Escudo o estrella: 24 disparos al aire Carlos Augusto Alfonso

 

Título y selección: Rolando Prats

 

Los poemas que siguen han sido seleccionados de Protestante (Ediciones UNIÓN (Contemporáneos), La Habana, 2014,  260 p.), la más amplia antología hasta hoy publicada de la poesía de Carlos Augusto Alfonso, con prólogo de Reina María Rodríguez. Carlos Augusto Alfonso (La Habana, 1963) ha publicado, entre otras obras, El segundo aire (Premio David 1986: Ediciones UNIÓN, 1987), Población flotante (Letras Cubanas, 1994), La oración de Letrán (Letras Cubanas, 1996), Fast Delivery (Premio Abril 1996: Casa Editora Abril, 1996), Cabeza abajo (Premio Julián del Casal 1996 y Premio de la Crítica 1998: Ediciones UNIÓN 1997), Cerval (Premio Internacional de Poesía Raúl Hernández Novás 2001 y Premio de la Crítica 2004: Letras Cubanas, 2004;) y El rey sastre (Letras Cubanas, 2010).
 

De EL SEGUNDO AIRE (1986)

 

ARRANQUE EN LA COSTA

 

mar sin importarme el mar
para no ser gallego o portugués
que viene a trocarse vigilando
sin pensar en el mar
ni en el buque escuela que nos visita
Morgan apareció sin importarle el mar
ni la brisa del mar
oh mar sin importarme el mar ni el viejo y el mar
ni Valery con su arado
ni  los matadores de alférez con nostalgia
ni el container encamizado que flota sobre algo
oh mar sin importarme el mar ni el tesoro del Mar
ni el empeño del mar
sin asistir al Cubanaleco ni antes ni después
pensando quién murió en el aire sin
importarle el mar ni las flores saladas
me empino y veo a un ronco que marca el
horizonte sin importarle el mar
y me encojo justificadamente por la historia que huelga
no porque desprecie el mar sino por su carisma
y no pienso en el mar ni en la tierra del Mar
ni en un asunto fuerte


 

A CINCO  CENTAVOS  ESTE  PERIÓDICO  VIEJO

 

medio de cobre de 1943 aún circula de mano en mano
aún viaja en orejas
o en alcancías-puerco-puercos-alcancía
este real de cobre acuñado
par los bigoticos postales de Prío
y los tocaron los ricos y los pobres
y las señoras en las caridades pascuales (del pato)
y las asomadas de Colón
y los esbirros y los héroes también andaban con menudo
por algún predispuesto en una fonda
y ahora muerto
que desconoce todo
y volverá a empezar de cero
centavo
a centavo
a
ver si sube
y se encarama en las guaguas amarillas de entonces
y el conductor sugiere que le pague
y lo hace con este medio de cobre
para la prudencia del mendigo
para larga tirada
para las máquinas traga-vidas
de frutas que coinciden
y cualquiera (buen hombre)
quiere probar un poco de suerte—y  lo hace—
con este preciso níquel de cobre
46 gramos destrozan el est6mago más fuerte
para las combustiones del cura fue creado
para el que-te-dure-todo-el-día fue creado
para el curandero,
para el ve y tráeme el vuelto
para cooperar con el artista
para la contribuci6n de una causa fue creado
para decidir el destino
a escudo o estrella


 

SINFAMILIA

 

un viejo parado en medio de la calle
a quién hace señas          a nadie
un viejo con dos cubos de agua parado
en el medio de la calle
a quién hace señas          a nadie
un viejo atropellado en el medio de la calle
a quién hace señas          a nadie
a quién llama con su hilo de voz
ahí perdió el que prometía a señoritas
su ajustada residencia
el que quiso coger de atrás para alante
ahora con dos cubos escachados
a quién saluda a quién llama a quién coge
su cuerpo perdurará en formol
en algún refrigerado de la escuela de medicina


 

