendo uno de ellos el titulado Capitan Benjamin Hurtado. El mismo dia 28 de Febrero le hicieron tres prisionerso.

El dia 3 del actual las mismas fuerzas encontraron al enemigo reunido en los montes de Gimaguayú en número del 1000 infantes y 500 caballos, dispuesto el ataque por las fuerzas de Infantería y Caballería se puso este en retirada llevando grandes bajas. Las de la columna consistieron en un Capitan, dos Alféreces y diez individuos de tropa heridos, cuatro caballos muertos y siete heridos.

3a Division—Departamento de las Villas.

El dia once de Febrero dos Secciones de las 1a y 10a guerrilla hicieron en Monte Colorado, siete muertos al enemigo y capturaron una mujer, y en los montes de «Victoria de Tabor» le hicieron un prisionero.

El 22 en Aguas Verdes se dió muerte á un insurrecto, se destruyeron unas salinas y se recogieron seis armas de fuego y diez monturas.

Fuerzas de la 6a Guerrilla en «Monte Oscuro» dieron muerte al Capitan de bandoleros José Cancia.

El dia 25 la partida de 30 hombres que se presentó en la Jurisdiccion de Ságua fué batida y dispersada por los Voluntarios del partido de Alvarez en combinacion con la Guardia Civil, con pérdidas de un mjerto y tres prisioneros.

Habana 15 de Marzo de 1874.

 

El General Geje de E.M. general

José Riquelme.

 

¿Es nada, es nada q. del Sur el viento(1)

A nuestras playas traiga sus querellas

Y q. persiga(2) el opresor sangriento

Sus desoladas, tímidas doncellas?

De nuestra hermana al fúnebre lamento,

Que levanta llorosa á las estrellas,

Responderemos: "tu virtud(3) es mucha;

Mas cesar debes esa inutil lucha"?

 

Diremosle eso con los labios mismos

Que prodigandole amorosos besos,

le dijero; "del mar en los abismos

No domina con tantos(4) embelesos,

Causando deliciosos parosismos,

Concielo azul y bosques tan espesos,

Otra isla cual tu: mucho te amamos

Y con tu amor purisimo gozamos?"

 

(1) Manuscrito de Céspedes, hallado entre las páginas de la segunda libreta y publicado ahora por vez primera.

(2) La palabra persiga sustituye a destruya, tachada en el documento original.

(3) Las palabras tu virtud sustituyen a con mentidos, tachadas en el documento original.

(4) La palabra tantos sustituye a castos, tachada en el documento original.s