FUE UN RATO PERO FUI FELIZ

 

fue un rato pero fui feliz
yo miraba un piano apreté una tecla y no son6
el piano me toca y dice
ah bueno es que no sabe no va a devengar en mi costa
fue un rato pero fui feliz
yo estaba mirando un labio y lo aparté
una se resistió dijo ah bueno es que no sabe
no sacará un solo gorjeo
fue un rato pero fui feliz
un jamón resultó mohoso
el jamón y el dependiente se tocaron diciendo
es que no sabe de parte buena
fue un rato pero fui feliz
yo estaba poniendo luz fría y nada encendió
la oscuridad me coloca diciendo
vive apagado a medias
fue un rato pero fui feliz
estaba mirando un piano que iba a venderse
descendía de una casa en tinieblas
uua muchacha de labios gruesos manipula comiendo
un doble triple rodamiento con una sola mano
se demoraría un año más o menos  en tocar el  piso


 

LOS HÉROES NO SE FABRICAN EN LA CANDEAL

 

No vamos a encasillarlo, para aprisionarlo en moldes [...]
es el que [...] está presente en Ios que no llegaron
en aquellos que están por venir.
Comandante Ernesto Guevara

 

A Albis Torres

 

Los héroes recurvan
a no ser un obstáculo para nadie
como los asesinos al lugar de los hechos
coma los matadores al desierto de España
a no ser un obstáculo para nadie
con un hombro caído regresan a pasear otro tanto
sabre picolinos de plan vianda se transforman
en síntomas mayores,
qué mano lleva,  su hija al cumpleaños
suceso a la academia
quien se durmió con las gallinas es muerto reciente
quien maquina la fácil coincidencia
gracias al combate de mentes al adorno
a la solidez de las estados
las héroes recurvan a presenciar el comercial
usted también puede tender su campeador
a no ser un obstáculo para nadie
da la casualidad que son las mismos
que te enseñan dirección en pueblo arrasado
y da la casualidad que son los mismos
que desconocen la tabla del ocho
los héroes recurvan sin mirar el detalle
las chicas se burlan de su facha rupestre
los tártaros piden noticieros
en la pecera la polaina el coyín que trae la suerte
en su respiradero un fusil mira-si-me-salo-no-importa ...
regresan con la raya mal hecha
no a contraer nupcias en plenaria
ni a mejorar compañías
a refrescar memorias sin música de fondo
no existirá el reproche en la emboscada en que se fue
pongo el cinco y quedó uno
no existirán las viejas costumbres
regresan a burlarse del amigo
el que hace prom con la historia
a mirar una data como cualquier otro
y el que da agua le diga: desconocido, quítese de atrás,
es usted un sapo
a colocarse a prueba dos meses
con un nuevo nombre
con la misma vesícula.


 

YO TAMBIÉN, BRUTUS

 

en arte en política o en deporte
yo puedo apasionarme como cualquiera
recostado a un poste esperar que bajen
esos seres próximos a una grandeza equis
criminales en potencia
entrenadores
talabarteros o
simples secretarias
cuyas iniciales coinciden
con el amigo personal de un césar
y con una cuchilla de imprevistos
ajusticiarlos
como se desenrolla una bobina
con dedicación y empeño


 

LA MISA HA TERMINADO

 

alguien se asoma y comprendemos
que la misa ha terminado
en este caso por mí en este caso por el cuerpo ausente
nos estamos mirando sin saber qué decir
para no estropear la melodía
que perdura después del cierre
alguien se asoma y comprendo que la misa ha        
    terminado
una imagen inesperada se disculpa
se esfuma de los cuartos a los cuartos
por así decirlo con el aire de tierras ingratas
yo me explayo en mi fiesta de guardar
en mi cantada pernocta el bonzo que llega con el 
    perdón
sacrifico a mi diestra  al no recordarle  su día de ayer 
pero  sí unas  gregorianas  de mi abuela  a su difunto
jamás y nunca puede comprender
estaba yo en brazos de alguien
y pude oír el corte radical de una tira
muchos años después puedo distinguir
a varios metros el olor de la seda
sin que eso tenga que tener
necesariamente alguna importancia


 

De POBLACIÓN FLOTANTE (1994)

 

POBLACIÓN  FLOTANTE

 

Ahora mismo, en el aire, saltan los vencedores,
mientras el esquivo, el liquidado,
dispone para eso de unas cuantas sondas.
Si amenaza, lo acercan a su escuadrón de pasteles,
porque es malo recibirlo en las fiestas pendientes.
Hoy falta en el trapecio,
una Iona lo espera como un gran revistero.
Reacio desde dentro,
se come las trabillas con el cinto,
así anda por casinos del Capri,
por las calles de Reina
bajo las escaleras,
o sea que extraña  las torres humanas de las playas.
Hoy falta en el trapecio,
mañana,
en lo apretado de frases lapidarias,
en secuestros de aviones,
absorbido por huecos que no amaba.
Ahora mismo, en el aire se le puede buscar,
en el árbol genial de las familias,
en leyes como escobas.
Hoy falta en el trapecio,
en las cuadrillas,
donde cada perchero tiene nombre.
Ahora mismo en el aire se le puede buscar
para que narre los juegos de cubierto.
Ahora mismo en el aire,
los hijos de los hijos,
príncipes consortes  de un año.
Ahora mismo en el aire,
en los shows de vergüenza
con la sangre agitada de melones,
corazón que a la larga lo convierten en eso,
perdedor que pasea sus gustos por el aire.
En estático viaje de mochila,
lo reclama el mutismo,
y por más que no quería
vuelvo,
a faltar en el trapecio.

 

 

MANTECA  DORMIDA

 

En el Ten-Cent de Galiano
el fantasma macheteado de Quintín.
Sabe Dios qué anda buscando
en la parte de útiles para el hogar.
Le ponen condiciones a ese gran veterano,
criador de ventanas, describe una res que se perdi6
en el pasaje que la cabeza cuelga.
Empuñadura  de nácar  (hoja mellada).
¿Te llamas? Te llamabas.
Si se le acusó hasta de robar.
Como al León de Oriente,
en aquel basurero los niños te gritaban.
Besa la palma de su mano
—llamando a los totíes de la motorizada,
acciona alarma con solo vernos en los platanales—.
Cómo le va con su nueva existencia,
si lo cogen durmiendo en guerras liberales,
a eso voy, por los stands vacíos,
a librarme  del crimen,
a mi lucha racial de nuevas ambiciones.
Macheteado por la curiosidad más que otra cosa,
yo que pongo las letras de los cines:
SE LLAMA, SE LLAMABA.
Oigo roncar al veterano,
subordinado dios, amigo del arriero.
Con una linfangitis helénica
va tejiendo el yarey que da un poder remoto,
incubando los virus de estrellas camiseras.
Por vía de la renunciación yo lo despierto.


 

RANCHO DE LOS PORMENORES

 

Dense por invitados
al rancho, otrora mío de los pormenores.
Quien tenga a su cargo regaderas o la llave maestra,
apartadoras de nieve bajo otra forma y otro nombre,
fosforeras irrellenables,
pintacalles, fortalezas de mano.
Con buenas intenciones el camino se pasa,
boca a boca al ahogado devuelve el pequeño favor,
se estira para coger y la mano no da.
Dense por invitados
al rancho de los pormenores,
los que nunca confiaron,
los últimos que dejo.
En la puerta volada,
con treinta y ocho y medio los espero.
Seré el anfitrión que se desvive.
Voy a coger un fin de semana para eso,
de la caseta de cambiarme voy a hacer dos,
para desconocidos de las obras de un acto,
para  que Santa Mónica no deje utilidades.
Devolviendo la visita que no hice,
desplomados sin viveza tratemos el asunto.
Voy a coger un fin de semana para eso,
para invitarlos a todos    
al rancho, otrora mío de los pormenores.


 

De LA ORACIÓN DE LETRÁN (1996)

 

BATALLA DE LA COVADONGA

 

A decir verdad el berebere ha penetrado,
se encuentra entre nosotros,
evitando las noches nos llama como un lobo.
En acecho al monasterio del valle
un califa de Córdoba dirige la palabra:
"Haré de todo esto paisajes interiores.
Cuando nos recogemos se fragmentan los reinos
en ruegos que acercan la montaña esquinada;
para que entonces muera el rey que nos buscaron,
aquel que en sus casillas nos expide los nortes".
Es la iglesia de Oviedo,
en el centro, un concilio de tiendas insultantes,
hacen la media Iuna y levantan el cerco.
jAquí la indefensión!
Simbólica batalla la de la Covadonga.
Los de adentro proclaman la verdad de los hechos. 
¡Aquí la indefensión!
Como trazas que siguen a escrituras,
prestos a atacar,
en lo que el sol los atormente,
vean en la sugestión de sus presas
un mensaje de manos:
jAquí la indefensión!


 

LA COLA DEL PAN

 

"...pueden ofrecerme dinero,
pero, algo no podrán darme:
mi cola del pan."
Ignacio Villa  (Bola de Nieve)

 

Cuando me siento solo contra esa turba
y veo al mazapán que se persigna,
que viene a colarse,
muñeco y marginal hecho de harina,
con megáfono detiene mis dobles en el aire
pues sabe que no cuesta
entrarnos por abajo
de los hornos abiertos.
Batiblancos ripiados por el látigo,
dejan migas de gente
para tener regreso
a la ciudad sitiada por Súper chocolate.
Con el paso de una conga que muere
llegamos al pan de Stalingrado,
al de todas las guerras,
que cambiamos al genio por sus lámparas viejas.
Con sus negras rodajas de películas mudas,
llegamos al pan nuestro de los días contados.
Con hoz de interrogante
una siega de espigas comienza a detenerse
(soldados desconocidos custodian los trigales).
Cuando me vean mudo, adentro de la turba,
envuelto como el sahariano hombre invisible,
no quieran que agradezcan la ayuda de los zombies,
porque soy de este mundo
porque duermo parado
me acostumbro a la espera
de mi pan y del agua.
No adelanto en la fila
que organizan iguanas con moral en el suelo,
que sin cola se mueren
reniegan de su clase,
pues sus colas se mueven
con una vida propia.
Yo no protestaría,
mas las quejas se escapan.
Qué me importa una cola
si a los muertos les crecen
las uñas y el cabello.
Qué me importan que empujen,
si me he desprendido
los brazos de la hombrera,
si soy un sahariano,
como los mazapanes
estoy hecho de harina.


 

De FAST DELIVERY (1996)

 

LAS SIETE VIDAS DE LA OBRA DEL GATO

 

A Mario Alcina
Jefe de obra del acueducto El  Gato

 

Corre el agua par cuellos de botella
y se expande la noticia coma flecha,
para que siglo más tarde
se rehabiliten presos en la presa más grande,
cayó Jose Maceo en la loma de El Gato,
para que su pueblo indirecto tuviera también agua.
Vagan las carretillas en el desierto de Centro Habana
con 80 galones como gato por liebre.
Se apresta una quincalla a vender arena.
Se van las zapatillas
en baile a posteriori,
donde en las comparsitas de Lecuona
un maestro de obra inventa el nuevo baile.
Mucha gente impulsiva y desterrada
que remodela caras
pagan gaiteros contrahechos,
a esos mismos maestros les avisan más tarde
para que corra el agua y no la sangre.
Hagan silencio sepulcral
hasta que se desborde la cisterna.


 

PENÚLTIMO ALDABONAZO

 

Hoy ha vuelto a morir Chibás
(me lo dice la foto retocada en la pared).
Allá en Nuevo Vedado bailan rock ácido
!os que no conocieron la ortodoxia.
En la antigua residencia, hay fiesta de anónimos.
Una rubia se marea,
se contorsiona sin llegar a caer.
(Una señora se aproxima
a arreglar el cuadro que ha sido movido.)
No hay duelo en el país,
está permitido reírse y ser rubia.
Todos ignoran que hoy es el día del disparo,
que la bala ya sale,
se aloja en otros cuerpos.
Solo un muchacho cede, ante la mayoría angloparlada
besuquea la existencia de su compañera.
Ninguno conoce el suicidio del fiscal.
El padre de la anfitriona
también está retratado en la pared
con el uniforme y la makarov.
No entiendo,
no entiendo por que está el cuadro de Chibás
presidiendo  la tangente.


 

SIEMPRE ESTOY

 

Aunque quiebre mi cuello cuando pase el Impala,
voy a seguir siendo su enemigo.
Aunque grite en inglés mamy rockanroll,
voy a seguir siendo su enemigo.
Aunque espere en ausencia
el descongelamiento de Disney
y una LéviStrauss sea mi Guaraní en La Vigía,
voy a seguir siendo su enemigo.
Aunque mire por el hueco de la Penthouse
o mueva alguna vez la antena hacia el trece,
voy a seguir siendo su enemigo,
de aquella malacrianza
del aerotransportado
con la rama en la boca.
Si el complejo militar industrial
me obsequia un presente (y espero
que naclie me lo arrebate)
voy a seguir siendo su enemigo.
Si especulan mi vida,
si subsidian el trigo
si subsidian el trigo,
o intervienen en China (no interesa)
voy a seguir siendo su enemigo.
Si descabezan empresa mixta
y absorben la fábrica  de mi  ojo de repuesto,
voy a seguir siendo su enemigo
voy a seguir siendo su enemigo,
aunque me enternezca la calcomanía
y mi cuello se quiebre cuando pase el último Impala.


 

De CABEZA ABAJO (1996)

 

BECAUSE NO SÉ

 

ni me parece bueno el queso blanco
como seguro dije hace dos años en esta misma mesa
en este mismo lugar
ni lloré viendo aviones italianos
caer sobre una escuela de niños sin hogar
hace un día hace un año
ya los hongos actuaron
y ya todo quedará como nuevo


 

APOCALIPSIS SEGÚN NADIE

 

Bien decidido está:
a las doce comienzo a tomar el nalidíxico,
el medico no llega, la enfermera que dicen telefónica
ya me trata de tú sin conocerme.
Tengo halo infeccioso (lo que en secreto llama
caracoles o virus sin importancia).
En el puesto de mando, en pleno corazón del Vedado,
El Afrocán tocó con las dos rubias
la mejor de sus noches,
en pleno agosto verde con un gorro de oso cuneiforme,
regalo proporcional de los autónomos de la pesca.
Bien decidido está:
a las doce comienzo a tomar el nalidíxico,
el cura no se ve,
la monjita que inyecta guarda silencio,
no me trata de usted porque se conoce
tengo el virus de Ávila (lo que en secreto llama
los 70, lo desandado, o abc radical de un teresiano).
En el puesto de mando, en pleno corazón del Vedado,
El Afrocán tocó con dos trigueñas
la mejor de sus noches,
en pleno enero rojo
con un lado infeccioso y cuneiforme,
regalo proporcional casi esquelético
de los peces autónomos.


 

HOMBRE MUERTO CAMINANDO

 

En la ciudad de Denver, Colorado,
antes de la ejecución,
a la salida del reo,
durante el trayecto
por los doce pasillos
que lo separan de la cámara acústica
que lo destruirá con oratorios,
este va precedido de un alguacil cultor,
hombre de unos quince centímetros,
que grita en gigaherzio un pregón rutilante.
Hombre muerto caminando.
Hombre muerto caminando.
En Ciudad de La Habana, en Santos Suárez,
la tarde que me echaste,
en el tramo de Santa Emilia hasta mi casa,
voy precedido de Valiente,
hombre jurisconsulto, muy entendido en tangos
que por ahora estira bastidores.
Él calla su pregón y yo lo siento.


 

LA PUESTA DE EFRÉN    

 

Puede que una tarde, recién  llegado  a  Babilonia,  me sea devuelta el habla. Debí perder en el milagro de pronunciarme toda la fuerza. Unos latidos vuelven, devolviendo a la vida su otra mitad humana, porque es imposible regresar, lo deseado la emprende contra lo deseado, en la zozobra de mi amor haya sosiego, el objeto y todas sus puestas (puestas que asienten) contraen la enfermedad.

Puede con sus lozanos comentarios (ángeles con arzones) cabalgar a un incorregible. Pero lo que no puede Dios, ni Dios mediante, ni Miguel El Paleólogo, ni Constantino El Grande, es ver que al final de mi vida lo deseado (última fase de mi voz) pende de un hilo.


 

De CERVAL (2004)

 

UN PENSAMIENTO DÓMINE EN EL SIRVIENTE POUND

 

Rebaños.
Rebaños de trashumantes segovianos
pastando en el invierno de la Ciudad Real.
Rebaño  de trashumantes.
Rebaño de trashumantes segovianos
pastando en el invierno de la ciudad real.
Hora de percutir
hora de aseo.
Rebaño
Rebaños
Rebaño
Rebaños de trashumantes  segovianos . . .
¡oh, ya!
vetas que parten,
porque le hemos dejado
por fin
en paz.


 

PANÓPTICO DE INCUMBENCIA

 

¿Recuerdas cómo te ponías
cuando expresaba aquel sentimiento de Mitrídates
que las mujeres sirven para una sola cosa?
Bien.
Ahora, a 500 metros de Halicarnaso,
te diré que el viento sopla en direcci6n de un hato 
    viejo,
entre una estepa cambolera
y un fondo que es endrina
resurrección
y lodo.


 

De El REY SASTRE (2010)

 

MI  VIDA EN  LOS  CANTONES
 

(siguiendo las agentes de polinizaci6n)

 

Mi vida en las cantones es alegre.
Laboro el plan mientras el mijo lo culebra.

 

Mi vida en los cantones es alegre.
Laboro el plan mientras el mijo lo culebra.

 

Mi vida en los cantones que es alegre
Labora el plan mientras el mijo
divide los blasones
si ve en el escaqueo de los plantes

 

mi vida en los cantones como es
mi vida en los cantones
mi vida en los cantones
mi vida
en los cantones.


 

NI SEREMOS LLAMADOS

 

Murieron las Rocíos
(Durcal y La Jurado) con una diferencia de semanas.
Escucho la ranchera en la puerta calle,
escucho un tablao.
Y en lo que se depone
actitud de regente de última voluntad
y son de dos plegarias escuchada una,
me he sentido pésimo y he querido el llanto;
mas el llanto no vino, lo que vino fue el llantén picao.
Un viejo vestuarista a débil peinador de su atelier
explica inguinales de quien es telonera que las piensa.
Vespucio o Los Pinsones, llegó "el que estaba a cargo
de! arroz de los féretros",
para tener idea de cuánto más severo
mecha a crochet carne de la intransigencia,
un dolor de rocíos cérvico biliar que la morfina aplaca
es nada comparado con trajes que desdobla.
Escucho la ranchera, no escucho el tablao.
Puertas adentro
siguen discusiones con una diferencia de semanas.
Hay quienes viven para publicar sus diferencias
con ese aire lánguido espartano de enfermos terminales
que a su vez acompañan a otros terminales.
En lo que se les llama a última voluntad,
y son de dos plegarias, escuchada una,
explico al que da vista y peina en las alturas
por qué el llanto no vino y he querido el llanto.
Murieron las Rocíos, no seremos llamados.


 

EL REY SASTRE

 

Yo, incluso yo, conozco  en éxtasis
la puerta que en Kenur da a la posición
diciéndome que holle viso humano,
difuntos que concitan maldad
en disco de! bogante
limpiando mi coraz6n de mácula.
Conforme se nos quede se nos mueva
la sed que se mitiga
(por cuyo derrotero la embarcación avanza)
en cuarto de animal adoptará forma que quiera.
Un serafín egipcio pintado de antimonio
compruebe lo que sea, no perezca,
me diga que hay un brote, beba el agua,
él mismo le dispense autoridad a aquellos
que poseen asiento en coro de los nueve
dondequiera la orden la oscuridad mande
sus manos separadas vivificando
cuerpo de! infractor zafado que potencie
pintar y resanar días enteros
imágenes en loza no pisada por huella. 
Venga ágil lanzando mis albores,
a fin que se ilumine recóndita bandeja
cuyo vagar de luz no tendrá limite.